viernes, 14 de octubre de 2016

'Sicilia sin muertos', corrupción y ratas muertas


@Martatorresmol

Pocas novelas se me antojan tan actuales como ‘Sicília sense morts’ (Sicilia sin muertos en la edición en castellano), de Guillem Frontera, una comedia negra un tanto singular ambientada en una Mallorca gobernada por lo que parece ser un gobierno del PP que, a pesar de que pretende dejar a un lado su pasado corrupto, no lo consigue. Supongo que habría que decir eso de que cualquier parecido con la realidad en esta novela es pura coincidencia, pero la verdad es que los parecidos son más que evidentes. Es inevitable, para los que conocemos  los ambientes políticos y periodísticos de la Comunitat isleña no ponerle cara y voz a algunos personajes. Pero no hace falta conocer esos ambientes para disfrutar de la trama, apasionante, de este libro, que toma el título de la definición que uno de los personajes hace de la isla, como una Sicilia sin muertos. Definición que, así como avanzan las páginas, descubrirá si es cierta o no. Todo comienza cuando el presidente balear recibe una rata muerta. Sí, una rata muerta hace muchos días a la que ya se están comiendo los gusanos. Una imagen realmente asquerosa. No es la única. Recibirá más. Una tras otra. Al tiempo que iremos descubriendo todos los chanchullos en los que anda metido, favores que debe, historias personales turbias, intimidades que no deben salir a la luz, mafiosos con los que se relaciona… Todo ello con la ayuda de otros personajes clave: un columnista al borde de la jubilación que tiene cuentas familiares pendientes con el poder, una redactora de sucesos empecinada en descubrir la verdad, un consejero con una enfermiza afición a filtrar informaciones a los medios, un empresario capaz de hundir el gobierno… Una novela que, una vez que empiezas, no puedes dejar de leer. La necesidad de saber más, de descubrir quién está detrás de las ratas muertas, de las corruptelas, de qué otra vuelta de tuerca serán capaces los políticos para esconder o justificar sus acciones, es más poderosa que el sueño o, incluso, el cansancio. Eso sí, página a página, es inevitable sacudir la cabeza pensando que, más que de una novela, se trata de un relato bastante aproximado de lo que ocurre en buena parte de los despachos de los cargos públicos de este país.


“Vio que la secretaria había llorado, así lo indicaban una leve inquietud en su rostro, siempre tan embetunado con cosméticos, y aquel casi imperceptible encogimiento de todo el cuerpo. Habría dicho que estaba a punto de volver a estallar en sanglots, pero también que sabría contenerse.”



Título: ‘Sicília sense morts’ / Sicilia sin muertos
Autor: Guillem Frontera
Traductora: Rita da Costa
Editorial: Club Editor
Páginas: 320
Precio: 20€
Procedencia: Préstamo Marian


6 comentarios:

  1. Me la recomendaron hace tiempo y ahora tú me lo recuerdas. La leeré para descubrir esa asfixiante lectura tan cercana.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga, está muy bien. Es muy entretenida, está bien escrita y, además, como eres de la tierra seguro que te hace más gracia aún.

      Besines

      Eliminar
  2. Estos temas no me gustan para ficción porque bastante tenemos con que nos amarguen la vida como para que también nos amarguen las lecturas. Sin miedo ninguno lo dejo pasar.
    Besos Dorthyleaks.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, a mí me gustan estos temas en la literatura precisamente porque se pueden contar cosas que en los medios, si no tenemos muy atado, no podemos contar aunque lo sepamos. Es un poco lo que ocurre en esta novela, que baila con mucha dignidad entre la novela negra y el humor.

      Un besote

      Eliminar
  3. Pues sí, se parece mucho a lo que sucede en muchos despachos... No sé si me animaré en esta ocasión.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, imagino que sí, que se parece mucho. Lo bueno es que está contado con mucho sentido del humor.

      Besines

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...