jueves, 31 de enero de 2013

Teresa Forcades: "La salud y la educación deben quedar fuera del negocio"

Vicent Marí / Diario de Ibiza

(Vaya por delante que no soy creyente, vaya no en Dios, que en otras cosas como la música, la literatura y el chocolate sí que creo)
Teresa Forcades (Barcelona, 1966) se hizo popular hace tres años, cuando hizo campaña en contra en la vacunación de la gripe A. El tiempo le ha dado la razón. Ahora hace lo mismo con la del virus del papiloma, que afirma que tiene más riesgos que beneficios. Argumenta con tantos datos que es imposible no creer que es así. Religiosa del monasterio de Sant Benet (curiosamente, de clausura) es la segunda monja más mediática del país. Estudió Medicina, hizo lo que sería el MIR en Estados Unidos y ha continuado su formación en Alemania. Teresa Forcades, que desayuna poco a poco (fruta, frutos secos, un bocadillo, zumo...), habla con calma pero rápido, sonríe de vez en cuando, se asegura de que su interlocutor la entienda, de que no haya ambigüedades posibles. Es un placer charlar con ella, se sea o no creyente. Escucharla me da rabia, coraje. Estoy convencida de que si un hombre de la iglesia dijera lo que dice ella, ya le habrían llamado al orden o, incluso, retirado de la circulación. Pero es una mujer, una monja. Y a las altas instancias no les preocupa que además de poner en duda a las farmacéuticas y denunciar que la salud se está convirtiendo en un negocio muestre su disconformidad con algunos aspectos de la iglesia.

MARTA TORRES. EIVISSA
—¿Las farmacéuticas nos engañan?
—Si fueran solo las farmacéuticas lo podríamos arreglar. El problema es la falta de independencia que tienen la investigación sanitaria y las políticas sanitarias de los poderes económicos. La colisión entre negocio y salud. Hay cosas que deben quedar fuera del negocio, y entre ellas están la salud, la educación y aseguran las pensiones. No puede ser que, si no te salen los números, recortes un servicio esencial. Vamos a un modelo que la historia ha demostrado que no funciona: la privatización de la sanidad. El año 2000, según la OMS, teníamos uno de los sistemas sanitarios punteros, mejores del mundo. No se entiende que lo estemos desmantelando. No lo hacemos por interés público, sino porque  lo privado pasa por delante. Debe haber una regulación. ¿Por qué no tenemos una ley que obligue a publicar los estudios negativos? Una empresa igual hace 20 estudios que salen negativos y el 21, positivo, si solo publicas ese, engañas.
—¿Hay ahora algún caso flagrante de fármaco innecesario como la vacuna dela gripe A?
—La vacuna del virus del papiloma. En 2009, cuando se incluyó el medicamento, médicos y profesionales firmamos un manifiesto porque no estaba demostrada su eficacia y, sobre todo, de su seguridad. Tres años más tarde no podemos asegurar que la eficacia del Gardasil sea de más de cinco años y del Cervarix, de ocho años y medio. Lo más grave es la seguridad. En el último mes se ha demostrado que dos niñas sanas de 14 y 19 años han muerto tras la vacunación y en su cerebro se han encontrado anticuerpos generados por la vacuna que habían atacado a las células de los vasos sanguíneos. Padres y madres deben saberlo. No puede ser que se den informaciones sesgadas. Si te dicen que la vacuna es excelente y luego te preguntan si la quieres, lo lógico es decir que sí. Alguien es responsable de la información, las autoridades sanitarias y los profesionales sanitarios. Cuando dicen que la seguridad está demostrada mienten porque hay muertes y patologías neurológicas cronificadas presumiblemente a causa de esto. En casos como los de Valencia no se pudo demostrar la causalidad. No había tests. Es urgentísimo desarrolar esas pruebas y eso es lo que han hecho estos investigadores de Canadá. Todas las intervenciones médicas tienen riesgos y beneficios y en el caso del papiloma la gente no los conoce. Dicen que el beneficio es cien por cien y que el riesgo es nulo. No es así. El beneficio es incierto y el riesgo puede ser la muerte. Yo, a una hija mía no la vacunaría. Además, tenemos una intervención que es el cien por cien efectiva para prevenir la mortalidad por cáncer de cuello de útero: la citología vaginal, cada dos años. Si hay cáncer, se detecta a tiempo para una intervención.
—¿Qué hacen las autoridades sanitarias?
—En España, un año antes de introducir la vacuna, se cambió la cobertura de la sanidad pública de la citología. Antes era gratis para todas las mujeres cada dos años. Lo pasaron a cada tres. La medida efectiva y sin efectos secundarios la espaciamos y ponemos en riesgo la salud de la población. Cuando quisieron introducir la vacuna la ministra Salgado dijo que no firmaba, la quitaron y pusieron a Bernat Soria, relacionado con la empresa farmacéutica, y firmó.
—Últimamente ha trabajado sobre la medicalización. ¿Hemos confiado a los medicamentos demasiadas cosas?
—Medicalización es usar una perspectiva médica para problemas que no son médicos. Medicalización y farmacologización no tienen por qué ir juntas, pero hoy en día van de la mano. Si algo es un problema médico intentamos encontrar una pastilla para curarlo. Eso es un problema porque tiene efectos sceundarios. Volvemos al caso del papiloma, porque la compañía de la vacuna Gardasil, que es la que se pone aquí, es Merck, que estuvo condenada hace años por poner a la venta un antiinflamatorio, Vioxx, que los tribunales demostraron que había causado la muerte a 27.000 personas. Se demostró que la compañía lo sabía. Le pusieron una multa multimillonaria, la más grande en su momento, pero inferior a las ganancia que tuvo por la venta del Vioxx. Creo que lo están haciendo otra vez con la vacuna. Hemos hablado de las niñas de Estados Unidos, pero hay un caso en Gijón, una niña de 13 años que tenía asma. Se puso la primera vacuna y al cabo de 14 días tuvo el peor ataque de asma de su vida. Al mes le tocaba la segunda dosis, los padres no querían por miedo, pero los médicos dijeron que no pasaba nada. Al cabo de 15 días tuvo un ataque y murió. No se puede decir, como las autoridades sanitarias españolas, que no se ha podido demostrar. ¿Han hecho las pruebas?
—Si usted tiene esta información, ¿las autoridades sanitarias no?
—Hay personas que ocupan cargos de toma de decisiones y que no lo saben. Eso no las excusa, deberían saberlo. Las fuentes de información principales no son independientes de los intereses económicos. Ha habido denuncias recientemente de que las revistas médicas están financiadas por las mismas compañías y hay artículos que no se publican. Otra vez esta alianza que debería desaparecer entre lo privado y la sanidad.
—¿Y los profesionales sanitarios?
—Ahí hay otro factor, la aceleración de la vida. Si en vez de monja, con cinco horas de rezo y seis de trabajo, que muchas veces las paso en la celda estudiando, estuviera en un hospital, estaría todo el día arriba y abajo y al llegar a casa  debería ocuparme de mi familia. Puedes tener la formación para evaluar críticamente lo que está pasando, pero ¿y el tiempo? Un profesional sanitario necesita dos horas al día para formación y estar al día, pero con los nuevos horarios no se puede, es una manera de alienar al personal.
—¿Le han dicho que se calle?
—Cuando lo de la vacuna de la gripe A la consellera Geli llamó al abad de Montserrat para ver si podía influir en que dejara de hacer manifestaciones públicas en contra de la vacunación.
—¿Qué hizo el abad?
—Llamó a la abadesa, solo para que lo supiera. Ella me llamó a mí, que estaba entonces en Berlín, y me dijo que solo me lo hacía saber. Le pregunté si quería que cediera. Me dijo que no. Me dieron libertad.
—Sorprendente.
—Hago crítica de la institución eclesial, pero comparada con la universidad y los hospitales dentro de la iglesia hay más libertad. En el hospital, depende de qué dices y con quién te metes, saltas. En la universidad depende de a qué vaca sagrada le pises el callo, saltas. La experiencia del día a día, no hablo de que la institución eclesial tiene unas estructuras obsoletas y debería cambiar radicalmente, en la base en la que me muevo hay pluralidad de opinión, espíritu de crítica y librepensamiento. Me encuentro bien. Si no, no estaría.
—¿Cómo asumió su monasterio que tuviera tanta popularidad?
—Fue bueno que cuando pasó yo estuviera en Alemania haciendo un postdoctorado porque hubo un alud de llamadas. Fue bueno para reducir la presión del monasterio y de las hermanas todo el día preguntándome si tenía que hacer eso. En una comunidad siempre hay tensiones, no es algo de color rosa donde todo el mundo te apoya siempre. Lo más importante es que en mi comunidad no todo el mundo piensa como yo, no a todo el mundo le parece bien lo que digo y hago, pero todas están de acuerdo en tener una iglesia y una sociedad en las que todo el mundo haga y diga lo que le le dicte su consciencia.
—¿Se le queda pequeño el monasterio?
—Sant Benet es más grande que la mayoría de pisos y tiene unas vistas... [Bromea] Lo primero que hago cada día es cantar con mis compañeras, escuchar una lectura que plantea temas importantes de la vida, un rato de eucaristía, paso un rato tomando conciencia de que el mundo está hecho por amor. Es empezar bien el día. En el trabajo tengo la posibilidad de estudiar y aprender y ayudo en la enfermería. Es una vida que me expande. El ritmo de vida intenso de un monasterio incluye un equilibrio que para mí es liberador.
—¿Es diferente la hermana Teresa de la doctora Forcades?
—Sí, la de médica no es mi labor principal en el monasterio, mi identidad es la de hermana. Si fuera la médica de las demás distorsionaría la relación de base, que es donde me siento identificada como persona plenamente. Hay una profesióin que es importante, pero no es mi identidad fundamental.
—No es la médica de Sant Benet, pero sí la acupuntora.
—Sí, cuando hice el doctorado estudié acupuntura, descubrí una herramienta que puede ayudar a aliviar los dolores y a reequilibrar las funciones vitales. Practico poco ahora, pero tiene resultados positivos.
—Y sin usar fármacos.
—Sin fármacos o combinándolo cuando conviene. No es de tipo dogmático. No creo en la acupuntura, en Dios sí hay que creer o se puede creer, en el amor también, en la belleza... En la acupuntura no. Su eficacia está demostrada y si has visto que funciona la ejerces de nuevo.
—¿El hábito le ayuda a difundir sus ideas o es un obstáculo?
—Hay personas para las que supone un inconveniente y para otras es una ventaja, tienes más credibilidad porque ven que no buscas un lucro o un cargo. Cuando hacía el doctorado y luego en el hospital Joan XXIII de Tarragona, iba con la bata y el velo. Me daba cuenta de que pasaba algo. Un día tomé conciencia de que no me trataban con el respeto debido, estaba acostumbrada a ser médica, con mi bata blanca, y que los pacientes me miraran desde abajo, no quería que fuera así. Me di cuenta de que el velo anulaba la bata blanca. Cuanto más sencilla era la gente más creían que era una de ellos, la gente pobre no me tenía miedo, al revés.
—¿Las monjas deben ganar posiciones en la jerarquía eclesiástica?
—No deben ser excluidas por razones de sexo. Hay una relación que se parece a la que hace unos años había en la sociedad entre hombres y mujeres, un paternalismo, la sensación de que el mundo podría funcionar sin mujeres, dejando a un lado la procreación. Esa es la situación actual en la iglesia. Las comunidades de monjas deben tener un asistente para comunicarse con Roma y debe ser un cura. Es obsoleto. Es interesante ver cómo evoluciona. Hay monjas mayores que no han visto la diferencia entre el trato a las mujeres en la iglesia católica y en la sociedad, pero entran jóvenes y preguntan «¿Qué? ¿Cómo?». Si la situación en la iglesia es esta es porque las mujeres lo permitimos. Somos mayoría en la iglesia, si mañana decidimos cambiarlo, lo cambiamos. No tengo dudas. Aunque  la mayoría de mis hermanas eso de ser curas no lo ven claro.
—¿Cosas como estas le hacen tener dudas?
—Quizás somos la primera generación que creemos que lo normal es que las cosas vayan bien, pero no sé de dónde lo hemos sacado. Antes nacía un niño y se preguntaba ni llegaría a adulto. Muchos morían. De esto hace cuatro días. La vida plantea retos y problemas, existen injusticias, lo normal no es desanimarse sino buscar la solución.
—¿Cree que verá esos ecambios?
—A veces los cambios vienen cuando menos se los espera. No hago predicciones de futuro, me importa el presente. La posibilidad de que de golpe en la iglesia católica o en la sociedad haya un cambio cualitativo importante y tengamos una situación nueva, que tengamos una mayoría para decir basta, no sé qué forma podría tener, pero no lo veo imposible. En la iglesia católica hay tensiones que crecen y estoy a la espera de este momento de cambio.
—Cómo pasa alguien de la idea de tener una pareja y niños a una vida en un monasterio, en celibato y sin el amor romántico.
—Quería tener nueve niños, me encantan los niños. La sexualidad y el anhelo del amor de pareja forma parte de la experiencia humana y no se eliminan con la vocación de monja ni con los votos. La experiencia de la vocación es desconcertante, es una experiencia interior que no esperas y que es muy difícil de explicar en palabras. Esta experiencia incluye la parte afectiva. No se trata de eliminarla y amputarla, pero es muy diferente que se dinamice la afectividad en una relación de pareja o en la vida de comunidad. Te abre interrogantes, retos, anhelos y deseos nuevos. La monja tiene unos caminos muy abiertos y otros muy cerrados. Lo vives más allá de lo que sería una relación puramente sexual. Está la amistad, una amistad profunda.
—¿Entiende que cada vez la gente desconfíe más de la iglesia?
—En España ha pasado algo, esa alianza con el poder político, el nacionalcatolicismo, muchas personas recuerdan haber estado obligadas a ejercer unas prácticas religiosas que no les interesaben y eso es suficiente para estar rebotados tú, tus hijos y tus nietos si se lo explicas bien. Eso en el pasado inmediato. Pero además tenemos hoy en día unos representantes jerárquicos de la iglesia católica que hacen declaraciones contrarias a la sensibilidad de mucha gente o a la justicia. Como en el caso de la homosexualidad. Para la gente que lo vive muy de cerca es indignante hasta el punto de ir al día siguiente a apostatar. «Bórrenme de esta lista que no quiero tener nada que ver con ustedes». Lo entiendo.
—¿Los políticos están en la misma situación que la iglesia? ¿A la gente les cuesta creer en ellos?
—La política está desprestigiada, eso no es bueno porque la política regula la vida en común y si no tenemos eso tenemos la ley del más fuerte. Ver la política, que no el politiqueo, como una actividad necesaria y un servicio público es importante, pero para que esto pase hay que cambiar el marco. Es imposible hacerlo bien con el actual, está viciado: leyes de partidos, listas cerradas, la posibilidad de que uno tenga un programa electoral y luego haga otra cosa... No debe depender de la buena voluntad del político de turno que no nos engañe. No debe poder hacerlo. Propuse la huelga general indefinida, que no es el objetivo, sino la manera de llegar a ese cambio de fondo, renegociar el pacto social, unas leyes que hagan imposible las situaciones en que estamos encontrándonos ahora fraudes sin perseguir y representatividad política que excluye a la gente que quiere hacer reformas. 

39 comentarios:

  1. Ufff.. muy buena entrevista sí señora. Esto es más de lo mismo. Por culpa de los intereses de muchos se ocultan cosas importantísimas. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, gracias. Da miedo pensar en todo lo que nos puedan estar escondiendo, lo que no sabemos y nos puede perjudicar.

      Un besín

      Eliminar
  2. Genial la entrevista. Si que la conocía, si que es mediática, habla sin pelos en la lengua y tiene los pies en el suelo. Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, la verdad es que no se casa con nadie y lo dice todo muy clarito.

      Un besazo
      Y gracias

      Eliminar
  3. ¡Que gustazo!
    Escuchar a alguien que habla desde el análisis sereno, con calma, pero sin permitir que nadie le cierre la boca...hoy en día es algo ...extraordinario.
    Chapó por la entrevista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reve, la verdad es que escucharla es un placer y te hace pensar en todo lo que quizás no sabemos y deberíamos saber.

      Un abrazo
      Gracias

      Eliminar
  4. Preguntas valientes y respuestas igualmente valientes, me ha gustado!!!

    Yo siempre he pensado y penaré hasta que me demuestren lo contrario que esto de las vacunas y las repentinas "epidemias" son todo un negocio para hacer el agosto...

    No conocía a Teresa. Me ha gustado como afronta la entrevista.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, Teresa se hizo muy popular cuando la gripe A, con un vídeo en el que explicaba cómo nos estaban engañando con lo de la vacuna. Es verdad que piensas que son un negocio, pero juegan con tu salud, con el miedo, y entonces te hacen dudar. Lo saben, por eso lo hacen.

      Besines

      Eliminar
  5. Muchas verdades que deberían oirse alto y claro. La entrevista ha sido estupenda, espero que muchos lo lean. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, verdades que deberían contarse en los telediarios, por ejemplo. Tranquila, se ha pubblicado en diarios de varias comunidades, así que algo sí se habrá leído.

      Un besote

      Eliminar
  6. Le leído la entrevista y me ha gustado... al principio cuando he visto que se trataba de un monja me ha entrado una especie de "yuyu"... porque mi relación con ellas desde mi niñez no ha sido muy fluida, pero me ha resultado una tia con todas las de la ley... increible que sea monja de un monasterio de clausura... en fin.. cosas de la Vida... tendría que haber más monjas como ella, tendría que haber más gente como ella y también tendriamos que tener más información y fidedigna... no patochadas!!! Gracias por presentarmela... Un beso Dorothy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marieta, a mí me pasa lo mismo, veo monjas o curas y me da yuyu, pero con el tiempo he aprendido que no todos son iguales y que hay gente muy crítica y muy válida. Es de clausura, pero sale para formarse y para lo que considera necesario. Tiene un trato especial.

      Un besazo

      Eliminar
  7. Por cierto cuando dices la segunda más mediatica... quién es la primera? espero que no sea la Sor Maria que acaba de morir y esta relacionada con los niños y niñas robados.... otro beso... mejor dos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marieta, sí, me refería a sor María, que, por desgracia, ha llenado páginas de diarios y minutos de televisión...

      Dos besazos también para ti

      Eliminar
  8. Lo de la vacuna de la gripe A fue una estafa en toda regla. Pero también hay que decir que la gente no puede limitarse a leer el Hola! y ver Sálvame porque hubo en su momento mucha información en otros tipos de programas y medios de comunicación que expusieron el asunto con claridad y sin tapujos. Esta mujer me parece muy valiente, lo de las farmacéuticas da mucho miedo porque tienen un poder inmenso, no veo cómo podremos salir de ese yugo. Lo de privatizar la sanidad es un salto hacia atrás increíble con el que se va a enriquecer mucha gente, gente que ya tiene bastante. Sé de buena mano que en Madrid, el personal sanitario se está moviendo todo lo que puede por evitarlo, pero una vez más caemos en la desinformación, mucha gente piensa que lo que quieren es dinero. Espero que sigas mucho tiempo haciendo este tipo de reportajes, a ver si los lee la gente y se empieza a enterar de cosas. Respecto a la vacuna contra el cáncer de cervix, yo estoy con la hermana, para eso tienes las citologías, para prevenir. Aunque también hay que decir que las chicas valencianas tenían alergia a uno de los componentes de la vacuna, eso te puede pasar con cualquier vacuna, es que no son caramelos, son medicamentos.

    Bueno, perdona por el rollo que te he soltado pero quería opinar. Enhorabuena por el artículo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, evidentemente que la gente no puede limitarse a eso, pero es verdad que cuando te meten miedo con la salud tiendes a pensar que mejor pasarte y ponerte una vacuna que dudar y aguantar las consecuencias. Lo de Madrid con la sanidad es vergonzoso, pero lo triste es que creo que en unos meses esto se expandirá a todos sitios. Yo también espero seguir, porque eso significará que no me han echado y sigo trabajando en lo que me gusta. No se puede poner una vacuna a alguien sin estar seguro de que no es alérgico.
      Me encanta que te explayes, así que no te disculpes.

      Un besote
      Gracias

      Eliminar
  9. La conocía, no está de más divulgarlo, alto y claro.
    Hacen falta más Teresas, sin que sea necesario que lleguen a ser santas.

    ¡Amen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sergio, totalmente de acuerdo. No hace falta que sean santas para hacerlo.

      ¡La paz sea contigo!

      Eliminar
  10. Una entrevista estupenda, enhorabuena! Conocí a esta señora por todo el revuelo de la Gripe A y tengo que decir que siempre confié en su palabra, ya que daba datos muy sólidos para hacer sus afirmaciones. Me estuve informando por varios cauces y me pareció muy rara toda la alarma que se montó, el miedo que se nos estaba inyectando, y no quise vacunarme de ese tipo de gripe, a pesar de pertenecer a un grupo de riesgo. Ha pasado el tiempo y está claro que todo era una estrategia por parte de la farmacéutica para obligar a los estados a comprar enormes cantidades de medicamentos, pero me parece que esta monja, al alzar la voz de una manera valiente en aquel momento,donde muchos la tomaron por loca, nos ayudó a derrumbar algunos prejuicios sobre las mujeres que se dedican a la religión. Las respuestas me han parecido bastante lúcidas y, aunque yo estoy en las antípodas religiosas de Teresa Forcades, admiro su capacidad crítica, incluso por encima de la institución a la que pertenece. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, es que da tantísimos datos que es imposible dudar de ella. Las farmacéuticas, con los genéricos, están desesperadas y lo único que tienen para seguir recaudando es el miedo que nos puedan meter en el cuerpo. Yo también estoy en las antípodas de Teresa Forcades, pero reconozco que es valiente al hacer lo que hace.

      Un besazo

      Eliminar
  11. Me parece que a partir de hoy voy a tener que mambiar el concepto que tenía de monja de clausura.
    No pega lo de clausura con todo lo que se mueve esta mujer.

    El poder de las farmaceuticas es inmenso.

    Y el dinero que mueven cierra muchas bocas y abre muchas puertas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, es que ésta es una monja de clausura un poco especial. Los conventos de clausura ya no son como antes, puedes salir. Lo de las farmacéuticas es una vergüenza. Y decimos eso sabiendo una ínfima parte de lo que esconden. Pensar en lo que pueden hacer es para echarse a temblar.

      Eliminar
  12. Interesante la entrevista; además me ha servido para conocer a Teresa Forcades, pues yo no había oído hablar de ella (o si lo he hecho no me he quedado con su nombre). A veces tenemos prejuicios hacia todo lo que tiene que ver con la religión, pero está claro que, como ocurre en casi todo, no se puede generalizar. Personas como la que nos has presentado son un ejemplo de ello.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminante, es verdad que mucha gente, al ver que es una monja, ya desconecta, no le hace caso. Pero ésta se hizo muy conocida en Catalunya, y por eso hace tiempo que la tenía controlada. Todo lo que dice siempre me parece muy coherente.

      Un besazo

      Eliminar
  13. Me encanta esta mujer, soy "fan" suya desde que la vi en un reportaje que le dedicó creo Albert Om, en TV3... me quedé embelesada escuchándola!!!!!

    (ya lo han dicho de toda manera posible, pero deja que me una al: es realmente una vergüenza lo que mueven a escondidas las grandes farmacéuticas!!!)

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria, es que 'El convidat' es un programa fabuloso. Yo soy más fan del programa que de Forcades. Albert Om no me gustaba nada y desde que lo vi en este programa me encanta.
      Únete, no te quedes con ganas de decirlo, que para eso estamos.

      Un besín

      Eliminar
  14. Lo sorprendente de esto es que venga de quien viene. Quizás algo está cambiando para bien. Sobre las farmacéuticas y sus chanchullos, no se puede decir nada que no se sepa ya. En todo caso estoy de acuerdo en que no se debe especular con la sanidad, la educación y las pensiones. Son pilares básicos de una sociedad como la nuestra, que quiere considerarse democrática y libre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M., por eso le pregunté si el velo de monja le alejaba o le acercaba a la gente, porque creo que muchos, al ver una monja, sacamos todos los prejuicio. Es vergonzoso que pase eso y que los gobiernos lo permitan.

      Un beso

      Eliminar
  15. La conocía, la recuerdo de un vídeo que circuló sobre el tema de la vacuna contra la gripe. Me alegra además conocer su opinión sobre la vacuna del virus del papiloma. Estuve a nada de ponersela a mi hija aconsejada por su pediatra, al final decidí que no.
    Buena entrevista, buenas preguntas y un regalo de entrevistada. Eso es hablar claro y directo. Y sí, tendriamos que investigar y controlar más lo que hacen esas multinacionales farmaceuticas, la verdad es que llegan a tener tanto poder que dan miedo.
    Aplaudo la entrevista: Con la salud y la educación no se juega.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ely, lo de la vacuna del papiloma da miedo. Yo, si tuviera una hija, no se la pondría, con las citos es bastante, aunque si, como aquí, cada vez las dilatan más, tampoco sirve de nada. Lo que hacen se sabe, pero nadie se atreve a contarlo claro. ¿Me quieres decir que los gobiernos no lo saben?

      Un beso
      Y gracias

      Eliminar
  16. Creo que hacen falta más personas como Teresa. Valientes, con mucho que decir, y además sabiendo cómo contarlo. Una delicia de entrevista, una vez más.

    ¡Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober,haces muy bien en matizar eso de 'sabiendo cómo contarlo'. Hay tantísimas veces que conoces gente que habla de cosas interesantísimas y que no te llega porque no se explica bien...

      Un beso
      Y gracias

      Eliminar
  17. Hace poco descubrí a esta mujer. La vi y escuché en una entrevista. Me cautivó con su mirada, sonrisa, templanza y visión de la vida. ¡Necesitamos a más personas así!
    Para que el coraje se imponga al miedo, la luz sobre las sombras, la determinación sobre la resignación y la alegría sobre el desencanto.
    Gracias :)))
    Una sonrisa y muy feliz fin de semana,
    Gala
    http://galahoogstraten.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gala, creo que la mayoría de la gente se queda muy sorprendida la primera vez que la escucha. Supongo que el hábito saca los prejuicios que llevamos dentro.

      Un abrazo
      Y feliz fin de semana a ti también

      Eliminar
  18. Una gran entrevista. Muchas verdades que ha soltado. Demuestra tener valor, coraje, tenacidad. NO conocía a esta mujer. Gracias por esta presentación.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, muchísimas. Lo mejor es que es muy humilde. Me alegro de que te haya gustado.

      Un besazo

      Eliminar
  19. Me encanta esta mujer. Pero es un enigma para mí, nunca lo entenderé, lo del convento...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, yo no entiendo lo del convento, lo de dios, lo de que algunas cosas buenas sean pecado...
      Pero sí, a mí también me gusta esta mujer.

      Un besote

      Eliminar
  20. ¡¡¡Vaya entrevista Dorothy!!! Me ha dejado sin palabras. Es increible los intereses económicos que arrastran tanto el campo de la medicina como las farmaceúticas y todo los relacionado con la salud. Genial Teresa, no la conocía
    Besos

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...