jueves, 30 de abril de 2020

Sexo en Nueva York


Sexo en Nueva York, de Candace Bushnell (RBA). | @martatorresmol

Si alguien tiene pensado coger este libro para leer las aventuras de Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte que tantas veces ha devorado en la televisión, lamento comunicarle que 'Sexo en Nueva York' no es su libro. En realidad, es mejor. Porque, artículo tras artículo, Candace Bushnell ofrece una visión de las costumbres y comportamientos sexuales y sentimentales de la sociedad. Desde la búsqueda activa del amor, ésa en la que enlazas tropezón con batacazo con salto al vacío sin paracaídas, a los tríos, las orgías. Con todo lo que queda de por medio.

Los artículos no siguen un argumento lineal. Es decir, que no relata, a diferencia de la serie o, incluso, las películas, las peripecias amorosas y eróticas de las cuatro amigas hasta que todas ellas (cada una a su manera) consigue encontrar el amor para descubrir que ésa no era la meta sino el pistoletazo de salida de una carrera de obstáculos. El libro empieza fuerte. '¿Amor en Manhattan? No, gracias' llega para enseñarte que el ghosting no nació con los móviles y las aplicaciones con alma de Cupido sino que ya estaba ahí, en el fondo de los humanos, mucho antes. Y que no es algo que pueda suceder tras las primeras citas sino, incluso, después de que el presunto hombre de tu vida te haya enseñado la casa que está construyendo para vosotros dos y la extensa prole que vais a tener. Por las páginas pasan personas que renuncian a relaciones estupendas por miedo a que fracasen, que sólo salen con modelos jóvenes aunque son conscientes de que eso no les llena, que van a locales de intercambio  con una expectación tan intensa como el asco que sienten al salir, obsesionadas con el matrimonio, que quieren cambiar a sus parejas, que desaparecen para sus amigas cuando se casan-se mudan a las afueras-tienen niños, que se sienten obligadas socialmente a flirtear en el bar, las que se quieren pero no consiguen cuadrar sus vidas, experiencias sexuales desastrosas que arruinan relaciones estupendas...

No hay dulzura en ninguno de sus artículos. Nada de azúcar. Ni atisbo de comedia romántica. Te ríes, es cierto, en ocasiones, porque te ves ahí, en ese mismo lugar emocional, pero no es humor, es otra cosa. Es droga dura. El amor y el sexo con todas sus miserias. Perdón, con todas nuestras miserias. Locuras. Inseguridades. Insensateces. Bobadas. Tonterías. Equivocaciones. Errores. Dudas... 

"Ahí va un relato para el día de los enamorados. Prepárate.
Una periodista inglesa ingeniosa y atractiva se mudó a Nueva York y muy pronto pescó a uno de los solteros más codiciados de la ciudad. Tim era un inversor financiero de 42 años que ganaba cinco millones de dólares anuales. Se besaron y pasearon de la mano durante dos semanas, hasta que un cálido día de otoño él la llevó en coche hasta la casa que se estaba construyendo en los Hamptons. Juntos estudiaron los planos con el arquitecto.
-Quería decirle al arquitecto que rellenara los huecos de las barandillas para la seguridad de los niños -explicó la periodista-. Pensaba que Tim iba a pedirme que me casara con él.
El domingo por la noche, el inversor la dejó en su apartamento y le recordó que tenían una cena el martes. El martes Tim telefoneó para aplazar la cita."

Título: Sexo en Nueva York
Autora: Candace Bushnell
Traductora: Matuca Fernández de Villavicencio
Editorial: RBA
Páginas: 260
Precio: 1,5€
Procedencia: mercadillo

6 comentarios:

  1. Lo leí hace mucho tiempo. Al principio sí que me llevé el chasco por no ser lo mismo que la serie pero luego me gustó lo que contaba , lo descarnado y crudo que es realmente y rompe con los cuentos de hadas. De vez en cuando veo las pelis porque me da el punto frívolo pero me dura un rato porque en realidad no me caen bien.
    Besotes Dorothy Parker

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, supongo que ese momento chasco inicial nos lo hemos llevado todas las lectoras que habíamos visto la serie, pero luego se agradece (al menos yo) y casi lo prefieres. A mí las pelis me encantan.¡Está muy bien cultivar el lado frívolo! Y quien diga lo contrario, es un aburrido. Las veo de vez en cuando, igual que las dos primeras de Bridget Jones y otras muchas comedias románticas. Y tan feliz.

      Un besazo

      Eliminar
  2. La serie la intenté ver un par de veces pero no pude con ella. COn el libro ahora me has picado la curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, pues a mí la serie me gusta mucho, la verdad, aunque Carrie es la que peor me cae de todas. El libro no tiene nada que ver, igual te gusta.

      Besines

      Eliminar
  3. Yo también lo leí en su día y me pareció mucho mejor. La serie la vi y también las pelis. Me gustaron porque son lo que son, entretenidas y algo frívolas y ya está. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, ¿qué haríamos sin esos libros, películas y series frívolos? La vida sería mucho más aburrida sin la frivolidad.

      Besines.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...