viernes, 15 de marzo de 2013

Una vez amé a un clown


Marta Torres

Una vez amé a un clown. Amé su nariz roja. Su pelo despeinado. Sus pies pequeños en sus zapatos grandes. Sus diminutas arrugas de tanto reír. Le amé al primer golpe de foco. En aquel escenario oscuro. Con un zapato en el pie y otro sobre la cabeza. Con su casaca verde. Con cepillos en las hombreras. Con charreteras de chapas de refresco. Con su paso ridículamente marcial. Un zapato cae y se enamora. Un amor imposible. Zapato derecho. Zapato izquierdo. Condenados a la distancia. A verse, rozarse con un poco de suerte, en mitad de cada paso. Abandonó el escenario descalzo. En el foco de luz, juntos para siempre, zapato derecho y zapato izquierdo. Entre lágrimas, en la tercera fila, desconsolada por esos zapatos, me enamoré de un clown. De su nariz siempre fría. De su boca llena de historias. De los pájaros de su cabeza. De sus ojos cansados de tanto llorar.

53 comentarios:

  1. Yo no sé si podría enamorarme de uno :-) En esta ocasión, la foto megusta incluso más ue el texto, qué maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, eso nunca se sabe. No era un payaso, era un clown, que es muy diferente. No era un espectáculo para niños. Me hizo reír y llorar...

      Un besote

      Eliminar
  2. Hay barcos que han naufragado en lugares más absurdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reve, nunca lo consideré un naufragio.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Cambiemos entonces naufragado por varado.
      Pero continuemos dejándonos arrastrar por las mareas.

      Eliminar
  3. Noto ¿nostalgia?. Una creación muy bonita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pakiko, ¿nostalgia? no, para nada.
      Muchas gracias.

      Besines

      Eliminar
  4. Dorothy un texto precioso. Pero a mí, desde pequeña, me dan cierto repelús los payasos o los clowns (excepto la familia Aragón). A Charlie River (¿¿era así su nombre??) no lo podía ni ver. Lo siento por él. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, es que un payaso y un clown no son lo mismo. Los clowns, por norma general, sólo llevan la nariz, ni pintura ni disfraz. Entiendo que te diera miedo Charlie Rivel.

      Besos

      Eliminar
  5. ¡Has amado tanto! Aunque como a Marisa, a mí los payasos no me hacen gracia y los clown me dan mucha tristeza y no los entiendo.
    Un besote, apasionada Dorothy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, no sé si tanto, sólo sé que cuando quiero, quiero, y que me he llevado muchos golpes por ello. A mí los payasos no me gustan, pero los buenos clowns me tocan la fibra.

      Un besote

      Eliminar
  6. Que bonito T_T Nunca he sido muy amiga de los payasos, la culpa la tiene la película IT jajaja Pero sé apreciar el sentimiento que encierra un texto, ¡¡son unas palabras preciosas!! ^^

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Freyja, no me extraña que no te gusten después de esa película. Me alegro de que te guste.

      Un besazo

      Eliminar
  7. A mi me gustaban mucho los payasos de la tela de mi infancia, pero reconozco que no me podría enamorar de un clown, ya desde entonces me daban un poco de miedo. Creo que por esas caras tan maquilladas en que incluso la sonrisa no era de verdad. Todavía me entran escalofríos de pensarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, los clowns, a diferencia de los payasos, no suelen ir maquillados, sólo llevan la nariz, y, aunque a veces hacen reír, llevan siempre una enorme carga sobre sus espaldas. Los payasos me dan repelús, los clowns, no.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Tienes buen gusto para el enamoramiento.

    Y escribes con palabras que saltan del papel y atrapan a los ojos que las persiguen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, no sé si tengo buen gusto, pero es el que tengo. Qué bonito eso que dices. Que no se vayan muy lejos tus ojos.

      Eliminar
  9. Un texto precioso... pero inquietante. Los payasos pueden resultar un tanto turbadores. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, los payasos me resultan perturbadores, pero no los clowns, que me inspiran mucha ternura.

      Besos

      Eliminar
  10. No tengo asociaciones con los payasos que me perturben (como se nota que huyo del terror como alma que lleva el diablo), libre de esta carga el texto me ha gustado mucho, en cierto sentido los clown con sus risas y penas forman parte de muchas maletas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, me alegro de que en tus pesadillas no haya ningún payaso ni ningún clown. Cuando te llegan al alma no puedes no llevar un trocito en la maleta.

      Un besote

      Eliminar
  11. Siempre me han producido una tremenda tristeza los clown. Siempre los evoco rodeados de soledad y amargura. Así los veo yo.
    Me ha gustado mucho el texto, Dorothy!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, a mí me pasa lo mismo, que los recuerdo solos, fracasando para hacerte reír o llorar en un escenario grande con un foco pequeño.
      Me alegro de que te haya gustado.

      Besines

      Eliminar
  12. Qué lindo el texto! Y no sé por qué nunca pienso en un payaso llorando, qué curioso, no sé por qué será...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, los clowns lloran mucho, quizás los payasos no tanto, y, si no lloran, te acaban haciendo llorar a ti.

      Un besazo

      Eliminar
  13. Es que los payasos son muy especiales, o te aterran o te enamoran, a mi siempre me han gustado mucho, hasta el punto de enamorarme no pero si que es una profesión que aprecio y tengo gran estima.

    Pon un payaso en tu vida!!

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, una amiga que escribe una columna semanal hace años, tituló con ese 'Pon un payaso...' uno de sus escritos poco después de esta historia. Ves las cosas con otros ojos, desde luego, cuando tienes a alguien así al lado.

      Un besazo

      Eliminar
  14. No creo que haya una criatura tan especial como los payasos. Digan loq ue digan los mimos son simples aficionados
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientrasleo, yo también prefiero a los clowns que a los mimos, que me caen mal.

      Un besín

      Eliminar
  15. Será un payaso ¿no? por las pistas, je, je...vale, pero es que ya sabe que yo, soy muy payaaaaaaaaaasaaaaa, ja ja...(sí hay una s entre tanta a, je je) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cari, que eres payaseta ya lo sabía, pero no era un payaso, era un clown, no son lo mismo, no en las artes escénicas modernas. Un día de estos os lo explico.

      Besos

      Eliminar
  16. Aunque algunos resultan algo malvadetes, nunca me han llamado especial atención los clowns. Aunque tienen ese atractivo que les da el ser el contrapunto, y ser diferentes.

    Precioso, a la par que nostálgico, tu texto de hoy :)

    ¡Un besín, y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, exacto, son diferentes, por eso supongo que, a diferencia de los otros, los clowns me llegan.
      Gracias.

      Un besote

      Eliminar
  17. A mi los payasos siempre me han dado pena, desde chiquita, porque intentan hacer reír, pero provocan más bien ganas de llorar. Siempre tan solos y con los colores desteñidos... Al menos a mi que nunca me enamoré de un clown.

    Precioso texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sue, a mí me ha pasado igual siempre con los payasos del circo, pero no con los clowns que suben a escena con espectáculos de sentimientos, de fracaso, que los comparten y que te llegan dentro.

      Muchas gracias
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Precioso! Una historia corta, sencilla pero intensa. Y a mí que los payasos siempre me han causado tristeza...
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, a mí, más que tristeza, ternura.

      Muchas gracias
      Un besazo

      Eliminar
  19. No me gustan los payasos, pero tu clown sí :D

    ResponderEliminar
  20. Qué bonito! Me ha encantado.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  21. Yo me lo pasaba fenomenal en el Circo Price, el desaparecido. Me gustaban los payasos. Me deslumbraban los clowns, con sus vestidos relucientes. Y me ha sorprendido, gratamente, el relato. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Koncha, a mí los payasos de circo nunca me gustaron, pero descubrí el mundo del clown por trabajo y me fascinó...
      Muchas gracias, todo un lujo que tú me digas que te ha gustado.

      Un besazo

      Eliminar
  22. Los clowns en realidad nos hablan de cosas tristes, aunque quieran hacernos reír. Muy bonito tu escrito, que nos hace ver más allá.
    Petonsssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dona, efectivamente, yo creo que son los clowns los que, si tienes los ojos y el corazón abierto, te hacen ver más allá.

      Un petonàs

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Paco, me temo que todo buen clown es un filósofo con nariz roja.

      Eliminar
  24. Un texto bello y lleno de melancolía!!!! Me gustan estos pequeños fragmentos!!!
    ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia, muchas gracias, me alegro de que te guste.

      Un besazo

      Eliminar
  25. Adoro el trabajo de los clowns. Almas sensibles que saben decir mucho con muy poco, que provocan emociones insospechadas, que parecen hoy en día sacados de contexto.
    Tener al lado a una persona así debe proporcionar momentos increibles.
    Qué bien lo has contado.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M., el mundo y el alma del clown me enamoraron desde que conocí esta disciplina de mano del que dicen que es uno de los mejores profesores de clown del mundo. Un hombre con el que es una delicia hablar y con el que, por suerte, puedo hablar con relativa asiduidad. El clown lo es en el escenario y fuera. A veces para bien, a veces para mal.

      Un beso
      muchas gracias

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...