viernes, 15 de noviembre de 2013

Paco Guirado "Todos hemos sido el patito feo"

La Carreta
Siempre me han gustado los títeres. De niña me parecían mágicos y ahora me lo siguen pareciendo. Entonces la magia era que estuvieran vivos. Ahora la magia es que siga habiendo títeres que enganchen con sus historias a los niños. Paco Guirado lleva 27 años dando vida a esos muñecos. "El del títere es un mundo apasionante", afirma Guirado, director de la compañía La Carreta, que representó en Ibiza dos cuentos clásicos: 'El patito feo' y 'El libro de la selva'.
Marta Torres | ibiza
-¿Los cuentos clásicos aún pueden enseñar?
-Sin duda. Son clásicos por eso. ¿Quién no se ha sentido patito feo en algún momento? ¿El diferente, el distinto?
-Pero habrá que adaptarlos.
-Por supuesto. Hay que hacer una adaptación plástica y teatral y también de la historia, ver qué queremos resaltar.
-¿En una sociedad en la que manda la estética, el mensaje del patito feo es una batalla perdida?
-No. Cala hondo porque todos nos hemos sentido así en algún momento, todos hemos sido el patito feo: el gordito de la clase, el que lleva gafas, el gitano, el rumano... Hoy, con la emigración, más que nunca muchos niños se ven reflejados en esa historia. Nuestro patito es un cisne porque hemos querido ser fieles a la historia, pero nuestro cisne no es bellísimo. Y el patito no es feo, es solo distinto, y gusta a todo el mundo porque es un encanto. No hemos querido poner el acento en la fealdad, sino en la diferencia.
-Yo que le iba a recriminar que el patito siempre acaba siendo un bello cisne...
-Nuestro cisne está desdibujado y la transición dura apenas quince segundos.
-¿Es más fácil hacer llegar mensaje de 'El libro de la selva'?
-También es complicado. Mowgli es un puente entre la civilización, el mundo de los humanos, y el de los animales. Aprende las leyes de la selva, a cuidarse del tigre, pero también a amar y respetar la naturaleza. Descubre su diferencia, que es un niño y debe vivir con los hombres. En nuestro espectáculo no deja nunca la selva. Las noches de luna llena vuelve al cubil de los lobos. Ambos mundos deben coexistir.
-Sus espectáculos se basan en cuentos clásicos, ¿hay alguno que no hayan llevado a escena porque no han podido modernizarlo?
-Hay cuentos llenos de tópicos, machistas. Hay que entender que pertenecen a la época en la que fueron escritos y, sin cambiar su esencia, debes cambiar las formas. Adaptarse a los tiempos. Hay cuentos con cosas muy sospechosas, sobre todo si eres chica. La princesita siempre limpiando y esperando al novio que la salve del ogro... Hay cuentos que nos generan rechazo.
-¿No se les puede dar la vuelta?
-Está muy bien si sacas eso de contexto: todos, no solo la mujer, necesitamos la ayuda de los demás. Lo último que hemos hecho es 'La Bella y la Bestia'. No tiene nada que ver con la versión de Disney. Nos apetecía contar esa historia porque tiene un mensaje muy bonito: la belleza está en el interior. En todos los espectáculos procuramos, además de divertir y enseñar, llenar el alma de quien los ve, no sólo los ojos. Hemos descuidado el alimento del espíritu.
-¿Disney ha hecho mucho daño?
-Disney ha hecho daño en unas cosas y un favor en otras. Lo bueno: crear el público familiar, ir todos juntos a ver una película y que todos salgan contentos. Le estoy agradecido por ello. Pero muchas de las historias de Disney están llenas de topicazos que habría que revisar.
-¿En el mundo de las consolas cómo se tiene a un niño pendiente de los títeres?
-La respuesta está en la esencia pura del títere, la sencillez Cuanto más sencillo es algo, más capaz de atraparte es. El títere no deja de ser un muñeco. El mundo de los muñecos es algo cercano para el niño desde el momento en que nace y cuando se hace mayor juega con los muñecos, habla por ellos. Hace teatro de títeres sin saberlo. Ésa es la magia del teatro de títeres.
-¿Sólo eso?
-El niño tiene capacidad de creer, no está intoxicado como algunos adultos. Se deja seducir, aunque sabe que son muñecos. Nos ven manejarlos, hablar, no nos ocultamos. Y a pesar de eso lo creen a pies juntillas. A veces, cuando acaban el espectáculo quieren ver a los títeres. No nos gusta. Sacamos un muñeco y lo animamos porque cuando los ven colgando de la pared escuchamos «¡son muñecos!». Los habían creído de tal modo que se desilusionan cuando los ven sin movimiento. El títere es un muñeco al que das vida.
-Se le da vida. ¿También muere?
-Sólo si en la historia quieres tratar la muerte. Pero no es habitual. Mueren de modo ficticio, como en el teatro español e italiano de guiñol. Se liaban a cachiporrazos y mataban al policía, pero luego salía de nuevo, a saludar, seguía vivo. No moría. Es difícil que un títere muera.


16 comentarios:

  1. La verdad es que es una pena que no haya más espectáculos de títeres. A Sevilla siempre vienen una vez al año y resultan absorbentes y entretenidos para niños y adultos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, los títeres bien hechos son una maravilla. Aquí no vienen mucho, pero de vez en cuando tenemos suerte.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Yo no soy mucho de títeres pero desde luego admiro mucho la labor y las enseñanzas que imparten... En cuanto a los cuentos, hace unos años me compre una edición ilustrada de los cuentos de Andersen. Lo mismo la conoces porque es de Círculo. Comencé a leer con mucha ilusión y me llegué un chasco tremendo. Algunos me parecieron muy crueles... ! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, soy una fan de los cuentos clásicos, he leído mucho sobre ellos y la verdad es que me fascina esa parte oscura y cruel que tenían en su origen, se entiende mucho mejor su función de educar a los niños, a la tremenda, claro, pero era otra época. Los cuentos de hadas daban miedo. ¿verdad?

      Un besazo

      Eliminar
  3. A colación de no perder inocencia, e ingenuidad, qué bien sientan los títeres. En general me gusta este tipo de espectáculos, al igual que esas profesiones antiguas (zapatero, ebanista, etc.) con ese punto de entrañable y de esfuerzo.
    Respecto al patito feo y las enseñanzas, en lugar de pensar en que se hace cisne, me gusta pensar que encontró quien le mirase con sus ojos, encontró un grupo donde encajar. Enfocado desde las diferencias, me parece una labor bonita la de esta gente. Me ha gustado saber de Paco Guirado, gracias por la entrevista. Y sí "todos hemos sido patito feo"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, quien te mira con otros ojos, cuando se pasa el momento vuelve a verte como el patito feo que eres. Soy muy escéptica con ese mensaje. Y don el de 'La bella y la Bestia' aún más. Los títeres me gustan porque me recuerdan a mi infancia, a esa ingenuidad e inocencia de la que hablas.

      Un besote

      Eliminar
  4. Gracias por la entrevista. Aunque me gusta todo lo que me recuerda a la infancia, precisamente los títeres me daban algo de miedo. Sí, rara que es una :-) Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, no eres rara. La primera vez que vi un espectáculo de títeres me dieron miedo. Estaba todo tan oscuro... Y todos tirados apretujados en el suelo... Y esos muñecos con esas caras deformes... Pero siempre, desde niña, me ha atraído lo que me daba un poco de miedo. Rara que es una ;)

      Besos

      Eliminar
  5. Que queden aún títeres y que quede gente capaz de darles esa vida y trasladarnos esos cuentos a través de ellos es casi esperanzador. Ahora que estamos tan rodeados de lo digital aún los peques disfrutan con ellos, al menos, mientras dura esa inocencia tan bendita.

    Me ha encantado la entrevista. Y "El patito feo" es de mis cuentos favoritos, ya desde pequeñajo :) Besotes, Dorothy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, es verdad, es esperanzador, es bonito pensar que en esta época en la que los niños parece que no hacen caso a nada que no salga de una pantalla aún conservan ese poco de ingenuidad e inocencia que les deja creer en algo tan básico como los títeres.

      Besines
      Gracias
      El mío siempre fue 'La bella durmiente', por el dragón

      Eliminar
  6. La verdad es que he tenido muy muy pocas ocasiones de ver espectáculos de títeres, y no es porque no me gusten, todo lo contrario es una de las cosas que cuando las recuerdo me causan añoranza y deseos de volverlos a ver.

    La entrevista me gustó mucho Dorothy ;)

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, no es muy fácil ver títeres ya. Supongo que hay pocas compañías que se dedican a esto, pero en las ferias medievales y renacentistas de las ciudades siempre los hay.

      Muchas gracias, Nieves

      Un besote

      Eliminar
  7. En algunos lugares se hacen ferias de titeres y siempre me ha dado envidia que en la desastrosa ciudad en la que vivo no organizara algo así :(

    Estupenda la entrevista, gracias por traerla. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, ¿desastrosa ciudad? Aquí no te creas que nos llegan muchas cosas, pero al menos tenemos un par de festivales en los que se pueden ver cosas interesantes. Me alegro de que te haya gustado. Gracias.

      Besotes

      Eliminar
  8. Muy interesante la entrevista me ha servido para acercarme a un mundo que me es totalmente desconocido. Realmente ni de niña
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientrasleo, gracias. Supongo que el de los títeres es un mundo que, si no has conocido de niña, luego cuesta entrar. Pero es fascinante.

      Besines

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...