lunes, 23 de septiembre de 2013

Agonizantes supermodelos de floristería

Marta Torres
Nunca he tenido la opción de decidir si ponía en agua un ramo de rosas o lo dejaba asfixiarse en el contenedor. Siempre imaginé que las rosas eran felices. Las supermodelos de la floristería. Deseadas. Ansiadas. Caras. Bellas. Rectas. Estilizadas. Piel de terciopelo y espinas en el carácter. Nunca imaginé que podían acabar así. Despechadas. Tiradas en la calle. Rechazadas. Agonizando en la acera.

42 comentarios:

  1. Y así es el ciclo de la vida, belleza incluída.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, ni la belleza se libra del rechazo. Es algo que deberíamos recordar las que no lo somos.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Mariuca, lo es. Es inevitable pensar qué habrá pasado.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. A saber la historia que tendrá detrás...pero al final, hasta a las más bellas tienen su destino.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lesincele, siempre pensamos que la belleza está exenta de rechazos y complicaciones. Y no es así.

      Un besazo

      Eliminar
  4. Pobres rosas, ellas no se lo merecían

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goyo, ellas no, desde luego. Quizás quien las enviara sí. Si yo no quisiera ni verlas creo que se las habría regalado a alguien, pero no las hubiera tirado. Aunque... quizás quien las ha tirado al suelo es quien las iba a regalar, al descubrir algo que no sabía, ¿no?

      Eliminar
  5. Me pregunto que las habrá llevado a tal situación tan desoladora...
    Un enfado, un desamor... un accidente...
    Que pena, con lo bonitas que son y lo bien que huelen.

    Besos Dorothy :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, yo apuesto por una enorme desilusión. Son p`reciosas, y, si son buenas, huelen de maravilla.

      Besotes, Nieves

      Eliminar
  6. Qué evocador el texto. Belleza, perecedero, destino incierto e incluso fatal. Me has transmitido sobre todo un regusto a pena y activado la impenitente intriga acerca de este acto de ... ¿despecho?¿desamor? ¡lo que sea que sucedió!.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, gracias. Lo he escrito con mucha pena. Y no por las rosas. Más bien al recordar cosas que no debería. Mejor que sea un enfado que despecho o desilusión. El enfado se pasa. Lo demás, no.

      Besotes

      Eliminar
  7. Sugerentes texto y foto que invitan a imaginarse historias... Pero, ¿y si no ha sido algo malo? No siempre las cosas no son lo que parecen.
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminante, la última vez que alguien me dijo que las cosas no eran lo que parecían, al final fueron exactamente como parecían. Por lo general, todo tiene la mala costumbre de ser como parece.

      Besos

      Eliminar
  8. Estoy de acuerdo en que es la supermodelo de las floristerías, quizás por eso se le note tan pronto el paso del tiempo o nos llame la atención más.
    Te ha salido una entrada muy poética.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enzo, el paso del tiempo es una cosa, que acaben en el suelo, otra. Lo curioso es que esas flores pasaron tiradas en la calle cinco días. El primero de ellos estaban perfectas y se fueron deteriorando. Pero nadie se atrevió a cogerlas, como si estuvieran gafadas. Hice la foto el día antes de que desaparecieran porque me pareció extraño.

      Un beso
      Gracias

      Eliminar
  9. Uff las flores y yo tenemos una relación tirante. Me gustan mucho e intento prolongar su vida al máximo pero ellas siempre me defraudan. Tirarlas, aunque sea mustias, es algo que me duele. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, a mí me pasa igual, pero porque mustias y todo las encuentro preciosas. Las acabo tirando, pero me cuesta mucho.

      Besines

      Eliminar
  10. Ya de por si la imagen destila cierta tristeza. Si conjeturamos cómo pudo forjarse el "cuadro" (imposible no hacerlo, cuando me llega uno de estos flashes siempre me figuro algún porqué) desde luego no se me ocurre nada que escape a esa tristeza. Una de esas imágenes que casi golpean.

    Nunca me había parado a pensar en la belleza de las rosas de ese modo, pero es cierto.

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, hay pocas opciones buenas para esa imagen, ¿no? Yo es que pienso mucho en la belleza, supongo que es uno de los efectos secundarios de no tenerla.

      Un besín

      Eliminar
  11. E inspira la imagen para imaginarse una reyerta de enamorados en el que él intenta disculparse por algo y ello le rechaza dándole con el ramo en las narices a modo de sopapo, y luego él la persigue hasta conseguir su perdón y...

    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sese, contado así, parece hata cómico y con un final feliz. Esperemos que fuera así.

      Petonets

      Eliminar
  12. Siempre me han dado pena los ramos de flores, matarlas sólo por ser hermosas... peor aún dejarlas morir en la calle
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientrasleo, eso de dejarlas en la calle y que nadie las recogiera durante días me dolió en el alma.

      Besotes

      Eliminar
  13. Hay una conversación en "Women in love" de DH Lawrence sobre si cortar las flores es matarlas. uno -no me acuerdo quien- dice que las flores viven más tiempo cortadas y en agua que si se las deja en la planta. Y ya, si las congelas, como llegan ahora casi todas, todavía más... pero estoy seguro que no les gustará acabar tiradas, vejadas, secas, pisoteadas. No.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, no conocía esa conversación, pero la verdad es que nunca he comprobado cómo duran más las flores. A mí me gusta tener flores en casa. Y sí, eso de acabar así, como un bolero, no le debe gustar a nadie.

      Besotes

      Eliminar
  14. Cuántas historias sugieren esas rosas... Pobres, no se merecían ese destino.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, muchísimas historias, y ninguna con final feliz. Al menos las que a mí se me ocurren.

      Besines

      Eliminar
  15. Tampoco yo habría imaginado ese final tan inesperado y triste. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, me da que eres de las mías y te costaría un mundo tirar unas rosas.

      Un besazo

      Eliminar
  16. Un texto precioso: nunca he sido demasiado fan de las rosas, pero tampoco merecen ese triste final... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, yo me he hartado tanto de decir que mis flores favoritas son las peonías y los girasoles que nunca nadie me ha regalado un ramo de rosas. Así que no digas esas cosas.

      Un besín

      Eliminar
  17. Pobre rosas que traerán con ellas una triste historia. Qué pena verlas allí tiradas, la belleza abandonada...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margaramon, una pena y seguro que una historia muy triste. Con lo bonitas que son...

      Besotes

      Eliminar
  18. Estoy relajadamente en casa, ya tenía yo ganas de que llegara el otoño para tener excusa y no salir, y de repente...repasando entradas perdidas (el pasado fin de semana fue fuera y largo,;duró hasta el martes), de repente me encuentro con esta joya tuya que no había visto.

    Preciosa la entrada.

    Yo regalé una vez rosas y sospecho que terminarían así...iban acompañadas de una lechuga iceberg y una nota con dos frases sacadas de un tema heavy. (juventud e inconsciencia, pero no me arrepiento)

    A mi me han regalado rosas unas cuantas veces, de esas tan perfectas y rectas, todas tan iguales, envueltas en su celofán, que casi dan hasta miedo...las he puesto en agua con la correspondiente aspirina para que durasen más...y ¿sabes? No me han gustado nunca, pero es ahora que lo digo claramente; prefiero las divertidas e imperfectas margaritas de colores, las calas que no huelen, las fugaces fresias que solo exites para que conozcas su olor...
    Con la edad la perfección se pierde, pero aprendemos a amar lo imperfecto.
    La entrada genial, y encontrarla hoy, todo un milagro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reve, alguien que regala rosas con frases heavies no se merece que tiren las rosas, eso sí, ya te digo yo dónde habría acabado la lechuga iceberg... ¡En el polo norte! A mí no me han regalado rosas jamás. Eso me pasa por decir que mis flores favoritas son los girasoles y las peonías... Así que aún sigo esperando que alguien me regale alguna vez un ramo como ese del que hablas. Lo imperfecto está bien, es lo habitual, no da miedo, es maravilloso algo imperfecto cada día, pero al menos una vez querría algo perfecto, para variar. Pero bueno, hoy no es un buen día para responder comentarios en esta entrada.

      Un beso, Reve
      Muchísimas gracias

      Eliminar
    2. No las puedes poner en agua, ni tienen tarjetita, pero oler huelen igual que las de verdad..jajaja

      http://www.google.com/imgres?hl=es&biw=1366&bih=643&tbm=isch&tbnid=Jh0x-siDx_8ZmM:&imgrefurl=http://www.flores4you.com/flores-a-domicilio/especial-ramo-de-36-rosas-rojas&docid=lAzILUc3RIFelM&imgurl=https://www.flores4you.com/pics/articulos/ramorosas_6g.jpg&w=558&h=600&ei=KdpJUurXA4af7AargYHwBw&zoom=1&ved=1t:3588,r:16,s:0,i:126&iact=rc&page=1&tbnh=185&tbnw=178&start=0&ndsp=23&tx=80&ty=65

      ...si llegan tarde para animarte el lunes, que te alegren el martes.

      Eliminar
    3. Jajajaja...
      ¡Nunca llegan tarde!

      Muchísimas gracias, Reve

      Eliminar
  19. Mi comentario está en tu correo. Besos inmarchitables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dabid, lo he leído. Gracias.

      Besos que tampoco marchitan

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...