miércoles, 22 de mayo de 2013

Recuerdo de la utopía de la grapadora


Un grupo de jóvenes, graba la ciudad instantánea / Macba
Marta Torres / Diario de Ibiza
Una grapadora como símbolo. De la creación. De la utopía. De una nueva manera de entender el diseño y de cómo este contamina y se contamina del arte y la arquitectura. De la participación. Decenas de personas grapando, descamisadas y felices, retales de pvc en el Port de Sant Miquel. «Se doblaba y se grapaba», explica Daniel Giralt-Miracle, comisario de la exposición 'La utopia és possible', señalando el mural de fotos de la sala de armas del Museo de Arte Contemporáneo de Eivissa (MACE) destinado a la Ciudad Instantánea, la ciudad inflable. Esta es, sin duda, la actuación más recordada del VII Congreso del International Council of Societies of Industrial Design (Icsid) que se celebró en Ibiza en octubre de 1971 y que rememora la muestra, organizada por el Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba), que se puede visitar en estos momentos en la isla.

Una pareja de payeses pasea junto a la ciudad instantánea / Macba

«Aquella cosa rara que pasó en Sant Miquel», recordó la concejala de Cultura de Vila, Lina Sansano, que se referían al congreso muchos de los ibicencos de la época. Algunos de ellos, payesas con sus pañuelos en la cabeza y sus faldas por los pies, contemplan con curiosidad aquella ciudad de plástico y aire en algunas de las imágenes que pueblan las paredes de la sala. Esa imagen es una de las que más le gusta a Giralt-Miracle, confiesa el comisario, que fue secretario del congreso. Encontrarle en alguna de las fotografías de hace 42 años es imposible. «No quería salir», comenta Teresa Grandas, también comisaria de la exposición, explicación que Giralt-Miracle acoge con un asentimiento de cabeza antes de sentarse en uno de los coloridos pufs dispuestos en la sala para que los asistentes puedan ver cómodamente algunos vídeos sobre el congreso: un NODO de la época, un programa emitido en TV3 en el 25 aniversario, una entrevista con el arquitecto José Miguel de Prada Poole... «Son cómodos», asegura el comisario, que escoge uno de los asientos naranjas.

Daniel Giralt- Miracle, al fondo, en un puf naranja /M. T.

Grandas explica que el título de la exposición, 'La utopia és possible' es exactamente la respuesta que De Prada Poole dio a los estudiantes de arquitectura (Carlos Ferrater y Fernando Bendito) que acudieron a pedirle que diseñara la ciudad inflable, que no llegó a tener las dimensiones que se habían previsto, como se puede ver en el colorido plano que preside otro de los murales. «Estaba pensada para que pudiera crecer si llegaba más gente, había que dejar siempre un retal de plástico colgando para que el siguiente pudiera seguir», explica Grandas mientras Giralt-Miracle aguarda el momento de uno de los vídeos en los que se ve el ventilador -«nos lo cedió la empresa Soler Palau, estaba anclado al suelo»- que insufló vida al campamento de pvc.

Una mujer sale de la ciudad instantánea / Macba

Aunque esta actuación protagoniza buena parte de la muestra, en ella hay espacio también para la estructura de globos de Josep Ponsatí, y el Vacuflex-3 de Antoni Muntadas y Gonzalo Mezza.
«Que se levantara fue difícil», recuerda Giralt-Miracle sobre el inflable blanco de Ponsatí, que se ve levantándose sobre las aguas del Port de Sant Miquel en las fotos. En una de ellas a lo lejos, mientras en primer plano el cantante Pau Riba juega con su hijo en la orilla de la playa. Las dificultades no sólo fueron físicas, también burocráticas: la estructura sobrevolaba el espacio aéreo y hubo que solicitar muchos permisos además de cambiar el oxígeno con el que iban a inflarse por helio. En los vídeos y fotos puede apreciarse lo que dio de sí el Vacuflex o, lo que es lo mismo, un tubo de plástico verde de uso industrial de 150 metros de largo. Los asistentes lo pasearon por la cala, formaron palabras con él sobre la arena y lo convirtieron en una especie de parque acuático que granjeó caídas y risas.

Pau Riba juega con su hijo, al fondo, el inflable de Ponsatí / Macba

Giralt-Miracle confiesa que aquel 1971 él era «un joven barbudo que soñaba con ser hippy», sueño en el que se interpuso su condición de «pequeño burgués». El comisario destaca todo el trabajo que hubo que afrontar antes de que Sant Miquel se convirtiera durante tres días en un laboratorio de arte, arquitectura y diseño. Los cientos de papeles y documentos que llenan las vitrinas de la sala lo atestiguan. De hecho, el recorrido por la muestra comienza con las fotos de las reuniones de Londres y Barcelona en las que el Icsid, a pesar de que la dictadura de Franco no hacía de España un buen lugar para el congreso, aceptó «el paraíso libre» de Ibiza como sede, un lugar con «códigos más laxos» y en los que los guardias civiles -«herbívoros», bromeó el comisario- estaban en contacto con los artistas. «Muchos países que no tenían en aquel momento relaciones diplomáticas con España aceptaron porque era en Ibiza», insiste la comisaria, que destaca «el brutal trabajo» que supuso organizar el congreso.

Imágenes de la inauguración de colores / M. T.

La exposición explica cómo los arquitectos Josep Lluís Sert y el recientemente fallecido Raimon Torres (a quien recuerda un texto en la entrada a la sala) recorrieron la isla con Giralt-Miracle para escoger el lugar más adecuado para el congreso. Les gustó Sant Miquel donde, además, estaban por estrenar dos hoteles en los que se alojaron los congresistas y cuyas habitaciones se convirtieron en salas abiertas de debate. A sus pies, el campamento para los jóvenes, para los que no podían pagarse la estancia. «Los de abajo ganaron a los de arriba», apunta el comisario con una sonrisa. Algunos «de los de arriba», de hecho, acabaron colaborando como uno más «de los de abajo» en la construcción de la ciudad instantánea, destaca Grandas señalando con el dedo una fotografía en blanco y negro en la que se ve a un barbudo Fernando Amat, director de la empresa de diseño Vinçon, grapando pedazos de pvc. Para Giralt-Miracle, las cintas de súper8 que grabaron los estudiantes aquellos días demuestran que eran «conscientes del acontecimiento que vivían».

Portada de  La vanguardia sobre el Icsid / M. T.

Entre los documentos de las primeras vitrinas pueden verse manuscritos con toda la información sobre el evento, incluso las notas sobre, por ejemplo, las tiendas de artesanía y diseño de la isla que se montaron en la entrada del hotel Galeón. También piezas curiosas, como las identificaciones que llevaban los congresistas. Cuadrados de metacrilato que llevaban colgados del cuello y en la que unos simples gomets de colores indicaban los idiomas que hablaban: azul-inglés, francés-rojo, alemán-verde, español-amarillo e italiano-negro.

Las identificaciones con gomets de los congresistas / M. T. 

«Los colores eran muy importantes», apunta la directora del MACE. «En el ceremonial con el que se inauguró el congreso se tiñó el vino y las paellas de colores», añade buscando las imágenes en las que se ve a los asistentes vestidos con capas de plástico amarillas, azules, naranjas, moradas... «Inventamos lo de la comida del color antes de que lo hiciera Ferran Adrià», bromea el comisario. Esa noche, sin embargo, un apagón impidió que los colores se vieran durante un rato. «Fue un acontecimiento que tuvo muchas consecuencias, no todas conocidas aún», apunta el director del Macba, el ibicenco Bartomeu Marí Ribas. «Es obligado mirar al ayer», apunta la directora del MACE minutos antes de que Daniel Giralt-Miracle, en un ataque de sinceridad confiese: «La gente se lo pasó pipa».


Algunos participantes juegan con el Vacuflex-3 / M. T.

20 comentarios:

  1. Pero qué chula exposición, la verdad es los 70 fue un momento francamente interesante en cuanto a rupturas artísticas, me encanta esa foto con los paisanos pasando frente a instalación.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, los setenta fueron muy especiales, y en mi isla pasaron muchísimas cosas. Una pena no haberlas vivido. Esa foto es espectacular, sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Pero que exposición más chula! ¡Cómo me gustaría haber estado allí!

    Por cierto, nueva admiradora de tu blog. Es genial.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuruwenn, bienvenida. La exposición no es nada comparado con lo que debió ser el congreso. A mí también me hubiera encantado estar allí.

      Muchas gracias.

      Un besote

      Eliminar
  3. Los 70 fueron los años de mi niñez y son años que recuerdo con especial cariño.
    Aunque no han pasado muchos años la vida ha cambiado y no te imaginas cuanto!!!
    Precioso trabajo Dorothy. Me ha traído entrañables recuerdos!


    Mil besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, en los 70 yo no existía, así que no son años que recuerde, sólo los imagino, pero sé que me hubiera encantado vivir en ellos.

      Mil besotes

      Eliminar
  4. Me gusta eso de la ciudad instantánea, con Franco y los grises mirando todo eso, supongo, que con bastante recelo.

    Besos Dorothy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaal, supongo que Franco y los grises miraban para otro lado, es lo que pasa con las islas, que antes y ahora nadie se acuerda de nosotros, lo que tiene cosas buenas y cosas malas.

      Besos

      Eliminar
  5. Ya dices bien, qué interesante hubiera sido vivir en Ibiza en esos tiempos, en los 70, en fin nos queda el consuelo de sentirnos jóvenes cuando leemos al respecto.

    Por cierto el hijo de Pau Riba será el hoy componente del grupo musical Pastora (no me llames dolores llamame Lola), jaja

    A reveure

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sese, lees las cosas y los personajes que pasaron por aquí y te das cabezazos contra la pared por no haber nacido antes, la verdad. el hijo de pau es ése precisamente, sí.

      Fins aviat!

      Eliminar
  6. qué exposición tan interesante, gracias por compartir la crónica. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, es una exposición interesantísima, te hace echar de menos aquellos años, aunque no los hayas vivido.

      Un besazo

      Eliminar
  7. Estupenda la crónica. Y estupenda también la exposición, es raro que sintamos nostalgia de algo que no hemos vivido, no?
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nprah, tienes razón, es muy raro sentir nostalgia por algo que no hemos vivido, pero la sentimos, ¿no?

      Besazos

      Eliminar
  8. Supongo que en la Ibiza de la época supuso un gran acontecimiento. Debió ser espectacular vivir esa época de ilusiones y de descubrimientos culturales.
    Es fantástico el contraste entre los payeses y los participantes en la exposición. Debían pensar que estaban locos.

    Me ha encantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M., ya lo he dicho más arriba, pero Ibiza en aquella época estaba llena de actividad cultural y de personajes muy interesantes con los que los lugareños conversaban en los bares y en el mercado como si fueran uno más. Te aseguro que no pensaban en que estaban locos, sólo que eran raros. A esas alturas los payeses ya estaban curados de espanto, llevaban muchos años conviviendo con los hippies.

      Un beso

      Eliminar
  9. PUes yo me quedo con la foto de los payeses mirando con cara rara lo que se estaba organizando allí... Curiosa exposición. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, es que esa foto dice mucho... Es una exposición curiosa, sí, te puedes pasar horas mirando las fotos.

      Besines

      Eliminar

  10. ¡Hola! he abierto mi blog hace aproximadamente un mes, y te escribo porque me gustaría que lo conocieras haciéndome una visita. Espero que te guste y que pueda verte a menudo por él. Yo también me iré pasando por tu blog.
    Un saludo y gracias.
    http://humanidadesyalgomas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia, bienvenida.
      Me paso a visitarte.

      Un abrazo

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...