lunes, 11 de noviembre de 2013

Corazón... de piedra

Nieves de Los cuentos de la China
La mujer con nombre de invierno coleccionaba piedras con forma de corazón. Corazones convertidos en piedra. Perdidos. Abandonados. Rechazados. Olvidados a la intemperie. Cicatriz sobre cicatriz sobre cicatriz... Piedras. A veces las acariciaba. Calientes. Intentaban recordar cómo latir.

33 comentarios:

  1. Es increible lo que una foto puede inspirar, me encantan estas entradas. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, y tanto que inspira una foto. Al principio le dije a Nieves que no la necesitaba, pero ayer, volviendo del trabajo en el coche me vino todo a la cabeza. me alegro de que te gusten, hay bastantes fotos de corazones aún por salir.

      Un besazo

      Eliminar
  2. Una preciosa foto acompañada de un mini relato muy interesante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Marisa, sí, la foto de Nieves es muy bonita.

      Besotes

      Eliminar
  4. Que hermoso.
    Hasta yo, en algún momento, quisiera tener el corazón de piedra y poderlo encerrar en una caja para no escucharlo ni latir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reve, que quieras tenerlo de piedra significa, precisamente, que seguramente no lo tendrás nunca, para bien y para mal.

      Eliminar
  5. Que puedo decir Dorothy... ¡Gracias!
    Ha sido una grata sorpresa.
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, mira que te dije que no la necesitaba, que tenía muchas... Ayer por la noche, en el coche, me vino todo a la mente y ahí está. Me alegro de que te guste.

      Mil besos

      Eliminar
  6. Por favor, Dorothy, dile a la mujer con nombre de tormenta invernal que si encuentra el mío, que me lo guarde unos días. A lo mejor revive. Gracias

    Un beso a las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, a esa mujer la tienes justo en el comentario anterior. No sé yo si estará por la labor, como comencemos todos a dejarle los corazones agonizantes tendrá que salir de su casa para que quepan todos.

      Besos

      Eliminar
    2. Aquí estoy Sorokin, lo tengo a buen recaudo, haré lo posible para que cuando vuelvas a por él sólo encuentres felicidad y esperanzas en él.
      :)

      Eliminar
  7. y es que objetos tan mundanos como las piedras acostumbran a despertar nuestra imaginación. Conozco gente que colecciona piedras de los lugares que ha visitado.

    A reveure

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sese, la imaginación no para cuando necesitas que lo haga. Yo también conozco de esos. Yo me traigo siempre un diario...

      Fins aviat

      Eliminar
  8. Aysss!! qué bonito, la foto y el fragmento, me gustan mucho estos momentos que nos regalas, veo que la caza de corazones sigue en marcha :)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, la caza de corazones empezó hace mucho mucho tiempo y aún sigo con la cámara lista. Ayer cacé el último. Además, como has visto, se aceptan aportaciones. Me gusta que te guste.

      Un besazo

      Eliminar
  9. Qué pasada, foto y texto :) Recuerdo que mi madre era de las que coleccionaban piedras cada vez que pisábamos la playa cuando era peque. Cada vez que veía alguna con alguna forma particular, se la llevaba para casa.

    Besotes, buscadora de corazones :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, y seguro que no se llevaba las nubes con formas curiosas porque no podía cogerlas... Gracias.

      Besos

      Eliminar
  10. Anda, y yo buscando mi corazoncito por ahí y mira quién lo tenía. La foto es muy chula y el texto genial.
    Besos, Reina de las Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, ¿cómo has podido perderlo así? ¿Y sin saber dónde estaba? Por desgracia, cuando perdemos el corazón sabemos perfectamente dónde está y la mayoría de las veces no depende de nosotros recuperarlo.

      Besos
      ¡Y cuídalo bien ahora que lo has recuperado! ¿Una cadenita?

      Eliminar
  11. Pues la mujer con nombre de invierno se hartaría de corazones de piedra, que abundan últimamente... Foto inspiradora, que has aprovechado bien

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, la mujer con nombre de invierno me temo que tendría que contratar a un ejército para poder hacerse cargo de todos.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Preciosa foto y precioso relato, que da para muchas lecturas. Corazones convertidos en piedras por haber sido abandonados, rechazados, olvidados...?
    Me ha encantado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, me alegro. Muchísimas gracias.

      Un besazo

      Eliminar
  13. Qué foto más bonita....y lo que te inspira claro.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno! Foto y texto enlazan perfectamente. Me ha llegado, en serio. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, me alegro de que haya sido así. Llegar no siempre es fácil, ni aunque te pinten el camino.

      Besos

      Eliminar
  15. Brevedad. Metáfora. Frases cortas. Directo al corazón... ¿de piedra?
    Un abrazo, Dorothy! Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, lo de las frases cortas suele ser marca de la casa. Si te ha llegado al corazón es que no lo tienes de piedra, o no mucho aún.
      Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  16. Reflejo de las veces en que tuvo que convertir en piedra su propio corazón?
    Un texto hermoso
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientrasleo, todos hemos tenido que hacerlo alguna vez, ¿no?
      Muchas gracias

      Un beso

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...