miércoles, 4 de septiembre de 2013

Omar Khayyam y el destino entre falafels

Foto: Marta Torres
Hay veces que el universo se empeña. Y no puedes hacer nada. Veces en las que te da en los morros y te lo imaginas riéndose de ti al girar la esquina. Y sólo puedes quedarte ahí, quietecita, mirando cómo se ríe de ti. Observando lo que te ha plantado delante cuando menos te lo esperabas y donde pensabas que estabas a salvo. Y ahí está. Otra vez. En la pizarra de un restaurante árabe. Donde debería estar el menú de breguas, falafels, cuscús, pastelas y currys. Omar Khayyam. Y te ríes. Y te sientas en la mesa que queda bajo la pizarra llena con sus palabras. Y, como él mismo haría, pides una gran copa de vino tinto. Dos. Una para ti. Otra para el destino, al que le acabas de guiñar el ojo.

24 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Albanta, preciosa o tremenda, eso ya depende de cada uno.

      Eliminar
  2. Preciosa frase y precioso guiño Dorothy, brindis por el azar de la coincidencia y la persecución del destino. Anda rondando mi cabeza el mundo de la casualidad y las citas halladas para venir a parar a la tuya.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, no tengo yo muy claro si la frase es preciosa o aterra. Siempre he creído en las casualidades, en las señales, en que las cosas pasan cuando y si tienen que pasar, pero a veces el universo te juega auténticas jugarretas.

      Besines

      Eliminar
  3. Buena idea, emborracharlo para dejarlo fuera de juego y que te dejé hacer lo que quieras. ¿Cómo no se me había ocurrido antes? Genial, la frase, no me extraña que te quedaras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, pues no era mi intención emborracharlo, pero ahora que lo dices... Póngame la botella entera, un chupito para mí y el resto para el universo. Es un restaurante al que voy bastante, siempre tienen frases apuntadas en la pizarra, pero ésta fue una desagradable coincidencia.

      Un besazo

      Eliminar
  4. Bonita frase y bonita anécdota; espero que es brindis con el destino te supiera a gloria. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, supo a lo que supo: a vino. Y a malos tragos que se quedaron atrás.

      Besotes

      Eliminar
  5. Preciosa la frase, espero que el brindis te de sus frutos ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lesincele, con que el universo se porte bien durante un tiempo, me conformo.

      Un besazo

      Eliminar
  6. Bueno ,bueno, como me gustan a mi que el destino juegue así, aportándote esa chispa que provoca el sentimiento y casi la convicción que todo está organizado y que de pronto encontraste un algo, una pista que te hace meditar un poco,y como te pasó a tí, brindar con ese destino que te guiñó el ojo cuando menos lo esperabas.

    Felicidades por el momentos!!!

    Besos Dorothy :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, en realidad al universo lo hubiera asesinado allí mismo si lo hubiera pillado, pero como no estaba, pues copita al canto, que siempre alegra el alma.

      Un beso, Nieves

      Eliminar
  7. Aunque el universo se empeñe siempre hay miradas que descubren caminos para sortear el (pre)destino. Azar al final, y el vino como buena opción.

    Chin chin!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, el azar y el universo parecen menos malos con una copa de vino. Y siempre hay gafas de rayos láser para descubrir esos caminos a sortear.

      ¡Salud!

      Eliminar
  8. Brindar con el destino, bajo esa preciosa y acertada frase de Omar Khayyam... Así se hace!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, creo que, como ha dicho bien Norah por ahí arriba, mi subconsciente, en realidad, quería emborrachar al universo.

      Besines

      Eliminar
  9. Qué buena frase!! Sí que a veces nos ocurren cosas que nos invitan a creer en el Sr. Destino, aunque no se deje ver mucho. Seguro que, con el brindis y ese guiño, lo tienes un poco más conquistado ;)

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, espero que sí, porque me da a mí que como no me lo camele un poco va a seguir haciéndome la vida complicada.

      Un besín

      Eliminar
  10. Al destino siempre hay que invitarlo a tomar algo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, por supuesto, mejor tenerlo siempre de tu lado.

      Besines

      Eliminar
  11. Qué maravilla, sin duda yo también habría pedido una copa y otra para mi acompañante, aunque a veces no me guste las sorpresas que me guarda. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, es que ese acompañante es un poco caprichoso. A mí tampoco me gustan algunas de sus sorpresas.

      Un besazo

      Eliminar
  12. A mí, el viento de la eternidad me suena a los mastines cósmicos de HP Lovecraft. Y bueno, si es una brisita, vale, pero el problema es que a veces se convierte en furiosa tormenta. Que se lo digan a los sirios.

    Besos cósmicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, o a los egipcios. El destino es a veces como los mastines del señor de los tentáculos y otras como Lassie. Es parte de su encanto.

      Besines

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...