jueves, 12 de octubre de 2017

Paula Bonet: "Mi generación no verá la igualdad"




Paula Bonet es directa, siente pasión por lo que hace y no tiene pelos en la lengua. Leer sus palabras y observar al detalle sus dibujos es leerla y observarla a ella. Pone todo de sí en cada uno de sus proyectos y eso es algo que los lectores no agradeceremos nunca suficiente a los autores que lo hacen. Su último libro, 'La sed', es una patada en el estómago. Duele. Te hace pensar. Hay frases que te crujen, que te hacen pensar, que te hacen mirarte en el espejo con otros ojos o caer de bruces con algo en lo que jamás habías caído. 'La sed' plantea muchas preguntas y te deja a solas buscando respuestas. Una búsqueda que ya hicieron, hace tiempo, las mujeres a las que Bonet pone sobre sus páginas, autoras que no pasaron a los libros de texto ni a las lecturas escolares, aunque tuvieron la misma importancia que sus coetáneos hombres: Clarise Lispector, Sylvia Plath, María Luisa Bombal, Anne Sexton...

Marta Torres Molina | Ibiza

Su último libro se titula ‘La sed’, leyéndolo creo que podría haberse titulado ‘El dolor’.
Contiene mucho dolor, pero ése no fue un título que barajé. Había otros: ‘El desgarro’, ‘La muda’ o ‘El deshielo’. Decidí no ser tan evidente y usar la metáfora de la sed que, de alguna manera, los engloba a todos.

¿La sociedad actual ha desaprendido el sentido del dolor?
En nuestra sociedad vivimos de espaldas al dolor, hay otras que no y, cuando aparece, los gestionan mucho mejor. Cuando empecé ‘La sed’, que surge de un desgarro, de un descontento con el contexto, de un derrumbamiento, me di cuenta de que el tiempo que iba a invertir trabajando en el libro y viviendo iba a ser doloroso. Lo acepté. Decidí acomodarme lo máximo posible. Como cuando tienes un vuelo muy largo, sabes que estarás en un espacio muy reducido muchas horas e intentas acomodarte y pasarlo. Dar la espalda al dolor es un error mayúsculo.

En el libro aparece un cardenal. Es la primera vez que entiendo su sentido: te haces daño, aparece, te duele, desaparece, ya no te duele. ¿No hay cardenales para el dolor no físico que nos digan cuándo debería dejar de doler?
O que nos indiquen cómo convivir con ese dolor. Tienes que saber que el dolor puede convivir con la felicidad. Estamos todo el tiempo bombardeados por mensajes extremadamente positivos y eso no nos beneficia, no nos hace ningún favor.

Dice en el libro algo así como que quería ser libre y que, una vez conseguida, esa libertad le quema las manos.
Es muy complicado gestionar la libertad, muy difícil. El proceso de aprendizaje es largo.

Libertad y felicidad...
...van de la mano.

En una balanza, ¿cuál pesaría más?
Aunque la libertad conlleve tener que tomar muchas decisiones que a veces son dolorosas, para mí significa felicidad. Enfrentarte a ti mismo, aceptar tus defectos, convivir con ellos... La libertad es dolorosa porque debes encararte a... (seguir leyendo)


7 comentarios:

  1. Interesante entrevista, como todas las que te he leído. Espero que la igualdad siga avanzando, por el bien de la sociedad en la que nos movemos. Bernard Lewis decía que el tirón que tuvieron las sociedades occidentales desde el renacimiento, frente al estancamiento del Imperio Otomano, fue debido a la participación de las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, gracias. El mayor peligro para la igualdad es creer que ya la hemos conseguido y acomodarnos o criticar, ridiculizar y atacar a quienes son más beligerantes. Sin salir de mi oficio, un ejemplo de esta misma semana: se celebra un congreso sobre articulistas y en el cartel inicial sólo aparecían nombres de varones. Nos queda mucho que batallar.

      Eliminar
  2. Lo único que no comparto es que la sociedad viva de espaldas al dolor, lo que creo que pasa es que se ha blindado para sobrevivir porque sabe demasiadas cosas, solo hay que ver un telediario entero y si lo sientes todo...y a eso hay que sumarle el verdadero dolor del universo propio de cada uno. A ver, también es verdad que hay quien ignora todo eso y vive en el mundo Mr. Wonderful.
    Yo también veo lo de la Igualdad a largo plazo, pero lo veo.
    Tengo que ver este libro a ver si puedo con él.
    Besos, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, es un libro magnífico. De los que da gusto leer, tocar y observar durante horas, deteniéndote en las imágenes. Yo sí creo que vivimos de espaldas al dolor en el sentido de que, muchas veces, no entendemos que tiene un sentido. Yo creo que las cosas tienen que doler para poder superarlas. En lo físico el dolor te recuerda que tienes que estarte quietecita porque no estás bien. Y en lo moral el dolor también te recuerda que debes cuidarte. En la sociedad actual se castiga el dolor. Si lo manifiestas, la gente se aleja. Es cierto que el dolor está muy presente, pero no creo que lo entendamos. Le pasa algo parecido a Pena en 'Del revés', la película.

      Un besote.

      Eliminar
    2. Es verdad. Y más verdad es lo de que se castiga, y mucha culpa la tienen las vidas perfectas de instagram, qie parece que si no la tienes es porque no quieres o eres tonto.
      Claro que el dolor hay que sentirlo para resolverlo.
      Del revés es una película maravillosa que todo el mundo debería ver.
      Un besote

      Eliminar
  3. Aunque no comprata todo lo que dice, ha sido un gustazo leer la entrevista, y bueno, apuntadídimo el último título. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío, el último libro de Paula Bonet es tremendo. Tanto por el texto como por los dibujos. Es para leer y releer y abrirlo luego, de vez en cuando, para volver a ver las imágenes.

      Un besazo

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...