miércoles, 18 de diciembre de 2013

Corazón... embutido

M. T.
Se lo había ofrecido. Se había abierto el torso en canal y le había dicho que era suyo. Le demostró cómo latía fuerte cuando se acercaba y cansado y triste cuando no estaba. Le había dejado tocarlo con la punta de los dedos. Le había dejado abrirlo para asegurarse de que allí dentro no había nadie más. Lo había zarandeado delante de sus ojos. Sonaron sus palabras y cayeron sus momentos. Y seguía sin saber si lo quería. Se fue, lo sacó del pecho, lo trituró, lo embutió, lo metió en una cesta de picnic y volvió. Él nunca había probado un salchichón tan bueno. A ella nunca le habían mordido el corazón.

38 comentarios:

  1. ¡Ostras! Tu relato me ha tocado el corazón. No sé si me faltará algún pedazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lidia, espero que no, pero, si te falta, imagina que alguien que quieres te ha dado un bocado...

      Eliminar
  2. Una combinación estupenda jaja! En serio, un relato estupendo, con mucha pimienta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pakiko, es que con pimienta todo mejora mucho.
      ¡Gracias!

      Besos

      Eliminar
  3. El salchichón no sé cómo estará pero el relato/poema está super bueno.
    Felicidades!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohma, gracias. El salchichón estaba bien bueno.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡¡Qué bueno..
    ...el salchichón y tu texto!!! jajaja

    ResponderEliminar
  5. Estos corazones o se devoran a poquitos y sin compasión!!!
    Pero es que están tan buenos... yo los saboreo mas bien poco por aquello de las dietas malditas, pero alguna vez ha caído algunos en mis garras.. ñan ñan

    Besitos Dorothy :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, ¡cómo nos amargan la vida las dietas! Pues come corazones de los otros, que esos siempre sientan bien.

      Besines

      Eliminar
  6. Me encanta cuando nos traes corazones y si encima hay salchichones... (perdón por la rima, es que estaba a huevo...)
    Ingenioso y con mucho latido el texto. Genial Dorothy!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, la serie corazones va para largo, hay unos cuantos en espera. Rima perdonada Jajajaja...
      ¡Gracias!

      Un beso

      Eliminar
  7. Canibalismo romántico, jeje. Hoy vienes fuerte, yo creo que sí que lo quiso y si además sé lo llevó con una hogaza de pan del bueno ya ni te digo cómo acabó ese picnic.
    Me ha gustado mucho el texto.
    Besotes, Dorothy Tarradellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, es que yo soy muy del canibalismo romántico. Cómo acabó ese picnic sólo lo saben ellos.
      Gracias, guapa.
      No sabes lo que me he reído con tu mote de hoy.

      Besazos

      Eliminar
  8. Desde luego de cualquier cosa sacas un estupendo relato. Me ha gustado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, ¿de cualquier cosa? No te creas, que los que no me gustan no se sacan. Me alegro de que te haya gustado.

      Besines

      Eliminar
  9. Un texto sabroso (sabrosón incluso) y original como el salchichón. Me ha provocado hambre y ternura a la vez, qué combinación rara ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, hambre y ternura a la vez es una buena combinación, aunque sea rara. ¡Me gusta!

      Besotes

      Eliminar
  10. Genial, yo también le habría dado un bocado :-) Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, es que a los corazones (y lo que no son corazones) hay que darles un bocado.

      Un beso

      Eliminar
  11. Uff, cómo ha acabado este picnic... Si hay amores que matan...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, hay amores que matan, amores por los que mueres y amores para comérselos.

      Un besazo

      Eliminar
  12. Bien, genial, a mí que no me da mucho más el salchichón después de leer tu micro a ver quien le mete un bocado. Que lo de los corazones es delicado :P

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, si el salchichón no tiene forma de corazón ¡Muérdelo sin miedo! Jajajaja... Es delicado, tienes razón.

      Un besín

      Eliminar
  13. A mí lo que me da rabia leyendo un cuento tan bueno es no haberlo escrito yo, pero, en fin, no todos los corazones están embutidos. Los hay que están en un tuper en la parte alta de la nevera. Bersotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, jajajajaja... ¡Pero si tú escribes cosas muy interesantes y divertidas sobre viajes! Sinceramente, prefiero tener que embutir mi corazón a que alguien lo guarde en un tuper en una nevera y se olvide de él.

      Besazos

      Eliminar
  14. Haces poesía hasta de lo más insospechado. Genial, Dorothy.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Este corazón me ha gustado especialmente. Sobre todo su envoltorio (el de letras) =)
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. No es bueno despreciar algo tan bello como el amor, mejor vivirlo que matarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saudades8, nadie lo ha matado, sólo ha encontrado la manera de entregarlo.

      Eliminar
  17. Y saber a quien decirle... mira, es para comerlo mejor :-)
    Precioso tu relatito/reflexión
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras Leo, jajajaja... Un poco Caperucita sí me ha quedado, ahora que lo pienso. Me pongo el abrigo rojo y me voy a comer ;)
      Gracias

      Un beso

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...