lunes, 16 de octubre de 2017

'Muñeca de porcelana', las entrañas del poder


Foto: Sergio Parra

"Todos quieren ir al cielo, pero nadie quiere morirse antes".

Cuánta verdad encierra esa frase de 'Muñeca de porcelana', una obra escrita por David Mamet. Es lo que tiene el buen teatro, que planta verdades incuestionables sobre el escenario. Y no sólo verdades. Planta sobre el escenario al ser humano. Todas sus miserias. Todas sus flaquezas. Todas sus mentiras. Todos sus trucos. Ver una buena obra de teatro es mirarse al espejo. A veces te ves reflejada a ti misma con tanta crudeza que te asusta. Otras, la mayoría, en ese reflejo aparece la sociedad al completo. Y entonces, si la obra es redonda, sientes asco. Grima. Unas profundas ganas de vomitar. Y te planteas cómo se puede llegar hasta ahí. Me pasó, hace años, con 'Todos eran mis hijos' y con esa facilidad con la que un empresario envía a la muerte segura en sus aviones inseguros a combatientes americanos. Me pasó con la fabulosa 'Celebració' y ese padre depredador sexual. Y me pasó hace unos días con 'Muñeca de porcelana' y ese empresario (inmenso José Sacristán) que pasa de tener la sartén por el mango a que le tengan pillados por los huevos, con perdón de la expresión.

Todo pasa en unas horas. Sin salir de una oficina. Con dos actores y un teléfono. No hace falta nada más. Es suficiente para ver la caída de un hombre. La de un empresario de éxito de edad avanzada encaprichado de una joven actriz a la que le acaba de comprar un avión y por la que ha decidido jubilarse y dedicarle todo el tiempo posible. Lo que muestra Mamet son las últimas horas de ese empresario en su despacho, instruyendo a su joven ayudante, que es quien se hará cargo de sus negocios tras su jubilación. Nos muestra a un hombres irascible, tirano, incluso, acostumbrado a ganar, a que no le lleven la contrario, a no dar su brazo a torcer, a doblegar a los demás. Y a otro hombre apocado, tímido, con ganas de decirle a su jefe lo que piensa, aplicando toda la mano izquierda que tiene para alzar su voz y que su mentor le atienda. Bien. Eso es al principio. Antes de que empiecen las llamadas. Las decenas de llamadas. La llamada que significará el cambio de todo. Porque lo que Mamet, con genialidad, nos muestra es la digestión del poder, los intestinos, los viscosos caminos que siguen política y dinero, tan enredados el uno con el otro que es imposible separarlos sin echar mano de unas tijeras. Y ahí, esa llamada, ese tijeretazo, aunque sólo sea por una cuestión estética, por miedo a la prensa, a un juicio o a la cárcel, lo cambia todo. Cambia las perspectivas de futuro de Ross. También las de su ayudante. Cambia el tono de las conversaciones. Cambia las palabras. Cambia los gestos. En apenas una hora y cuarto, con simples llamadas de teléfono, el empresario de éxito deja de ser alguien a quien envidiar y el ayudante pacato deja de ser alguien a quien compadecer. Una evolución de personajes digna de los de Carol Reed en 'El tercer hombre'. No había vuelto al teatro desde 'Tierra del fuego', que me dejó noqueada. Y he vuelto a salir casi igual.


Título: 'Muñeca de porcelana'
Autor: David Mamet
Director: Juan Carlos Rubio
Actores: José Sacristán, Javier Godino
Versión: Bernabé Rico
Ayudante de dirección: Chus Martínez
Escenografía: Curt Allen Wilmer
Iluminación: José Manuel Guerra
Sonido: Mariano García
Figurinista: Guadalupe Valero
Vestuario: DERBY 1951
Fotografía: Sergio Parra
Comunicación: Daniel de Vicente
Producción en gira: Jacinto Bravo, Salvador Aznar
Distribución: Bravo Teatro
Producción ejecutiva: Bernabé Rico
Teatro: Can Ventosa (Ibiza)
Entrada: 22€

4 comentarios:

  1. Nunca me interesó el teatro, he leído poquísimo, un puñado de Shakespeare, Casa de muñecas y poco más entre las que se encuentra una que no voy a reconocer.
    Pero sigo a Olga Margallo en YouTube y cuenta cosas del teatro, de cómo se hace y me ha despertado interés.
    La frase con la que empiezas la reseña es demoledora y muy muy cierta, por mucho que a veces pensamos que igual no vale la pena estar aquí o nos sentimos cansados de pelearnos con la vida, en realidad, queremos seguir.
    Me parece muy interesante la historia y cuánta fuerza ha tenido que tener para que con tan pocas cosas cuente todo.
    Besos Dorothy Williams

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, a mí me apasiona el teatro. Intento ir siempre que puedo. Me fascina ver a los actores. Me gusta verlos desde muy cerca. Y me gusta leerlo desde que descubrí a Shakespeare de adolescente. A veces es complicado, durante las primeras págicas cuesta pillar el ritmo, pero luego ya está, va rodado. Es de las mejores obras que he visto en mucho tiempo.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues sí, muy cierta esa frase. Y desde luego una obra de teatro que me gustaría ver. A ver si llega por aquí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, seguro que sí. Está de gira ahora, seguro que pasa cerca.

      Besines.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...