jueves, 20 de diciembre de 2012

Ariadna, el sueño y su héroe cobarde

'Ariadna', John William Waterhouse

Mirad a Ariadna. Duerme tranquila. Satisfecha. Plena. Un pecho al aire. Los brazos acariciando su propia melena. La tela envolviendo su cuerpo. Las fieras a sus pies. El olor de las flores mezclado con la sal llenando sus sueños de aromas de libertad. Y amor. Y pasión.  Ariadna duerme. Sueña con su héroe, Teseo, el que hace nada dormía junto a ella. Sobre el cálido aliento de las fieras y el suave pecho de Ariadna. Ella es feliz en ese sueño. Eternamente feliz. Siempre con el hombre que manchó sus manos con la sangre del Minotauro. Esa imagen de Ariadna durmiendo feliz me persigue desde la adolescencia. Desde que un verano Robert Graves me atrapó con sus mitos (por cierto, Robert, hace unas semanas que miro tu cuerpo de grana y oro con ojos golosones). Ni dioses ni monstruos mitológicos pudieron con la estampa de esa joven llena de amor y deseo durmiendo  en la costa de Naxos. Estos días ha vuelto con fuerza. 'El fil del mite' (una obra de teatro para escolares) me la trajo de vuelta. Hace dos semanas que deseo que Ariadna no despierte. Que se quede así, durmiendo sobre las fieras, acariciándose el pelo, sintiendo la brisa en su pezón. Que no se levante. Que no abra los ojos. Que no vea que está sola, abandonada en una isla desierta, en un paraíso que ya no lo es. Que no descubra que él, Teseo, su héroe, el hombre por el que se enfrentó a su padre, el ateniense que la deslumbró al bajar decidido hacia la muerte, el enemigo al que reveló el secreto para salir del laberinto, el chico que encendió su amor y su deseo, el héroe que la abrazó aún sudado y lleno de sangre fresca, es un cobarde. Un pusilánime que ahora, mientras ella sigue aún durmiendo feliz, se aleja a toda vela de la costa de Naxos, dejándola a merced del hambre, la sed, el frío, la lluvia, el sol y, lo que es aún peor, a merced del que está a punto de ser un corazón destrozado. Duerme, Ariadna.

43 comentarios:

  1. Lo superará, es más, seguro que volverá a confiar y a amar a otro cobarde "Teseo". Ley de vida. Sigue escribiendo, por favor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Norah, tranquila. Por suerte para Ariadna, el divertido y buenazo de Dionisio, al verla tan triste, pensará que lo único que necesita para ser feliz es tener toda su vida a alguien como él a su lado. Sólo tiene que despertar y esperar.

      Un besote
      Y gracias

      Eliminar
  2. Me encantan los prefaelistas. Me gusta la pintura de Waterhouse, con Ariadna soñadora, pero mi cuadro prerafaelista favorito fue siempre "Ofelia" de John Everett Millais. Además, qué diablos, la pobre Ofelia, inocente, cantando, cogiendo flores y ahogándose, lo pasa mucho, pero mucho peor que Ariadna.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, Waterhouse tiene también una 'Ofelia' maravillosa. La pobre Ofelia, es verdad, lo pasa peor que Ariadna y tiene un final muchísimo más feo.

      Besos

      Eliminar
    2. No conocía la de Waterhouse. La acabo de buscar en Google y, la verdad, es buena, pero no tiene la fuerza dramática de la de Millais o a mí me lo parece. Gracias por la información, anyway.

      Besos

      Eliminar
    3. Sorokin, Waterhouse era un pintor menor y su Ofelia no se puede comparar a la de Millais porque está a años luz, pero, para mí, su Ariadna es fabulosa, aunque la de Vanderlyn también me encanta.

      Besos

      Eliminar
  3. ¿Puedes creer que no conocía este cuadro?
    Me ha gustado tu entrada.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat, a mí es un cuadro que me gusta muchísimo, desde hace años.
      Me gusta que te guste.

      Un abrazote

      Eliminar
  4. Me encanta =)
    Buenísima entrada, el cuadro es precioso.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby, el cuadro es una maravilla. A mí me lo ha parecido siempre.

      Besines

      Eliminar
  5. Una buena entrada para despertar la curiosidad por un trocito de arte. Me apetecería dormir como ella, aunque fuera un ratito...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminante, a todos nos gusta dormir como ella, soñando felices. Y no hace falta que pidas que sea un ratito. Eso sólo dura un ratito siempre.

      Un besote

      Eliminar
  6. Creo que había visto el cuadro alguna vez, en alguna imágen suelta. Sin asociarlo a un autor y ni siquiera a un título concreto. De "pasada", como se suele decir, y no tenía ni idea de que estaba asociado a un mito griego. Me encantaban. Cuando estudiaba griego clásico era mi parte favortia de la asignatura, y a la que menos caso se hacía con diferencia.

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, la mitología creo que nos apasiona a muchos. Esas historias, esas vidas, esas aventuras... ¡Como para que no te gusten! Yo tampoco me fijé en el cuadro hasta que vi el título. Entonces ya me quedé pegada a él mirando cada detalle.

      Besos

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Pero después conocerá a Dioniso, que se sabe que no salió tan calavera como su padre. Y se la llevará al Olimpo, donde ¿quién se acuerda de Teseo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Njord, Dionisos, por suerte para Ariadna, era un buenazo y un tipo muy divertido que, sí, consiguió que olvidara a Teseo. O eso se supone porque, ¿de verdad se puede olvidar alguien de que una vez le abandonaron?

      Eliminar
    2. Per cert, no em guanyaria sa vida com agent des CNI, no?

      Besitos

      Eliminar
    3. jajajajaja... Per sort t'has dedicat a la història. Puc contestar amb una gracieta a la teva pregunta?: "Njord!"

      Petonets
      Si passes per l'illa en Nadals, avisa

      Eliminar
  9. No se puede uno pasar la vida durmiendo, porque se pierde muchas cosas. Si yo fuera Ariadna, me dejaría de costuras y de somníferos y planearía un viaje a otras costas, que Ítaca no se va a mover de su sitio. Y en cuanto a Teseo... ¿quién era ese? Ya ni me acuerdo. Porque una vez mató a un monstruo, le llamaron matamonstruos. Está sobrevalorado, creo yo.

    Keep calm & carry one.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M., claro que no te puedes pasar la vida durmiendo, pero querer hacerlo, a veces, es inevitable. Ariadna sólo tiene que despertarse, sufrir un poquito y esperar. Por suerte para ella los dioses le envían a Dioniso, que con su amor, su fiesta y su vino supera a Teseo en todos los aspectos. Hay varias interpretaciones sobre Teseo, su sexualidad y por qué abandona a Ariadna. Sobrevaloradísimo, como todos los héroes, por otra parte.

      Un beso

      Eliminar
  10. ¡Ah! Si en el momento de felicidad plena pudieramos echarnos a dormir y eternizarlo.

    Pero no. Siempre llega el despertar. Ella tiene como ventaja sobre muchos que ha vivido un momento pleno. Y eso ya nadie se lo quitará.

    Y con los años, todos vamos aprendiendo que una perdida así acaba siendo beneficiosa (a) porque el tipo valía menos la pena de lo que habiamos calibrado y mas que una perdida ha sido ganancia y (b) porque el que se fuera nos ha permitido encontrar algo mejor, una persona que nos lleva al extasis y no solo no se va, sino que repite.

    (a) El cuadro ha mejorado mucho a mis ojos con tu hermosa descripcion.
    (b) Que alguien le explique a esa mujer que con esa portura se duerme fatal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, creo que ése es un deseo universal, eternizar los momentos de felicidad. Los momentos plenos, en momentos de bajón, pueden alimentar ese hundimiento. Ariadna seguro que sabe todo eso y seguro que agradece a Teseo que se fuera porque le llegó algo mejor, pero hasta que eso pase, el momento del despertar es extremadamente duro.
      Me alegro de que veas el cuadro con otros ojos. Y sí, ya estaba practicando para dormir en un avión.

      Eliminar
  11. Algunas de tus entradas son pura poesía Dorothy, da gusto...Un besote y Feliz navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg... que me pones roja...

      Un besazo
      ¡Y feliz Navidad a ti también!

      Eliminar
  12. No conocía este cuadro, así que no ha podido tener mejor presentación. Precioso el cuadro y preciosa tu entrada. ¡Gracias!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, a mí este es un cuadro que me encanta, pero creo que se debe más al tema que a la obra en sí porque Waterhouse no fue uno de los grandes.
      Muchas gracias por tus palabras.

      Un besazo

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Con la de años que han pasado y siguen habiendo Teseos por ahí sueltos haciendo estragos, mal rayo les parta. Pero nosotras somos más fuertes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lu, teseos habrá siempre, pero siempre tendremos la opción de ser fuertes y dejar que el tiempo lo cure todo.

      Besines

      Eliminar
  15. Ariadna puede con eso y más, descansando y despertando saldrá a flote. Mágica esta entrada. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, Ariadna puede con todo, de eso estoy segura, pero eso no significa que no le duela cuando para un minuto y tiene tiempo de pensar. Muchas gracias por eso de la magia.

      Besos

      Eliminar
  16. Pues al igual que algunos de tus seguidores no conocía el cuadro, me parece precioso y tu descripción te ha introducirte en el cuadro e incluso en la mente de su personaje.

    Me ha encantado!!!

    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, es normal que no conocieras el cuadro porque Waterhouse no es uno de los grandes ni este cuadro uno de sus más conocidos. Me gusta que te guste tanto.

      Un besazo

      Eliminar
  17. El mito que hoy nos traes no me gusta demasiado: aunque supongo que es una valiosa lección sobre el amor ciego, la persuasión y la confianza, Ariadna al final queda sola, a merced de las consecuencias de su traición. El pintor ha retratado perfectamente la placidez del despertar, pero al fondo se atisban nubes negras. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, es una valiosa lección sobre el amor inconsciente. Ariadna es una joven enamoradiza que se queda prendada de Teseo nada más verlo bajar del barco, por su físico y por su actitud valiente ante la muerte segura, sin atender a ninguna otra razón. No es un amor consciente, reflexivo, pensado. Es una locura y es lógico que se quede sola y abandonada en Naxos. A mí este cuadro me gusta precisamente por eso, porque se atisba, al fondo, el barco de Teseo partiendo de la isla.

      Un besote

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Bastante real, por cierto. En otra versión podríamos escuchar la voz de Félix Rodríguez de la Fuente diciendo eso de que el macho abandona a la hembra después de la cópula...

      Creo que la historia nos la conocemos demasiado bien.

      Eliminar
  19. Conozco el cuadro y algo del autor, no me digas cómo porque eso no lo recuerdo. Da para estar horas mirandolo y reflexionando sobre lo humano y lo divino. Y sí, por acciones así no me cae bien el tal Teseo, es uno de los héroes de la mitología con los que no consigo congeniar, como tú dices, un cobarde en su forma de actuar con Ariadna.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ely, el problema es que hay mucho Teseo suelto por el mundo. Hay una teoría que especula con la posibilidad de que Teseo, en realidad, fuera homosexual y por eso usó a Ariadna.

      Un beso

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...