jueves, 6 de julio de 2017

'Una vida mejor', Gavalda, ¿pero qué has hecho?


Me gustaría poder borrar ahora mismo de mi cabeza 'Una vida mejor', de Anna Gavalda ('Una vida millor', lo leí en catalán), olvidarme de él y recuperar el recuerdo que tenía de su literatura. Con las sensaciones que me habían dejado 'Juntos, nada más' (ese ejemplar que ya no está en mi biblioteca y que acabó en manos de la misma persona con la que una noche leí 'La sal de la vida') y, sobre todo, 'El consuelo', esa historia que es un auténtico caramelo. Ahí me tendría que haber quedado. Pero no. Leí 'Una vida mejor' y ya no hay vuelta atrás. Porque no lo entiendo. No entiendo qué ha hecho la escritora en este libro. No hay en él nada de lo que me encantó en los otros tres. No hay una buena historia, empadada de esa alegre melancolía, ese tono que tan bien se le da. No está especialmente bien escrito. Y no me ha caído bien ninguno de los personajes. De ninguna de las dos historias.

Sí, porque se supone que 'Una vida mejor' cuenta dos historias: la de Mathilde y la de Yann. Pero, sinceramente, se podría haber ahorrado la segunda y acabar en condiciones la primera. Mathilde es una descerebrada que se pasa con la bebida y con la fiesta, que comparte piso con dos gemelas pijas y un poco aguafiestas (los extremos, vaya) y que un día pierde el bolso, en el que lleva 10.000 euros que le han dado las hermanas para una reforma del piso. A raíz de esa pérdida conoce a un hombre bastante feo, poco hablador, que se viste fatal y al que no le pilla el sentido del humor y, milagros de la literatura, decide perseguirle por toda la ciudad (¿a un hombre con el que no compartes sentido del humor? ¿estamos locos? ¡si no te hace reír, si no le haces reír, si no os reís de las mismas cosas eso no va a ningún lado!). El caso es que las páginas se acaban sin que acabe la historia, momento en el que empieza otra historia, la de Yann, al que el mueble de una mudanza impide que pueda subir a su casa y eso hace que se replantee su vida. Sinceramente, no he prestado mucha atención a las páginas de Yann, esperaba que en algún momento enganchara con la historia de Mathilde, que quería saber cómo acababa, pero no. En Yann no hay nada de Mathilde. La verdad es que he acabado el libro con la misma sensación con la que acabé 'La vida de los elfos', de Muriel Barbery después de 'La elegancia del erizo', sensación de tiempo perdido y pensando ¿qué has hecho Gavalda? , ¡con lo que me gustabas...!

"Un café cerca del Arco de Triunfo. Me siento casi siempre en el mismo sitio: al fondo a la izquierda, detrás de la barra. No leo, no me muevo, no consulto el móvil, sólo espero a alguien. Espero a alguien que no vendrá y, como me aburro, miro caer la noche sobre L’Escale de la place de l’Étoile. Últimos compañeros de trabajo, últimas copas, últimos chistes malos, calma chicha durante cerca de una hora y París se despereza por fin..."

Título: 'Una vida mejor' / 'Una vida millor'
Autora: Anna Gavalda
Traducción: Isabel González-Gallarza / Ferran Ràfols
Editorial: Seix Barral / Edicions62
Páginas: 256 / 256
Precio: 18€ / 18€
Procedencia: préstamo Marian

10 comentarios:

  1. Por aquí paso a leerte Marta, muchos besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Leí de Gabalda "La amaba" y bueno..., me gustó, pero vamos que no me entusiasmó y la verdad es que nunca he sentido la necesidad de volver a leerla y eso que en la biblioteca hablan maravillas de sus novelas.
    ¿Sabes? lo mismo que tú cuentas que te pasó con Barbery le ha pasado a mucha gente y es por eso que no tengo en mente leerla para quedarme con la maravillosa sensación que me dejó "La elegancia del erizo"
    Me encanta leerte, aunque el libro que reseñes no te haya convencido
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, es que sus novelas, por las que he leído, son muy desiguales. 'Juntos, nada más' o 'El consuelo', me gustaron muchísimo, pero esta última ha sido una enorme decepción. A Barbery no vuelvas, se te agriará el recuerdo.

      Besines.

      Eliminar
  3. Pues menos mal que te has comido tú este caramelo rancio y pegajoso. Que alguna vez lo he tenido en la mano y he pensado "igual me vale para sentirme bien", menos mal que no lo cogí. Siempre te quedará la opción de pensar que a lo mejor no lo escribió ella, o no lo quería publicar pero el plazo de entrega se le vino encima.
    Besos, Dorothy decepcionada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, ¿para sentirte bien? ¡Olvídalo! Por lo que la he leído, empiezo a pensar que se trata de una autora muy desigual. De la misma forma que en sus libros hay partes buenísimas y otras que no te explicas que la haya escrito la misma persona, igual debe pasar en sus libros.

      Besos.

      Eliminar
  4. Vaya, Marta, me siento un poco culpable...pero, aunque parezca contradictorio, me alegra haber coincidido en la decepción.

    Besos,
    Marián

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aigua, no sufras nada por eso. La verdad es que la primera historia me gustó mucho, por eso me dio coraje que luego cambiara y dejara la historia a medias para meterse en otra que tampoco creo que estuviera muy bien planteada. A mí también me alegra haber coincidido contigo.

      Besotes, Marián.

      Eliminar
  5. Vale. Me quedo muy tranquilo, porque no pensaba leerla, así es que después de leer tu reseña, ya sé que no me pierdo nada, e incluso que me evito un berrinche al tener que abandonar el libro a medio
    Saludetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin... Yo es que lo de abandonar los libros a medias no suelo hacerlo. Por muy poco que me gusten. Sólo lo he hecho con uno: 'El pénduto de Foucault'. Y no descarto volver a intentarlo por tercera vez. A cabezona no me gana nadie.

      Saludos.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...