viernes, 2 de agosto de 2013

¿No sabes cómo explicarlo?

Portada de Diario de Ibiza el día después del accidente / M. T.
 "No sé cómo explicarlo". Con estas palabras intentaba una de las periodistas enviadas la semana pasada a toda prisa a Santiago de Compostela definir lo que estaba viendo (y viviendo, porque los periodistas vemos, oímos y vivimos) en la capital gallega después del terrible accidente ferroviario en el que murieron 79 personas. "No sé cómo explicarlo", dijo en un par de ocasiones durante el programa 'La Sexta Noche'. ¿"No sé cómo explicarlo"? ¿"No sé cómo explicarlo"? Explicar las cosas, como puedas o sepas, intentando que la gente se entere de lo que está pasando es el trabajo de los periodistas. Un trabajo por el que, de momento, hoy,  algunos aún tenemos la suerte de cobrar un sueldo a fin de mes. Si no sabes cómo explicar las cosas. Si estás en el lugar y en el momento en el que está pasando algo y no sabes explicarlo, perdona, pero no eres periodista. Quizás tienes el título, quizás trabajas en una televisión, quizas incluso eres una de las redactoras estrella de un programa que pretende ser una opción seria los sábados por la noche... Quizás. Pero no eres periodista. Ves la plaza del Obradoiro triste, has visto a la gente cabizbaja por las calles, has visto el dolor en decenas de rostros en la puerta del hospital, has visto a los heridos, has visto una y otra vez esa mantas infantiles cubriendo los cadáveres junto a las vías, has sentido el horror en la voz de los supervivienres, has escuchado a los que ayudaron a sacar personas, sin saber si estaban vivas o muertas, de los vagones en un primer momento... ¿Y no sabes cómo explicarlo? Perdona. Vete a servir copas, hazte artesana hippy o enciérrate en un despacho y dedícate a organizar la parrilla, pero no quieras jugar a los periodistas. ¿Qué pensarías si el médico que te está operando, de golpe, anestesiada y con las entrañas al aire, dijera "no sé cómo hacerlo"? Pues eso.

38 comentarios:

  1. JO me has puesto los pelos del brazo de punta, eso es explicarlo, sólo con este párrafo y no dirigido de forma directa a lo que ocurrió ya has mostrado todo el dolor y la desazón que había en todos los corazones tanto de los supervivientes, de los que ayudaron y de los que solo pudimos observarlo a través de un televisor.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lesincele, gracias por tus palabras. Me apasiona este trabajo y me enfado cuando alguien que tiene la suerte de poder llegar a millones de personas con su labor, no lo aprovecha.

      Un besazo

      Eliminar
  2. Soberbio. Hace tiempo que pienso lo mismo, con corresponsales que han tenido a lo mejor una mañana entera para preparar lo que van a decir y cuando conectan por la tarde se atabalan y explican las cosas como niños de cuatro años, con frases de sustantivo-verbo y repitiendo sin parar lo mismo. A veces llego a pensar que no tienen ni el título y están puestos vía trifásico (enchufe). Entiendo que ante algo como lo de Santiago, cualquier persona se siente sobrecogida y en un primer momento puedes no saber explicar ni lo que estás sintiendo pero después reaccionas y con decir lo que estás percibiendo, la gente te va a entender.
    Y encima luego se hacen escritores y publican y todo.
    Besos valiente Dorothy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, entiendo que en una conexión en directo te puedas despistar (hay que ver también lo que se te pone al otro lado de la cámara, que la gente, respeto, ninguno), pero casi todos acaban haciéndolo como pueden. Lo que me enfada es que directamente ni lo intente. "No sé cómo explicarlo" y se queda tan ancha... Todos en este trabajo nos hemos emocionado muchas veces. Hay días en que te tragas las lágrimas hasta que cruzas la puerta y entonces te desbordas, hay días en que te llevas las historias a casa y te cuesta dormir, y hay días en que acabas llorando con la persona que tienes delante, pero el oficio te hace saber cómo recuperar eso, cómo seguir con lo que estabas haciendo.
      Bueno, publicar, publican muchos...

      Besos Norah

      Eliminar
  3. Lo has explicado fantásticamente, y tienes toda la razón, pero en este mundo no todos tienen el puesto que le corresponde...

    Increíble las cosas que pasan en este país nuestro.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, es que a veces una cara bonita vale más que el buen hacer, por desgracia.
      Si solo fuera eso...

      Besines

      Eliminar
  4. Hoy en día se llama periodista a cualquiera y hace falta saber traducir a palabras lo que otras personas no pueden ver con sus propios ojos, los sentimientos de los que han perdido y el horror que producen. Desde luego como tu dices si alguien no sabe como, debería dedicarse a otro tema.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, ésa debería ser la labor del periodista, conseguir que la gente sepa las cosas que pasan. Si no eres capaz de transmitir ni de explicar creo que no debes dedicarte a esto.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Contundente, pero cierto. No soy periodista y no voy a meterme en un terreno que no es el mio, pero conviene recuperar el periodismo YA. Nos hace falta, mucha falta, periodistas que sí sepan explicar las cosas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, la pena es que el periodismo se está muriendo. La gente cree que escribir un tuit, o retuitearlo, es ser periodista. No se valora la información veraz y bien escrita (o contada en la tele y en la radio) que va más allá de lo que intentan vender los políticos. Hay dos provincias, Cuenca y Guadalajara, que ya se han quedado sin diarios locales y la gente no es consciente de lo que eso significa: que no hay nadie que controle a las administraciones, nadie que les toque las narices de vez en cuando.

      Abrazos

      Eliminar
  6. Exacto, es una pena pero reconozco que parte de mi ¿fe? en el periodismo se ha perdido hace un tiempo. Lo sucedido es una tragedia, sin duda, la tragedia real pero también me parece trágico la cobertura informativa que se ha dado, el tipo de discursos empelados, las aseveraciones, algunas imágenes, atroz bajo mi punto de vista que no es profesional evidentemente. Y un caso de periodista como este, mejor que efectivamente se vaya al campo a recoger naranjas o lo que buenamente quiera, a ver si estamos a los que estamos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, me da mucha rabia que haya gente que, como tú, haya perdido la fe en el periodismo. Hay muchos malos ejemplos, es cierto, pero hay muchísimos buenos mucho más cerca de lo que crees y, seguramente, no te has fijado en ellos. Creo que en estos momentos se confunde todo: los periodistas de verdad de los que van de periodistas. Estoy contigo en que muchas veces se cuentan los hechos fatal y sin tener en cuenta lo que deberían tener en cuenta.

      Un beso

      Eliminar
    2. No pienso que no haya buenos periodistas, creo que el sistema no permite que se haga un mejor periodismo Dorothy, no sé que arreglo tiene eso. El descredito reina a su anchas en tantos sectores que... pero vaya, tampoco me pondré extrema, jaja. Lo de esta periodista me da rabia, eso es, no por nada humanos somos todos, sino porque en cosas así no ayuda mucho dar ese tipo de imagen (yo lo comparo con los psicólogos, bomberos, policía que atiende en catástrofes, dañados salen pero preparados deben estar, no sé). Besos

      Eliminar
  7. Tienes toda la razón en lo que dices. Todo oficio tiene sus malos tragos (muy pocos comparables con algo como esto, es cierto) pero un profesional tiene que saber cumplir con lo que se espera de él hasta en la situación más límite. Y además, en el caso de los periodistas, los buenos, intuyo que es mucho más cuestión de instinto que de simple obligación.

    De todas formas, como dice Marilú, el modo en que la prensa más generalista ha abordado la tragedia me pareció horrendo. Es para hacérselo mirar a quienes lo han hecho, y para hacernos reflexionar a quienes, en parte, lo "financiamos".

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, si de verdad te gusta esto, ir a según qué sitios a cubrir determinadas noticias es un regalo, no una obligación, por eso me enfadan estas cosas. Por desgracia, los lectores no financian los diarios. Sin la publicidad, aunque nos compre todo el mundo, estamos perdidos.

      Un beso

      Eliminar
  8. Creo que en el caso del accidente de Santiago, la mayoría de la prensa no estuvo a la altura. No conocía el caso que cuentas, pero opino igual que tú: si un periodista no sabe explicar lo que está sucediendo, ¿cuál es su papel? ¿Salir bien en cámara? ¿Utilizar frases grandilocuentes vacías de contenido? Desde luego, el hecho de tener el título universitario no hace periodista a alguien que no tenga el instinto que hace falta para ello. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, no estar a la altura es la consecuencia de que las empresas periodísticas despidan a profesionales que han demostrado su valía durante muchos años para contratar, más baratos, a gente que no ha leído jamás un periódico, no escucha la radio y que no duda de absolutamente nada.

      Un beso

      Eliminar
  9. A mí el accidente de Santiago de Compostela me ha llegado especialmente, ya que tanto yo como mis amigos hemos pasado por esas vías...La verdad es que cuando me enteré, lo primero que hice fue llamar a mis conocidos para saber si estaban bien, y después de asegurarme de ello, veía con el corazón en un puño lo que allí estaba pasando...De ahí que tampoco me parase a ver la labor de los periodistas, pero si es verdad que a veces dejan un poco que desear.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MAV, yo también lo primero que pensé es si tenía a alguien por allí esos días. Lo de fijarme en la labor de los periodistas es defecto profesional. Friki de lo suyo que es una...

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Me han gustado mucho tus reflexiones pero creo que también como humanos tenemos nuestras debilidades, y estar en una situación así tal vez rebaso a la periodista. Es difícil separar más emociones de la profesión.
    Muy buen blog! :)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E. C. Belmont, es verdad que te puede pasar eso, pero si estás en las vías en el momento, en el funeral o en la puerta del hospitalc on los familiares, no cuando estás sentada en un set en la plaza del Obradoiro entrevistando políticos.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Yo aquí discrepo un poco de la mayoría, y del post. Entiendo que para alguien que esté dentro del mundillo esa incompetencia sea palpable, pero creo que nadie es perfecto, que hay errores, y que algunas situaciones pueden bloquear o sobrepasar al que sea. Que uno tiene que estar entrenado para ese tipo de situaciones, pues sí, pero nadie nace sabiendo. Otra cosa es que le suceda habitualmente, lo cual desconozco, pero si no es así no veo razón para que desde ya deje lo que está haciendo u se dedique a la artesanía hippie o a servir copas (que esas cosas también hay que saber hacerlas). Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, nadie es perfecto, hay errores, te puedes emocionar, te puede sobrepasar lo que ves, pero en este caso no era alguien nuevo ni alguien que estaba en los sitios complicados, por llamarlos de alguna manera, sino en la plaza del Obradoiro entrevistando políticos. Yo soy la primera que lo pasa mal muchas veces en el trabajo porque a veces hay historias tremendas, pero tiras como puedes.

      Un besazo

      Eliminar
  12. Hola,
    pues estoy con Meg en esto. Conozco a una periodista aquí y me contó que en el caso de los atentados del 11M, por ejemplo, algunos compañeros suyos, viendo lo que estaban viendo, eran incapaces de narrarlo, porque la tragedia era tal, que no había palabras para describirla sin que aquello pudiera sonar morboso o incluso irrespetuoso. Debemos recordar que los periodistas también son personas que se emocionan y sienten (me imagino que alguno habrá más frío) y que en algún momento (como dice Meg) también se cometen errores. Está claro que su labor es informar y que nos deben informar, pero ¿quién está preparado para algo así?
    Molts petonsssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dona, es normal que estando ahí en esos momentos todo te supere y tengas dudas, pero en este caso no era una periodita que estuviera junto a las vías después del accidente ni en el funeral ni con los familiares, estaba en un set en la plaza del Obradoiro haciendo entrevistas y se notaba que el "no sé cómo explicarlo" no era muy verdad. Yo creo que hay que estar preparado para todo.

      Petonassos

      Eliminar
  13. ?Quién fue la que dijo eso?.. Me dejas con la intriga. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, fue en 'La Sexta Noche' de la semana pasada, la periodista que estaba presentando desde Santiago de Compostela.

      Besines

      Eliminar
  14. Desde luego no es la frase que uno espera escuchar de un periodista... Y más en momentos como la tragedia que se vivió. Un abrazo guapa (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, no es la frase, desde luego.

      Un achuchón bien fuerte.

      Eliminar
  15. Espantoso. Lo poco que vimos en la tele en el hotel de Ibiza, fue para informarnos sobre ese accidente. Ni te cuento del miedo que pasé al despegar el avión.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tío Antonio, yo hace muuuucho que no pienso nada antes de subir en un avión. Viviendo en una isla esos pensamientos me harían prisionera.

      Saludos

      Eliminar
  16. Fue una noticia impactante y muy triste pero una periodista no puede decir eso y menos si no se encontraba en el lugar del accidente. Hay mucha gente que trabaja en cualquier oficio solo por enchufe y sin tener unas nociones mínimas. Sin palabras me dejó la noticia y a mi madre casi con un ataque de ansiedad, ya que estaba realizando un tramo del Camino de Santiago. No llegué a Santiago hasta el lunes una vez finalizado el funeral, pero la imagen de la ciudad hablaba por si sola.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margaramon, no quiero ni pensar en lo que pasaría por la cabeza de tu madre en esos momentos. Si tú eres capaz de explicar cómo estaba la ciudad, también debería ser capaz de hacerlo una periodista.

      Besines

      Eliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Te sigo... Aun parapetado en la distancia y el silencio con que lo hago, pero te sigo. Disfruto con tu estilo y tu destreza con el lenguaje. Disfruto con tu mirada. Leo las reseñas de libros. Las geografías y paisajes (maravillosa y vital la descripción de la Plaza Djemaa-el-Fna). Tus paseos por el cine o la música. Tu mirada mas íntima.
    Sí... Te sigo...
    Y hoy pacté una tregua con el silencio para sumarme a tus palabras sobre la tragedia de Santiago y sobre quienes, a veces, no merecen estar dónde y cómo están...
    Quienes trabajan en un medio así tienen el deber de penetrar la realidad y el cometido de saberla transmitir, por pasión y por conocimiento, por rigor y profesionalidad... Contarnos a los demás, hacernos vivir, lo que, por circunstancias, no podemos ver ni conocer...
    Es su obligación y su deber...
    Es nuestra necesidad...
    Es nuestro compromiso con el mundo cuando asumimos y aceptamos esa responsabilidad...
    Gracias por tu voz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramón, sé que estás en silencio. No sé qué pasa últimamente, pero me envuelve el silencio... Gracias por esa tregua con el silencio. Pienso que todo el mundo debe tomarse su profesión en serio y, últimamente, me da mucha rabia tener la sensación de que en los medios hay periodistas que parecen no entender cuál es su labor y, lo que es más grave, que piensan que da igual hacerlo mejor o peor.

      Un abrazo

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...