sábado, 22 de diciembre de 2012

'Pobre gente', amor y miseria en San Petersburgo

Hay una teoría que asegura que no escogemos los libros que leemos, sino que son ellos los que deciden cuándo lo hacemos. Creo en ella. Y me temo que mi biblioteca me conoce demasiado bien. Sólo así me explico que precisamente en este momento, al plantarme frente a ella, me dijera que era el momento de leer 'Pobre gente', la primera novela publicada de Fiódor Dostoievski. 'Pobre gente' es, salvo un par de textos, una novela epistolar. Son las cartas que se intercambian Makar Dévushkin (un administrativo que copia documentos y que vive en una barata habitación de una pensión) y Varvara Alekséievna (huérfana sin posición ni dinero que intenta ganarse la vida con algunos trabajos de costura). Makar y Varvara son parientes lejanos. Makar y Varvara se ven casi todos los días, a través de las ventanas. A veces Makar la visita. A veces Makar la invita al teatro. Pero no sabemos nada de esos encuentros. Dostoievski no nos lo cuenta, nos priva de ellos, su obra se limita a las cartas. En ellas, poco a poco, se ve el cariño que se tienen, un cariño que, carta tras carta, se ve que es algo más. Makar está profundamente enamorado de la joven Varvara (su Várenka, su mátochka, como él la llama cariñosamente), a la que compra regalos con el escaso dinero que tiene. Los sentimientos de Varvara por Makar son también intensos, aunque más velados. Varvara es consciente de la vida que le esperaría junto a un administrativo que esquiva los charcos porque las suelas de sus botas están rotas, cuya ropa transparenta de lo vieja y ajada que está y que sólo puede permitirse la habitación más barata, la que está pegada a la cocina. Varvara es muy consciente de los problemas que pueden rodear a una joven bella y sin recursos, debe enfrentarse a ellos, a que una pariente intente convertirla en una especie de prostituta encubierta. Y a Varvara no le gustan ninguna de esas dos opciones. Por mucho que quiera al pobre Makar. Por muchos lujos que pueda llegar a alcanzar. Del amor disimulado, las cartas pasan al ansia del enamoramiento, a la preocupación por la realidad, a la ansiedad por la pérdida. Un recorrido por las emociones de los protagonistas que no se queda ahí, sino que muestra la miseria del pueblo ruso de finales del siglo XIX. En las cartas abundan los sentimientos, pero en ocasiones estos son una mera excusa para explicar la falta de comida, el frío, la imposibilidad de tener unas botas o un abrigo en condiciones, los amigos que piden dinero porque no pueden mantener a su familia, las peleas en las pensiones para calentar el agua del samovar, la crueldad de la administración rusa, los desalmados que se aprovechan de los que apenas pueden sobrevivir, la vergüenza de un invitado al tomarse en té sin azúcar para no dejar sin a su anfitrión... 'Pobre gente' es descorazonadora. Con un final abrupto, sin una concesión a la esperanza, frío como el clima de San Petersburgo en invierno.

"Me pareció que mi amistad, mi simpatía, no significaban nada para él: él era un sabio, mientras que yo era una estúpida que no sabía nada de nada, que nunca había leído un solo libro... Observé con envidia aquellos largos estantes repletos de libros. Me sentí apesadumbrada, triste, furiosa. Me entraron ganas de leer todos aquellos libros, del primero al último, y decidí que tenía que empezar a leerlos cuanto antes. No sé, es posible que pensara que, si aprendía todo lo que él sabía, sería más digna de su amistad."

Título: 'Pobre gente'
Autor: Fiódor M. Dostoievski
Editorial: Alba
Páginas: 224
Precio: 18€

47 comentarios:

  1. ¿hay que calcular ante el amor?

    Definitivamente si, si ella acaba dejandose arrastrar por el afecto y se "arrejunta" con Makar es posible que al poco tiempo este frustrada por una vida que le parecerá insuficiente y arrastre la relación al naufragio.

    Lo que no quiere decir para nada que no haya que escuchar la voz del amor, si crees que te será suficiente con eso y pan y cebolla; adelante.

    ...pero casi nunca lo es.

    Siempre he simpatizado con las personas que se hacen conscientes de una carencia y quieren cubrirla; sea tener mas cultura o saber mas de cualquier cosa.

    Y si, los libros te llaman. Los mios ahora a gritos (ando un poco vago y la columna de "sin leer" está en equilibrio inestable).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, me temo que nuestros antepasados tenían esto muy bien resuelto: te casabas con quien te convenía y convertías en tu amante a quien querías de verdad. Ahora nos dejamos guiar por el corazón, que nos ciega, y vivimos historias apasionadas e intensas y somos felices un tiempo hasta que se acaba y entonces no entendemos por qué se ha acabado y se ha acabado porque lo hemos agotado de tan deprisa y a fondo que lo hemos vivido. Sin un bienestar y con muchos problemas el amor se agota aún más rápido. Pero al menos sabrás que lo has intentado. Puedo ser consciente de que un amor no me conviene, pero no por eso sabré darle carpetazo. Iré de cabeza a él, con muchas dudas, pero de cabeza.

      Las columnas de sin leer siempre están en inestable equilibrio. No te preocupes.

      Eliminar
    2. "Fijatetu" que no se si me tiraría de cabeza sobre algo que no me conviene.

      Siempre que empiezo algo creo que durara eternamente.

      Claro que hace tiempo que se que hay eternidades de tres semanas, tres meses y algunas hasta de tres años.
      Pero me lanzo porque se que es lo que me conviene.

      Eliminar
  2. Me ha dado mucha pena leer la reseña y la historia, me la apunto para después de Navidad. Es verdad que los libros a veces te llaman, es como si los cogieras sin querer de la estantería. Me temo lo del final abrupto pero aun así lo leeré.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, es una historia triste, pero el final no lo es tanto en el sentido de que ya te lo esperas, ya lo ves venir. El final es abrupto, pero se entiende perfectamente.

      Un besazo

      Eliminar
  3. Coincido plenamente con tu reflexión inicial: muchas veces son los libros los que nos eligen a nosotros y no al revés, aunque creamos lo contrario. Adoro la literatura rusa (aunque me temo que no conocía este libro), pero desde luego, lo pienso leer a pesar de lo triste de la historia y del precipitado final: creo que aún así la disfrutaré mucho. Gracias por el descubrimiento, 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, la historia es triste, como la mayoría de las rusas, por otra parte. El final es precipitado, pero se entiende a la perfección. Es el final lógico. Espero que la disfrutes.

      Un besazo

      Eliminar
  4. No lei el libro y por lo que cuentas parece interesante.
    Sabes? Creo que hasta sería muy adecuado para los tiempos que estamos viviendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohma, es muy interesante. Es ideal para los tiempos que corren.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Uf... ahora mismo, tal y como están las cosas, me daría aún más pena leer esta novela... pero tengo a D. en mi lista de autores pendientes y algún día leeré algo suyo.
    Por cierto, no sé si los libros nos escogerán a nosotros o será al revés, pero últimamente tengo una mala racha...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Azalea, lo que cuenta Dostoievski, salvando los casi dos siglos de diferencia, se hace muy muy real. Azalea, de vez en cuando engancho alguno malo, pero siempre me dejo guiar por mi instinto y no suele fallarme. Fíate de ti, de lo que te pide el cuerpo realmente, a ver si mejora.

      Besotes

      Eliminar
  6. Yo también pienso como tú, que los libros nos escogen. Solo tenemos que ponernos ante nuestra biblioteca personal y pasear la vista y, de repente, un libro capta nuestra atención, por el motivo que sea o sin motivo, porque sí. Es un misterio el por qué ahora nuestra vista se clavó en este y el mes pasado no lo hizo... El libro que nos presentas me parece muy interesante, me apetece leer una novela epistolar y más de un gran maestro como Dostoievski. Aunque este ya quedará para 2013. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emma, suele pasar así, aunque hay veces que por más vueltas que des la librería no te dice nada. Este libro creo que llevaba dos años en mi casa, esperando. Es una novela epistolar maravillosa, de uno de los grandes y, además, muy cortita.

      Besines

      Eliminar
  7. La elección de un libro siempre suele ser cosa de ese "cuepecito" con alma de papel, que es un Libro.
    Me ha encantado esta reseña y me lo apunto para leer, cuando pueda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, estoy contigo, son ellos quienes nos escogen. Ya me contarás qué te parece.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Guau! Yo también creo en esa teoría, y te agradezco la reseña, porque no conocía el libro, me encnata el género epistolar y desde que he sabido más de la vida de Fiodor D. (por el libro de Posteguillo), quiero leer sus obras. Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, yo es que creo que me creo todas las teorías sobre libros que me gustan... A mí también me gusta mucho el género epistolar, cada vez más. A mí esta me ha gustado mucho. Tengo pendiente el libro de Posteguillo.

      Un besazo

      Eliminar
  9. Tengo especial predilección por este autor, y siempre que leo algo de Fiodor, me inspira mucho, son lecturas, que a pesar del paso del tiempo siguen siendo diferentes a cualquier otra lectura.
    Aplaudo tu elección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubén, es verdad que a pesar de los casi 200 años que separan las obras de Dostoievski de nuestro tiempo siguen siendo tan reales... Leía este libro y pensaba en lo poco que nos falta para llegar a la misma situación de sus protagonistas.

      Eliminar
    2. Ayer busqué este libro, solo está disponible en una editorial, y mi librería de costumbre no le tenía disponible. Pero me he consolado con "cuentos" del mismo autor.

      Eliminar
    3. Rubén, seguro que los cuentos de Dostoievski son una muy buena opción también.

      Eliminar
  10. Yo también creo firmemente en la teoría con la que empiezas la entrada. De hecho, la he sentido en mis "propias carnes" en muchas ocasiones. Parecen que saben el momento adecuado para que los cojas, para que los puedas entender y les extraigas todo su jugo.
    En cuanto a la novela, no la conocía. Me llaman la atención las novelas epistolares, me encanta la perspectiva tan sesgada que ofrecen, en la que te tienes que imaginar tanto. ¡Gracias por la recomendación!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, los libros son muy listos, y cuando son tuyos y además te entienden, te sorprenden muchísimo. Es verdad que las novelas epistolares ofrecen una perspectiva sesgada que te obliga a imnaginar. A mí casi me parece una tortura. ¡Quiero saber qué pasaba en esa casa durante las visitas, en los paseos y en el teatro!

      Abrazos

      Eliminar
  11. Que pases unas felices fiestas con alegría.
    Buen fin de semana,
    ¡Feliz Navidad!
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Navidad a ti también Ricardo.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. La Navidad está ahí, lo que pasa es que no siempre nos pilla con la sonrisa puesta. Aparentar a diario que todo marcha sobre ruedas, que somos ideales y perfectos... a algunos les va la pantomima, es que se ven en el papel ¡y hasta lo bordan! A otros el teatro nos va menos. Ánimo, Dorothy, queramos o no la comedia continua. Ya verás como un año más salimos de esta y hasta pillamos entre medias algún momento grato. Igual que Makar y Varvara, que son entrañables... siempre habrá un rostro que lea nuestras cartas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mere, yo para el teatro prefiero tener entrada y verlo desde una butaca, el de la vida real no me gusta nada... Son sólo unos días, una semana en realidad. Además, como trabajo no pensaré mucho en que es Navidad. ¿Estás segura de que siempre alguien lee nuestras cartas? Empiezo a dudarlo...

      Un besazo

      Eliminar
  13. Me voy a poner de frente a mi caótica biblioteca y voy a ver qué libro es el que está pegando gritos para ser leído, a ver si es tan clara como la tuya. En cuantico me termine las memorias de Paul Auster.

    Y de Dostoievski, pues qué quieres que te diga. Woody Allen decía que todo estaba en "Los hermanos Karamázov" y es cierto. Bueno, si no está todo, está casi todo. La obrita que dices no la he leído, pero tengo un volumen de cuentos dostoievskianos esperándome. ¿Me mirarán con deseo? No sé si llevármelos a Madrid (me voy esta noche)

    Besos y felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, cuanto más caótica es una biblioteca, más fácil es que los libros que la forman te chillen para que les hagas caso. Woody Allen suele tener razón, así que creo que dejaré 'Los hermanos Karamazov' para el final. Si lo leo ahora, ya no tendría que leer nada más de él, ¿no?

      Espero que tengas buen viaje
      Besos y felices fiestas

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tus buenos deseos. MI consejo, para todos los que tienen Dostoievski pendiente es que empiecen por "el jugador": una novelita corta y llena de sentido del humor, en contraste con el resto de su obra. Pero no dejéis "los hermanos Karamázov" para el final. Para el fin, mejor dejar "Crimen y castigo".

      Besos

      Eliminar
  14. Huy, hace siglos que no leo a Dostoievskiy. A ver si me animo, aunque no sé si volveré a ser capaz de leerlo en versión original como antes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe, ¿en versión original? ¡Qué envidia! Ahora todo el mundo anda aprendiendo ruso por aquí porque hay mucho turismo del país. Debe ser genial poder leer a Dostoievski en su propia lengua.

      un abrazo

      Eliminar
  15. Es un autor al que tengo pendiente, aunque no sé por cuál empezar, me llaman la atención varios =)
    Gracias por la reseña, este que traes hoy no lo conocía.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby, yo también lo tenía pendiente y me acordé de que en casa tenía esta novelita. Me ha gustado mucho. Además, sé que no es lo mejor de Dostoievski, de manera que me ha dejado muchas ganas de seguir leyéndole.

      Un besazo

      Eliminar
  16. Yo también creo que los libros nos escogen. Y que saben el momento en que tienen que hacerlo. Sobre esta novela, no la conocía, pero me la dejo apuntada a pesar de su tristeza y a pesar de su final. Tu reseña me hace pensar que es una obra que me va a gustar.
    Besotes y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, el final es el lógico, es el que esperas desde mitad de la novela y la tristeza sí que es verdad que te conmueve toda la miseria que cuentan los protagonistas.

      Besines
      y felices fiestas

      Eliminar
  17. Antes que nada disculpa que estoy un poco ausente estos días. Fiesta, familia, ver de nuevo Barcelona... me tiene muy ocupada. Eso y que no me puedo conectar a Internet tan a menudo.
    Pero he visto tu entrada y de nuevo me he trasladado a St. Petersburgo y Dostoievsky! Si a ti te ha llamado el libro, a mí me está gritando! El argumento, desolador. Pero es que es Dostoievsky, y es esa Rusia de finales del siglo XIX. Formato epistolar? Mmm otro argumento más para leerlo.
    A ver si lo encuentro estos días en las librerías.
    Molts petonssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dona, todos tenemos épocas. Cuando leía le libro y escribía la reseña pensaba en ti por tu estancia en San Petersburgo. Es desolador, es verdad, pero cuando empiezas a leer el libro ya sabes lo que te vas a encontrar, así que no te pilla de sorpresa. Aunque es género epistolar hay también un texto que no corresponde a ninguna carta en la que ella explica cómo ha llegado a esa situación límite y que te deja con ganas de más.

      Un petonàs
      i bon Nadal!

      Eliminar
  18. La teoría de que los libros nos escogen me encanta.
    Tomo nota de este libro, para cuando "me escoja".
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat, esa teoría no es mía, la oí hace años, me gustó y me la quedé.

      Un abrazote

      Eliminar
  19. Uff.. buena obra nos traes hoy y no porque la haya leído sino por su autor, con el que tampoco me he estrenado pero sin lugar a dudas, son palabras mayores. Me apunto este libro. Creo que me ve a gustar. Tengo que hacerle un hueco pronto. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Adoro este tipo de literatura, además de que me encanta la rusa. Tengo en mi estantería Crimen y Castigo y El Jugador y aun no los he leído. Y creo que este también acabará allí, aunque espero que no pase tanto tiempo hasta leerlo, ya que tiene una pinta estupenda.

    Veo que estás leyendo 'India mon amour'. Ansío esa reseña, ya que todo lo que tiene que ver con ese maravilloso país, me encanta. Así que a ver que nos cuentas sobre este libro y si merece la pena leerlo.

    Feliz navidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocco, bienvenida. ¡Crimen y castigo' también anda por mi estantería y también sin leer. Sois varios los que esperáis la reseña de 'India mon amour'. La India es un país que me fascina. Me fascinaba de niña y ahora, después de visitarlo, estoy enamorada de él. Ya os contaré.

      Feliz Navidad
      Besos

      Eliminar
  21. Me has recordado con tu reseña que tengo pendiente 'Noches blancas' desde el principio de los tiempos. Intentaré ponerme con ella pronto que este autor siempre es un valor seguro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lu, yo tengo tantos autores pendientes... Ya me contarás qué tal esas 'Noches blancas'.

      Besines

      Eliminar
  22. También creo en esa teoría, también. Y en cuanto al libro que hoy reseñas lo recuerdo, hace mucho tiempo que lo leí, creo que primero fue El jugador y luego este y si tuviera que describirlo con una sola palabra sería: frío, esa es la sensación que recuerdo, mientras lo leía no podía dejar de sentir ese frío que se mete en el cuerpo y en el alma.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ely, frialdad es la sensación que deja en todo momento esa relación epistolar, sobre todo por parte de ella, que piensa más en el bienestar que en el amor.

      Besines

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...