miércoles, 11 de diciembre de 2013

'Yo fui a EGB', cuando rebobinábamos los casetes con un boli Bic

'Yo fui a EGB'. Y tampoco entiendo por qué desapareció el Frigurón, ni 'El planeta imaginario' ya puestos, y me corté los bordes de la boca con los flash, y grabé casetes con canciones de amor robadas a la radio, y tuve un chándal verde con hombreras azules, y llené las carpetas con fotos recortadas de la SuperPop, y ningún chicle me ha sabido nunca como los Bang Bang de fresa ácida, y me puse el pelo pincho cuando tocaba, y llamaba a KITT pegando los labios a mi reloj de plástico negro, y sigo comprando Peta Zetas cuando los encuentro. Era de Pantera Rosa (Tigretón ¡Puaj!), no aprendí a patinar con aquellas cosas adaptables con tiras de cuero, se me daba genial jugar a la goma (sigo haciendo una rueda perfecta con las piernas bien estiradas), cada Navidad soñaba con el Tragabolas, nunca hice el cubo de Rubik, volvía para atrás en los libros 'Elige tu propia aventura' si la opción no me gustaba,y aún guardo los álbumes de cromos de Willy Fogg, D'Artacán, David el gnomo y algunos delicados cromos de jugar que amarillean. La Bruja Avería me aterraba y fascinaba al mismo tiempo, recuerdo la emoción de la primera vez que fui al videoclub, sigo ilusionándome cuando anuncian en la tele que harán 'Los Goonies' o 'La historia interminable', me peleé con los tiralíneas, rellenaba con alcohol los rotuladores Carioca, rebobinaba las cintas con un boli Bic y no, tampoco vi nunca a mi profesor de gimnasia corriendo o saltando el potro. Nunca había pensado en ello todo junto, pero todo esto (y muchas más cosas que no contaré para no aburrir) es lo que he recordado leyendo 'Yo fui a EGB', de Javier Ikaz y Jorge Díaz. Ellos aseguran que han dejado mucho material fuera de este libro. Un libro (una maravilla de edición de Plaza y Janés) que es como la caja de Pandora, lo abres y salen de él miles de recuerdos de las horas de patio, de aquella época en la que la máxima preocupación era que el profesor no se diera cuenta de que ibas a sacar punta para hablar con alguien, en la que te peleabas con tu madre por el largo de la falda, en que escuchabas y bailabas heavy a escondidas. Un libro al que sé que volveré una y otra vez. Aunque sólo sea para ver las fotografías y sonreír. Recordando.

"Grabábamos con el dedo en el PAUSE, intentando parar la grabación antes de que el locutor de la radio hablara y nos estropeara la canción. Primero en el radiocassette, después en la minicadena (que de mini no tenía nada) y que ya incorporaba esa doble pletina con la que podíamos hacer copias de todas las cintas de nuestros amigos. Nos pasábamos la infancia grabándolo todo y apuntando los títulos de las canciones en inglés tal y como nos sonaba en castellano. Una de 'Nuevas', otra 'Para bailar', la de 'Fiesta' y una de 'Lentas'."

Título: 'Yo fui a EGB'
Autores: Javier Ikaz y Jorge Díaz
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 256
Precio: 18,90€

54 comentarios:

  1. No creo que lo lea. Aunque parece una lectura muy divertida para recordar aquellos "maravillosos años", no me apetece en este momento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, es muy gracioso porque recuerdas cosas, ves que no eres la única que tiene según qué pensamientos y, sobre todo, se puede leer salteado y por temas o sólo los párrafos de las materias que te interesan. Yo me lo he pasado genial.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me parece un libro genial para tener en casa. Un buen posible regalo estas Navidades.
    Me ha gustado taaanto tu post!
    Iba a empezar a decir "yo también hacía esto y lo otro" , pero joer.. si es que lo he hecho todo! ¿al final te regalaron el tragabolas? jajaja. A mí no.
    Hace unos días tuvimos esa conversación, con unos amigos.. Nadie tuvo el tragabolas, y todos lo deseábamos! jajaja.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saramaga, es que ahí está el éxito de este libro, en que reúne todo lo que hemos hecho todos en algún momento. No, no tuve nunca el Tragabolas, pero jugaba con él en casa de una vecina que sí lo tenía. Es un regalo estupendo.Te ríes mucho.

      Un besazo

      Eliminar
  3. Sííííííííííííííííííííi..todo eso y más.

    Bufffff, prefiero no pensarlo, ¿hace tanto tiempo?
    P.D.: Mi helado era el Tropic, que creo que duró un verano jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reve, que no hace nada de tiempo, unos días como mucho... Jajajaja. ¿Tropic? No me suena, pero es que yo era más de chocolate.

      Eliminar
  4. Pues que yo hice todo eso también, fue una época fantástica, parece que ahora nos estamos poniendo todos nostálgicos recordando aquella EGB, unas modas y costumbre que nos parecen "la caña" a pesar de que todo lo que teníamos era lo básico.

    Puesta a recordar... se me ha pasado por la cabeza aquel juego de sonidos y luces, "DON SIMON" era tecnología punta, pensaba que nada podría superar a ese juego, yo lo veía como lo MAS! .... que ilusa era... me quedaban tantas cosas por ver, jajajaja
    Yo siempre quise tener un cubo de rubik y mi madre nunca me lo compró, aprendi a hacerlo con el de mis amigas.

    Que tiempos... te pones a recordar y te pareces a la tía cebolleta contando batallitas ,ajajajja

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, esa de que teníamos lo básico es una muy buena reflexión. Y a pesar de eso, éramos felices. Ese juego sale también en el libro. ¿De verdad aprendiste a hacer el cubo? ¡Qué manos y qué cabeza!
      ¡Es que vamos camino del cebollitismo!

      Besotes

      Eliminar
  5. Ahhhhhhhhh!!! Yo no fui a EGB pero sí he hecho todo eso, y ahora mismo tengo muchas ganas de ese libro!!! Queda apuntadísimo :))) un besito !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ariamsita, si hiciste esas cosas, seguro que te lo pasas genial leyéndolo y recordándolo.

      Un besín

      Eliminar
  6. Este tipo de "anécdotas" no me apetece leerlas de golpe en un libro, pero sí que me gusta recordarlas de vez en cuando (aunque no todas las viví).
    Me has hecho recordar mi clase de preescolar con la papelera en la esquina y cómo teníamos que levantarnos hasta allí para sacar punta. Y luego llegaron los más "chulos" que llevaban sacapuntas con depósito de virutas incluido jaja
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminante, lo bueno de este libro es que puedes leerlo a trozos y sin ningún orden. Esos con sacapuntas con depósito no saben lo que se perdían al no ir a la papelera...

      Besotes

      Eliminar
  7. No fui a EGB -fui la segunda o la tercera promoción que entraba en 1º de la ESO- por lo que este libro me pilla un poquitín lejos, aunque algunas anécdotas sí las compartimos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Azalea, yo hice mitad de EGB y mitad de ESO, como proyecto piloto. Yo también he encontrado cosas que no recordaba porque me pillan un poco atrás, pero la mayoría sí las he vivido.

      Besazos

      Eliminar
  8. Estoy flechad acon este libro, porque yo fui a aEGB y yo hice muchas de las cosas que tú compartes hoy. Oye ¿y los bang bang pica pica? yo hacía carreras de pasillo con mi hermano "propulsadas" por el chicle, bueno, una tontería como otra cualquiera.
    La edición es genial y el libro tiene que caer. La reseña genial :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, los pica-pica me gustaban, pero prefería los de fresa ácida. Era tan ácida que te picaban esas glándulas que hay al final de la mandíbula y que no recuerdo cómo se llaman. ¡Mataría por ver esas carreras! Jajajaja...
      Seguro que lo disfrutas.
      Muchas gracias

      Un beso

      Eliminar
  9. Yo también fui a EGB, ¡que tiempos...!!! Me ha encantado lo de grabar con el dedo en el Pause, jaja, cuantas veces lo habré hecho.
    Seguro que es un libro entrañable...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, y la rabia que daba cuando el locutor no se callaba... Es una maravilla de libro.

      Besines

      Eliminar
  10. Creo que lo dejaré pasar. No soy nada nostálgico y la adolescencia no es de mis épocas favoritas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enzo, es más de la infancia que de la adolescencia, pero si no eres nostálgico, este libro no es para ti.

      Besos

      Eliminar
  11. No me gusta mucho andar revolviendo en el pasado, soy más de detenerme un segundo y pensar en hoy o dos y pensar en mañana. Yo también fue EGB, lo del boli nunca se me dio bien, la cinta salía disparada. Lo de grabar de la radio claro que sí, a la goma tampoco era una figura solía tocarme sujetarla. Me alegro de que tú disfrutaras con el viaje al pasado. Mi profe de gimnasia había sido gimnasta y saltaba el potro. Besos nostálgica Dorothy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, ¿así que vosotros teníais a la única profesora que saltaba el potro? Pensaba que era una leyenda urbana ;) A mí el pasado me gusta, soy nostálgica. El pasado siempre es seguro, nunca falla, sabes lo que hay. Si no te gusta revolver el pasado, no lo leas.

      Besos, futurista Norah

      Eliminar
  12. Acaba de llegar a casa y estoy deseando ponerme con él. Aunque ya me he leído otro libro de la misma temática este año no me canso. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, este año parece que le ha dado a varios por ponerse nostálgicos con el colegio. Espero que lo disfrutes.

      Besines

      Eliminar
  13. Ains, que nos ponemos nostálgicos! Comparto parte de las cosas que comentas y que me han sacado una sonrisa: fui a EGB pero durante los 90, que creo que no eran tan intensos como los anteriores... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, ains ains ains... Yo a finales de los 80, pero la mayoría de las cosas de este libro las he hecho.

      Un beso

      Eliminar
  14. Presupongo que es un libro que da para varias secuelas :) No me llama la atención el libro porque tengo la sospecha de que no me va a aportar nada que no haya visto ya en la web ni en la red. Aunque estoy pensando que ya que como para mí no me llama mucho sí que pueda regalarlo para reyes y de paso echarle un vistazo :D

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, en Internet, en su página y en su Facebook hay muchísima más información. Ellos mismos explican que no lo han incluido todo porque era imposible. Es un regalo estupendo. Y seguro que le echas más de un ojo.

      Besotes

      Eliminar
    2. Ya le he echado un ojo ;) (pero al final no, no lo voy a regalar, voy a regalar La casa de hojas) ;)

      Besos!!

      Eliminar
    3. Ana, ya he visto ese libro, es un poco especial. Aún tengo que decidir qué hago con él.

      Besos

      Eliminar
  15. Buah, tenía claro por lo que venía leyendo que es de esas opciones nostálgicas, para bien. Lo que no tenía tan claro es que la edición mereciese tanto la pena, cosa que tendré en cuenta para estas navidades (a alguno le caerá)

    A mi la EGB me pilló en los últimos coletazos ya, pero vamos. ¿Quién no ha grabado un montón de cintas de la radio o se ha pasado los veranos entre flashes de lima-limón? De peta-zetas ni hablamos.

    Por cierto, yo también era, y sigo siendo, de Pantera Rosa :)

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, la edición es impecable. Está lleno de fotos y lo mejor es que los comentarios siempre son cosas que seguro que has pensado mil veces. A mí también me pillaron los últimos coletazos. ¡Arriba los Pantera Rosa! Jajajaja...

      Besos

      Eliminar
  16. Pero qué bueno estaban esos Bang Bang de fresa ácida! No me acordaba, pero ha sido leerte y me ha venido hasta el saborcito a la boca... Qué bueno! Ays, y este libro caerá, seguro. Qué de cosas voy a recordar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, seguro que se te han activado esas glándulas que no sé cómo se llaman. Yo, cuando lo pienso, es como si me metiera uno en la boca. Vas a recordar muchísimas cosas, seguro.

      Un besazo

      Eliminar
  17. Qué ganas de hacerme con él!!
    Si es solo leer las reseñas y me pongo tontorrona!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby, pues si te pones tontorrona con las reseñas, no quiero ni pensar cómo te pondrás con el libro...

      Besos

      Eliminar
  18. Tengo que hacerme con él, porque creo que será fuente inagotable de sonrisas y recuerdos jeje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pakiko, no lo dudes. Sonrisas (incluso risas) y recuerdos asegurados.

      Besotes

      Eliminar
  19. Yo soy del 82 así que entre la EGB, pitos y flautas y dos cursos repetidos, soy también niña de la ESO. Pero como digo siempre que soy rarilla, pues no me gustaban los chicles ni los caramelos, no me gustaban ni Pantera Rosa ni Tigretón, yo era de Mi Merienda, no sé patinar y nunca me obligaron a saltar el potro, más que nada, porque en mi cole no había potro jajajaja. Pero el resto muy parecido en todo ;)
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emily, yo soy de la EGB y de la ESO experimental. Creo que Mi Merienda también sale... No sabes qué suerte lo del potro. Lo que te ponía nerviosa no era que no lo supieras saltar, sino la posibilidad de caerte y que todos se rieran. No somos tan diferentes...

      Besines

      Eliminar
  20. A mí esto me pilla pelín lejos, pero lo del potro sí que me ha tocado, y no me trae buenos recuerdos precisamente...menudas caídas!! jajajajjjajaj
    Aún así me he reído leyendo la reseña ^^

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MAV, lo que más dolía de las caídas era que los demás se rieran. Claro, que tú te reías de los demás. Qué bien que te hayas reído.

      Petonets

      Eliminar
  21. Sí a casi todos los recuerdos. Me apetece un montón compartir este libro con mis hijas, ya oigo las risas ¿pero tú hacías eso?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blanca, seguro que tus hijas se ríen una barbaridad al saber lo que hacías. Espero que no te torturen mucho después.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Demasiadas nostalgias. Creo que un momento de recuerdo nos sienta la mar de bien, pero leer todo un libro no sé yo...
    Besos de Peta Zeta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, lo bueno del libro es que son parrafitos pequeños explicando una cosa concreta, puedes leer una, al azar, cada tanto tiempo.

      Un abrazo de osa amorosa

      Eliminar
  23. realmente tienes un blog muy intereante
    abrazos

    ResponderEliminar
  24. Ay, Dorothy. Qué tiempos aquellos... Quién pillara un Tigretón, un yogurt Yoplait, o un tebeo del botones Sacarino. Me consuela que hay más gente con brotes nostálgicos. Con decirte, que este para los RRMM regalo este año camisetas de Mazinger Z a todos los sobrinos...

    Magnífica puesta en escena, Dorothy. Gracias por el viaje.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mere, los tigretones no sé, pero las panteras rosas aún los encuentras. De Mazinger Z también habla el libro. Seguro que les encantan.

      muchas gracias. De nada.

      Un besín

      Eliminar
  25. No dejo de ver reseñas, todo todo lo ochentero me lo apunto, este tipo de libros me encantan. Ni que decir tiene que me lo apunto :-) Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, es que los 80 fueron muchos 80. Espero que lo disfrutes.

      Un besazo

      Eliminar
  26. Pues que sepas que me has soluocionado un regalo de estas Navidadaes que me traía loco. Y es que la nostalgia vende siempre. Y sí, la mayoría de las cosas que escribes también las he hecho, las he sentido y es que también fui a EGB

    Una arbraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sese, pues me alegro un montón de haberte solucionado un regalo. La nostalgia siempre vende. Es que ser de EGB marca.

      Una abraçada

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...