martes, 2 de abril de 2013

Perversiones vírgenes y un Cadillac solitario

M.T./Diario de Ibiza
La 1.40 de la madrugada en el campo de fútbol de Sant Josep. «Ésta es la vieja historia de un Cadillac solitario». La última palabra de la frase de Loquillo, insonorizada por los gritos de los asistentes (incluidos los que una hora antes le llamaban «Flojillo») al Sant Pepe Rock, se adivina más que se escucha. Todos llevan exactamente 93 minutos esperando este momento, desde pasada la medianoche, cuando el de Barcelona apareció sobre el escenario. 

Traje negro, rostro impenetrable. Nariz altiva al cielo. Mirada castigadora a sus pies. Ni una palabra. Directo al micrófono con ´Y yo bailo el rock´, de su último trabajo, ´La nave de los locos´, del que enlaza cuatro temas antes de dirigirse al público, que ocupa las tres cuartas partes del recinto. «Bona vesprada Ibiza! ¿Alguien se acuerda de la primera vez?», pregunta, dispuesto a desgranar todas las primeras veces de su ´De vez en cuando y para siempre´, que da título a la gira: tocar lo intocado, descubrir perversiones, morirse en un lavabo, contar lo inexplicable... Primeras veces que corean sus acérrimos, a cuyas desgañitadas voces se suman las de la masa unas canciones más tarde cuando, cerca de la una de la madrugada, suenan las primeras notas de ´El Rompeolas´. Un larguísimo «Oooooooh» salta de boca en boca. A Loquillo se le escapa la segunda sonrisa de la noche (la primera, hace apenas unos minutos, al recordar cuando cantó con Johnny Hallyday ´Cruzando el paraíso´), y se prepara para, por primera vez esta noche, enmudecer en los estribillos y dejar que canten todos los demás. Tiempo para paseos entre sus músicos, un par de caladas a un cigarro y un largo sorbo del vaso de cubata que guarda a su espalda. 

«¡Flojiiiiillo! ¡Flojiiiillo!», gritan desde las primeras filas en el momento en que el cantante y su banda desaparecen del escenario mientras todavía suenan los últimos acordes de ´Cuando fuimos los mejores´. «¡Ooootra! ¡Ooootra!», contraatacan los más incondicionales, pegados a las vallas. «¡Queremos un camión!», gritan algunos pocos. Unos y otros callan cuando los dos metros de altura del barcelonés reaparecen enfundados en una levita negra de solapas rojas para abordar la ultraoptimista ´Contento´, también de su último disco. Un espejismo. A partir de ese momento, lo que muchos estaban esperando: la artillería, la caballería, el armamento nuclear del Loco. ´Feo, fuerte y formal´, ´La mataré´, ´El ritmo del garaje´... Todo el mundo canta, baila, levanta los brazos y aplaude el final de los temas. «Voy a dedicar esta canción al recuerdo de mi primera vez aquí. Recuerdo cómo lo pasé... Y con quién. Gracias por el amor», explica el cantante señalando con la mano a alguien entre el público. ´Rock & roll star´ silencia los pícaros silbidos de los asistentes, ya animados, que enloquecen definitivamente a la 1.40 de la madrugada, al escuchar las últimas palabras que les dirige Loquillo: «Ésta es la vieja historia de un Cadillac solitario».

34 comentarios:

  1. Loquillo forma parte de la banda sonora de mi vida. 'Cadillac solitario' es mi preferida y 'La mataré' me trae un recuerdo muy especial pero me encantan todas las de aquella época, se han convertidos en himnos para mucha gente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lu, Loquillo me pilló muy niña, pero recuerdo algunas de sus canciones con cariño. Él no ha sido nunca de mis favoritos, pero ahora, curiosamente, me gusta.

      Un beso

      Eliminar
  2. Vi a Loquillo hace año y medio en la fiesta del barrio. Me gustó ese estilo, esa chulería...

    Saludos Dorothy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaal, sólo por esa chulería y esa manera de estar en el escenario vale la pena ver a Loquillo.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Qué buena crónica! y ¡qué bueno el Loco!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pakiko, me alegro de que te gusten.

      Besines

      Eliminar
  4. Como siempre con tus palabras me arrastras al concierto.

    Siempre me ha cido bien este hombre fuera de modas.

    La de "amores" que se habran adjudicado el gesto para fantasear ante la colla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, a mí, independientemente de que me gustara más o menos, Loquillo también me ha caído bien siempre.
      Eso, seguro. Del concierto debieron salir muchos amores.

      Eliminar
  5. No sé cómo te las apañas para darme siempre de pleno en el corazón...y para despertar cierta pelusilla. Tal como lo cuentas ¡yo quería estar ahí!(mérito compartido del acto y de la narradora)
    ¿Primera vez? ¿Loquillo? A priori para muchos no tendrá sentido, pero ni te imaginas el significado que tiene para mi.
    Te lo contaré, cuando nos juntemos para ese café que seguro ocurrirá, porque contigo todo es posible.
    Gracias por la sonrisa que me has colgado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reve, ¿pelusilla? Seguro que en algún momento puedes acercarte a verle. Si podemos aquí, que excepto en julio y agosto es el último rincón del mundo, seguro que puedes. Me encantará que me cuentes eso de la primera vez y Loquillo, que me pica la curiosidad.
      De nada. Encantada.

      Eliminar
  6. Me gusta muuucho Loquillo. Muchísiimo. Puede parecer que no va mucho con mi estilo pero se equivocan. Gracias por la crónica. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, a mí no me gusta una barbaridad, sólo me gusta, últimamente más que antes.
      Un besote

      Eliminar
  7. Me gusta su voz y su presencia, pero no soy muy de su música.
    La crónica estupenda eso sí. Casi que he podido vivirlo.

    ¡Besetes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea, a mí últimamente me gusta más que antes, aunque de adolescente tuve una época muy Loquillo.

      Un besazo

      Eliminar
  8. EL verdadero crak de Loquillo fue Sabino Méndez, ahí estaba el talento de la banda. Loquillo aporta el carisma, es curioso que alguien con tan poca voz sólo con el saber estar haya llegado tan arriba, no digo que no se lo merezca, es una sensación rara. En cualquier caso forma parte de la banda sonora de nuestras vidas y sólo por eso le guardo respeto, que no admiración a Loquillo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sese, me alegro de que finalmente estos dos hayan sabido volver a trabajar juntos, porque sin Sabino no era lo mismo. Entiendo lo que dices, Loquillo llega, independientemente de su voz. A mí me gusta cada vez más.

      Besines

      Eliminar
  9. Esta entrada me ha recordado a mi hermano mayor, un aunténtico fan, le voy a psar el enlace. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, pues espero que ese súperfan no me destroce mucho.

      Un besazo

      Eliminar
  10. Me confieso, Dorothy! Así entre tú y yo... Me enamoré de un rockabilly arropada por las canciones de Loquillo. Qué de recuerdos...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, no sabes cómo te entiendo... Sigo teniendo debilididad por los rockeros y rockabillies.

      Besotes

      Eliminar
  11. Ohhh, qué envidia! Me encanta Loquillo :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liah, seguro que puedes verlo, que anda por ahí presentando gira.

      Besines

      Eliminar
  12. Qué tiempos aquellos en los que para ser feliz quería un camión. Loquillo significaba algo en los tiempos en que había que ser rocker, mod, tecno, heavy, o bailar breakdance. En los tiempos del caballo y la mirada perdida de los esnifadores de pegamento. Respeto la honestidad de El loco, pero francamente, los tiempos han cambiado ya tanto que no me gustaría verlo haciendo giras a los sesenta y tantos, como el dúo dinámico.
    Larga vida al chico del Clot, al recuerdo de lo que fue y de lo que fuimos.

    un beso, Dorothy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M., aquellos tiempos me pillaron a mí muy pequeña, pero el del caballo es un tema que, por desgracia, conozco bien. Pues qué quieres que te diga, sobre el escenario se te olvidan los cincuenta y tantos que tiene, la verdad.
      Larga vida.

      Un beso, M.

      Eliminar
  13. Me encanta Loquillo, como artista y como persona... y ese porte que tiene. Me encanta.
    Una de mis preferidas: Feo fuerte y formal =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby, esa actitud es brutal, a mí me fascina cómo es capaz de mantenerla. A mí me gusta especialmente 'El rompeolas' y también 'De vez en cuando y para siempre', del disco nuevo.

      Besos

      Eliminar
  14. No ha sido de los que más me han marcado pero desde luego tiene solera y tirón hasta que el cuerpo aguante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú, en mi caso tampoco, pero me gustó mucho y ahora vuelve a gustarme.

      Besines

      Eliminar
  15. Vamos Dorohty que te lo pasas de muerte, un no parar!!!

    LOQUILLO es un cantante que me gustó y me gusta, me cae fenomenal.

    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, por muy bien que me lo pase, es trabajo. Tengo que estar pendiente de todo, libreta en mano, sin pasarme con las cervezas, pelearme para estar lo más cerca posible para ver bien... No es lo mismo que ir para divertirse, aunque te diviertas. A mí me cae bien.

      Un besazo

      Eliminar
  16. Me encanta Loquillo, y de la canción del Cadillac..., ¿que puedo decir? Que es una canción que comparto con alguien muy especial y que cada vez que la oigo me recuerda mis comienzos con él.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, la canción del Cadillac es una de las favoritas de alguien muy especial para mí, por eso le tengo también mucho cariño.

      Besotes

      Eliminar
  17. Hace unos estuve en un concierto suyo y disfruté de lo lindo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat, no me extraña. Yo no soy especialmente fan y estaba trabajando y me divertí, así que imagino que quien va porque quiere se lo debe pasar aún mejor.

      Un abrazote

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...