lunes, 25 de marzo de 2013

Para triscaidecafóbicos

Marta Torres
Nací en día 13, lo que me protege de ser supersticiosa, al menos, con ese número. Me encantan los gatos negros. Paso por debajo de las escaleras sin problemas. Creo en los amuletos, eso sí. En la protección. Siempre llevo una mano de Fátima (nombre que también marca mi nacimiento) cerca del corazón. Siempre, siempre, siempre la llevaré. Ya no me puedo despegar de ella. Este año la moda me acompaña. Hay camisetas con manos de Fátima en todas las franquicias, pero la sorpresa me la llevé el otro día al llegar a casa después de comprar un par de vestidos en Natura. Una bolsa negra que he guardado con mimo. En el cajón de las cosas inútiles. Por delante, la cara de un gato que guiña un ojo. Por delante, en letras blancas y amarillas, 'Lucky 13'. Por detrás, un mensaje para triscaidecafóbicos que me encantó:

"Ignorado en hoteles y deportes.
Rechazado en loterías.
Omitido en autobuses, aviones, calles y edificios.
Los supersticiosos le temen, los triscaidecafóbicos lo sufren.
Pero nadie se acuerda de que el 13 de enero de 1969 los Beatles lanzaron el álbum 'Yellowsubmarine', que un día 13 nació Mickey Mouse, que cada año la Luna da 13 órbitas completas a la Tierra, que un martes y 13 empezó la unificación de las dos Alemanias, que el 13 de abril es el día mundial del beso y el 13 de septiembre el de mirar el vaso medio lleno.
Y lo más importante: se neceitan 47 músculos para enfadarse y sólo 13 para sonreír."

Pues eso, directo al cajón de las cosas inútiles, ése que abres y se te ilumina la cara al pensar la de cosas que has ido encontrando que parecían hechas para ti.

61 comentarios:

  1. Comparto tu anti-superstición por el número 13, es más, elevo la apuesta y te confieso que siempre que puedo lo escojo:
    por rechazado, por primo , por impar, por cosas de estupendas de mi vida que pasaron un día 13.
    Estoy por ir a Natura a comprar algo sólo por la bolsita. Ainsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reve, yo lo escojo también siempre que puedo. Ves, ves, mujer, que hay bolis y lápices muy muy baratos, y te haces con la bolsa, que es muy cuca.

      Eliminar
  2. ¡Pues viva el 13! No es mi número favorito pero le tengo cierto cariño por lo mal visto y marginado que está a veces, pobrecito...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, he tenido que buscar la palabrita en el diccionario. ¿no podían haber inventado una más fácil para nombrar el miedo irracional al número trece?

      Eliminar
    2. Lu, yo le tengo mucho cariño, desde siempre, no puedo hacer otra cosa. Es como el cariño que le tienes a la inicial de tu nombre o a tu horóscopo.

      Un beso

      Eliminar
    3. Lu, yo la descubrí hace poco, pero sí complicada, con lo fácil que sería decir 'trecefóbicos', ¿no?

      Eliminar
  3. Dorothy pues yo el 13 como que no,.. este año no empezó bien y salvo que la cosa mejore, el 13 no irá a parar al cajón de las cosas inútiles, sino a la basura directamente. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, es que este año creo que fuera el que fuera sería penoso, el mío tampoco ha empezado muy bien, que digamos. Antes de tirarlo a la basura pásamelo, que yo lo adopto.

      Un besote

      Eliminar
  4. Yo también creo que tengo la prueba superada con el número 13. Naci el día 13 y además se dio la coincidencia de que era martes...Por tanto tengo una especial predilección por este día, aunque siempre me toca aguantar alguna que otra bromita al respecto entre amigos....jeje
    Viva el 13!
    Por cierto enhorabuena por el blog, me gusta un montón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Be, qué haríamos sin las bromitas de los amigos. Yo nací en 13, pero en domingo, así que esa broma no me la aguanto, pero ya me la imagino.
      Me alegro de que te guste, pasea cuando y por donde quieras.

      ¡Viva el 13!

      Eliminar
  5. Yo no soy nada supersticiosa y, aunque el número 13 no me gusta, no entiendo esa manía hacia la pobre cifra! Suscribo este mensaje para triscadecaifóbicos, me parece genial! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, por lo visto la superstición viene de que en la última cena eran 13 y el último en llegar fue Judas con su traición. Pero bueno, como no soy creyente a mí eso me da igual.

      Un besazo

      Eliminar
  6. A mi el trece tampoco me ha dado nunca yuyu, de hecho siempre me acuerdo que la suma de los dos dígitos del 13 dan mi número preferido y siempre he pensado que estaban hermanados de alguna forma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, pues en china no verás nunca el número 4 es el auténtico número de la mala suerte, para ellos. Ni en las calles, ni en los hoteles y, por lo visto, hay gente que paga para evitarlo en teléfonos y matrículas de los coches. Por lo visto es porque 'cuatro' y 'muerte' se pronuncian igual. Evidentemente, en numerología, 13 y 4 son hermanos.

      Besines

      Eliminar
  7. Tampoco soy supersticioso al respecto, vamos, como en la lotería, todos están en el bombo, no?, pues habrán pasado cosas buenas y malas en un día 13 como en cualquier otro número.

    Lo único es que a veces con malas sensaciones toco madera, y hierro (por aquello de que en catalán "es toca ferro" ante la mala estruga)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sese, yo sólo te digo que la terminación en 13 me dio una alegría en el sorteo del Niño con un décimo que me habían regalado...
      Toca ferro, nen, que enguany em sembla que de mala estruga anam ben servits.

      Besos

      Eliminar
  8. ¡Qué bueno! mi hijo pequeño nació el 13 de abril de 2009, no sabía que era el día del beso.
    Es curioso, que en mi adolescencia, el número 13 de la clase recaía en mí a pesar de haber cambiado del colegio en un pueblo al instituto en la ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubén, pues ya se lo puedes contar y lo de que siguieras siendo el 13 cambiando de centro tiene su magia. Hace unos años me escapé a Madrid para celebrar mi cumpleaños. En el japonés en el que comimos, cuando quise darme cuenta, la dueña me había sentado en el taburete 13 de la barra, al sumar los platitos de sushi había 13 y la cuenta fueron 113 euros. Sorprendente, ¿no? Yo me quedé muerta...

      Eliminar
  9. Las bolsas de Natura suelen ser geniales, tengo un par guardadas con otros mensajes, a ver si las encuentro. Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, alguna otra ya me había llamado la atención, pero la verdad es que, como ésta. ninguna.

      Un besazo

      Eliminar
  10. No soy supersticioso.

    El 13 ni me atrae ni me repele.

    Le preguntaría a quienes creen en la maldicion de ese numero que me cuenten sus desgracias en los multiples martes 13 que ya han vivido.

    este año ¿respiraran tranquilos?

    De la bolsa de natura dos observaciones, el disco de los beatles no es el mejor precisamente pero lo de los trece músculos es definitivo. para acabar con cualquier visión negativa del trece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, seguramente a esa gente no le ha pasado nada, precisamente por eso es una fobia, porque es un miedo irracional sin detonante alguno la mayoría de las veces. Los triscaidecafóbicos te aseguro que este año no respiran. Lo de los trece músculos es definitivo.

      Eliminar
  11. ¿Qué sería de nosotros sin ese cajón, verdad? Yo soy de las que cree en lo que le conviene y siempre en positivo, si al subir al autobús mi asiento favorito está libre creo que voy a tener buen día. Si al preparar el desayuno derramo los cereales, cuando termino de jurar, pienso que eso es lo negativo del día y lo demás saldrá bien. Sólo tengo una manía, nunca corro para coger un autobús, aunque me dé tiempo. También paso por debajo de escaleras y demás.
    Besos, desafiante Dorothy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, en mi caso, me temo que ese cajón ya no es un cajón, es un trastero gigantesco con todo apelotonado. Yo también me fijo en esos pequeños detalles, pero no sólo para bien, también para mal. Lo de correr detrás del metro es algo que, cuando vivía en Barcelona, decidí no hacer. Al fin y al cabo, en tres minutos llegaba otro.

      Besos, preciosa

      Eliminar
  12. ¡Qué te voy a decir yo de ese cajón! Me encanta este post y ese destierro de la superstición en torno al 13, que no es que me encante en sí, pero no lo rehuyo. ¡Sensacional!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, encantada de que te guste este post. Y el entusiasmo de tu comentario me encanta más aún.

      Mil besos

      Eliminar
  13. Sííí, "descorchas" el cajón/cajones y se abre un mundo de posibilidades... Me ha encantado el relato!!
    Besos, Dorothy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja yo también tengo un cajón de esos y da miedo mirarlo. La verdad es que hay cosas tan aparentemente absurdas y personales que quien lo abra puede muy bien pensar que se trata del almacen de un loco. Me guardo la idea del cajón porque me parece que voy a sacerle partido ;)

      Un beso.

      Eliminar
    2. Carmen, esos cajones contarían tantas cosas si los dejáramos salir del armario...

      Besotes

      Eliminar
    3. M., miedo por la parte de ti con la que puedas reencontrarte. Si en uno de esos cajones uno encontrara cosas normales, entonces debería pensar que pertenece a un loco. Toda tuya la idea.

      Un beso

      Eliminar
  14. ¡Quiero esa bolsa! ¡cómo me gusta! y eso que a mi el trece ni fu ni fa, vamos, que ni para bien ni para mal, pero ahora, después de este post tuyo y el mensaje bolsero, me encanta.

    Soy fan del 13.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea, el mensaje bolsero es genial y la bolsa es muy bonita, la verdad, la carilla del gato guiñando el ojo es muy maja también.

      ¡Bienvenida al club de fans del 13!

      13 besazos

      Eliminar
  15. Pensando en todo esto del 13 pienso que puede que quien nazca en 13 tiene como una inmunidad a esa supuesta mala pata. Uh que bien y que suerte !!!
    Y que conste que no soy nada supersticiosa

    Besos Dorothy :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, inmunidad a la mala pata te aseguro que no, pero inmunidad a una fobia ya te digo que sí.

      Un besote

      Eliminar
  16. A mi el 13 no me dice demasiado. No me disgusta, pero no entiendo por qué tanta importancia hacia ese número. Sí, es un número primo, un número 'complicado' pero al igual que el 7 tiene buena fama (tampoco lo entiendo mucho) el pobre 13 se ha llevado la palma.
    Me alegro de que no creas en supersticiones como la de los gatitos o las escaleras :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Azalea, lo de que el 13 dé mala suerte hay que buscarlo en la última cena, eran 13 personas y la que llegó el último, el 13, Judas, fue el traidor. No soy supersticiosa para esas cosas, no. Pero sí creo en los amuletos y talismanes, no como protectores o llamadores de suerte, sino como algo que te hace sentir segura.

      Un besazo

      Eliminar
  17. Pues yo no soy especialmente supersticioso (salvo por lo de levantarme con el pie derecho que lo cumplo siempre, creo que casi de forma inconsciente)

    En el hotel en el que trabajo ahora sí que tenemos habitaciones 13, aunque no es la tendencia, y no es el primer cliente que me pide que le cambie de habitación por el famoso numerito. Pero tampoco es la razón más surrealista que me han dado para que les cambie, así que lo he ido asimilando como algo normal.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, eso yo también lo cumplo, pero porque duermo en el lado derecho de la cama y es el primer pie que toca el suelo. Me creo eso de que hay razones mucho más surrealistas que la del 13 para pedir que te cambien de habitación. Los que trabajáis en hoteles tenéis material para escribir un libro.

      Besines

      Eliminar
  18. El 3 es mi número favorito, y el 13 contiene un 3, ¿por qué iba a dar mala suerte?
    Me encanta ese mensaje de tu bolsa. Guárdala bien y protégela de los atracadores de cajones de "cosas inútiles" que tiran las "cosas inútiles" a la basura. ;)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminante, por suerte, desde que me fui de casa de mis padres y desde que no comparto espacio vital con ningún sujeto humano de género masculino no tengo atracadores de esos rondando por casa. Una bendición para mi incipiente síndrome de Diógenes. La bolsa está a salvo.

      Un besazo

      Eliminar
  19. Lo cierto es que a mi el doce más uno ni me beneficia ni me perjudica.

    Saludos Dorothy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaal, para no perjudicarte no te has atrevido a escribirlo...

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Me ha encantado lo de "tricasdecafóbicos", no lo había oido nunca. Yo conocía una persona que se apellidaba Tricas. Si además consideramos que en francés un, descafeinado se llama familiarmente un "déca" (de "décafeiné"), pues uno podría pensar que un tricasdecafóbico es Tricas, al que no le gusta el descafeinado. Perdón por el parto.
    Y no, no soy supersticioso.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, todo esto que has resumido en seis líneas te da para una entrada de las tuyas, no me digas que no. Me alegro de que no seas supersticioso. Eso que ganas.

      Un besazo

      Eliminar
  21. NO soy supersticiosa, por eso me hace gracia que se haga de este motivo algo divertido, entretenido. Me ha encantado el texto que hay detrás de la bolsa.
    Molts petonssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dona, supongo que alguien que sea supersticioso no se atreverá a coger la bolsa. Allá él. En Natura deben confiar en que no hay muchos triscaidecafóbicos por el mundo.

      Petonassos

      Eliminar
  22. Si es que yo siempre lo digo, casi todo lo que tiene mala fama por un lado, tiene su lado positivo!!!!
    Buena semana!!! ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia, todo tiene siempre su lado bueno y su lado malo. Los números, las mascotas, la comida, las historias, nosotros...

      ¡Feliz semana!

      Eliminar
  23. Hola Dorothy, un excelente articulo, curioso, divertido y ameno.
    Me gusta mucho como escribes, volvere con tu permiso por tu casa :)

    Saludos desde felicidadenlavida
    Francisco M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, bienvenido. Gracias, y vuelve cuando quieras, la puerta siempre está abierta.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. ¡Yo quiero una de esas bolsas! Bueno, mejor dicho, quiero tu bolsa, que ese mensaje me ha encantado. Y no soy nada supersticiosa. No son cosas que me hagan comerme mucho el coco.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, pues sólo tienes que acercarte a Natura y comprar alguna cosilla (hay lápices y bolis por menos de dos euros, o alguna vela) para tenerla.

      Un besazo

      Eliminar
  25. Nunca he sido muy supersticioso. Algún ritual en los partidos, pero que he ido olvidando. Amuletos si tengo, son cualquier cosa que haya escalado en valor emocional para mí. Hasta hace poco jugaba con una pulsera atada a los cordones de mi pantalón, hecha por 2 de mis sobrinos, con los colores de mi equipo, que por cierto uno de ellos es amarillo. Este año ha cambiado a oro.

    El 013 ha marcado mi vida y seré siempre parte de él.

    Hoy llevo una sudadera amarilla y ya me dirás si hay camisetas de esas para chicos. El negro combinado con el amarillo muy de gafapasta....

    13 besos amarillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, mis amuletos también son cosas a las que les tengo cariño. Siempre llevo encima una rosa de pitiminí que me regalaron en Estambul y un cascabel que recogí, de niña, en la Expo de Sevilla. Se le cayó a un bufón, rodó hasta mis pies y me lo quedé. Lo he llevado como collar, como llavero y ahora va siempre en mi monedero.

      ¿Hasta hace poco? ¿Qué pasó con esa pulsera de tus sobrinos? Ya me explicarás qué te ha pasado con el 013 para que marque tu vida y siempre seas ya parte de él. Y, ya sabes, no te faltes con los gafapasta... Que, en el fondo, somos muy majos.

      13 besos en 13 sitios (escógelos tú)

      Eliminar
  26. Siempre llevaba este número en mi camiseta cuando jugaba al baloncesto, y me siento irremediablemente atraído por él. Lo tengo en mi llavero y firmo los libros en esa página para saber que son míos. Me encanta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pakiko, no me digas que los demás no querían ese número... Me alegro de que te guste.

      Besines

      Eliminar
    2. La verdad es que no dejaba muchas opciones para que me lo quitaran jeje

      Eliminar
  27. Pues a mi me encanta el 13. Desde que tengo uso de razón era mi número de clase y le cogí apego. De todos modos no soy nada supersticiosa, tengo manías claro, pero por otros motivos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientrasleo, me encanta que te encante el 13. Manías las tenemos todos, me temo. Y si alguien no las tiene, mejor desconfiar de esa persona.

      Besines

      Eliminar
  28. El 13 no está nada mal, no es mi número pero hace años llevaba siempre un colgante que tenía un 13 junto a otros amuletos, a decir verdad no era muy bonito pero me gustaba llevarlo.

    Me encantó lo que pone en la bolsa... y que lo hayas compartido... ya queda poco para el día mundial del beso.

    Muacks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, entiendo que te gustara llevar ese collar lleno de amuletos. La bolsa es fantástica y lo del Día Mundial del Beso... Creo que intentaré no acordarme ;)

      Un besazo

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...