jueves, 25 de mayo de 2017

'Heridas abiertas', una novela negra más


Cuando a Camille, reportera de sucesos de un diario con pocos lectores de Chicago, su jefe le propone viajar a Wind Gap para investigar el asesinato de dos adolescentes, no es consciente de lo que le está pidiendo. Camille se pone en tensión. No quiere hacerlo. No quiere volver a Wind Gap, su pueblo, el lugar en el que vive aún su madre, una mujer fría de la que huyó poco después de que su hermana Marian falleciera tras una larga e intermitente enfermedad. No quiere hacerlo, pero lo hace. Es su jefe. Es su historia. Es su trabajo. (Salvando las distancias, cuántas veces los periodistas tenemos que tragarnos los miedos, las vergüenzas, las emociones y todo lo que sentimos cuando el jefe nos envía a cubrir algunos temas). Es curioso. Precisamente este libro llegó a mis manos en un momento de esos. Después de un trabajo de los que te dan más dolores de cabeza que compensaciones. Me apasiona mi oficio, lo amo, lo disfruto, pero como todo amor verdadero tiene sus días. Así que en plena huida a Formentera (isleña refugiándome en otra isla) una buena amiga me lo plantó en las manos. Lectura rápida con suficientes páginas para pasarme día y medio sin pensar mucho. Y sí. Ahí, en el momento exacto en el que Camille llega a Wind Gap (con una noche de motel de por medio, para hacerse a la idea), empieza el angustiante thriller 'Heridas abiertas', de Gillian Flynn. A partir de ese momento es imposible parar de leer (bueno, sí, para lanzarse de cabeza desde el barco a las aguas turquesas de Cala Saona) porque quieres, necesitas, saber más. No sólo de los asesinatos de las pequeñas Ann y Nathalie, sino sobre todo de la relación de Camille con su madre, Adora, y su hermanastra adolescente, Amma. Una relación viciada, difícil, nociva, que hace que afloren de nuevo en Camille todos los problemas y traumas del pasado, heridas marcadas en su piel. Mientras la periodista intenta descubrir quién se llevó a las adolescentes asesinadas, las cuidó como muñecas y las mató luego para arrancarles los dientes uno a uno, el pueblo se la va comiendo. El regreso a Wind Gap implicará mucho más que descubrir al asesino de Ann y Nathalie. Implicará descubrir verdades de su pasado, el origen de esas heridas que chillan palabras desde su piel. Un regreso del que es imposible apartarse hasta llegar a la última palabra. Y a pesar de eso, de que se lee fácil y atrapa como corresponde a toda novela negra, no entiendo el éxito de Flynn, como tampoco entendí el del best seller 'La chica del tren'.

"Mi madre asistió a un funeral vestida de azul. El negro era desolador y cualquier otro color era indecente. También vistió de azul en el entierro de Marian, al igual que la propia Marian. Le sorprendió mucho que no me acordara de eso. Yo recordaba que habían enterrado a Marian con  un vestido color rosa claro. Pero no era ninguna sorpresa: mi madre y yo no solemos coincidor en nada que tenga que ver con mi hermana muerta".

Título: 'Heridas abiertas'
Autora: Gillian Flynn
Editorial: Penguin Random House Mondadori
Páginas: 312
Precio: gratis con una revista
Procedencia: préstamo amiga

13 comentarios:

  1. Yo siempre me he preguntado lo mismo respecto al éxito de este tipo de novelas, entretenidas sin más. He llegado a la conclusión que se trata de un género literario, la novela negra, que gusta, y con el que disfrutan los críticos de los periódicos, mayoritariamente hombres. Así que nos inventamos lo bien que están construidos sus atormentados personajes y justificamos su lectura. Me gustaría que se tratará de igual forma a la novela rosa, género denostadísimo pero tan o igual de entretenido que la novela negra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Briseida, no estoy de acuerdo. Creo que de la novela rosa se habla, y mucho, en los medios. Es verdad que a veces se la disfraza de otra cosa para que no lo parezca, pero se habla bastante. Y sobre lo que comentas de la novela negra... Hay grandísimas escritoras de este género y, por desgracia, críticos en los periódicos apenas quedan. Creo que el éxito se debe, principalmente, a que son novelas que se leen muy fácil. Hay muy buena novela negra y eso sirve de excusa para que se editen muchísimas, que no son tan buenas, pero que se colocan estratégicamente en los puntos de venta. No digo que sean malas, pero, salvando alguna excepción, la mayoría se parecen mucho.

      Eliminar
  2. Al final creo que pasaré de este libro, tengo demasiados pendientes y no creo que sea para mí.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe, es de esos libros que, como diría mi abuela, "no come pan". Es decir, que no te quita apenas tiempo y no te molesta leerlo.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Pues si se cruza en mi camino, podría caer. Pero no voy a ir por él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, pues eso, si te lo plantan en las manos o te viene de regalo con una revista.

      Besines

      Eliminar
  4. ¡Hola! Yo tampoco entendí el éxito de "La chica del tren!, pero sí entiendo el de Flynn. Porque leí "Perdida" y "La llamada del Kill Club", y me gustaron mucho los dos (más Perdida). No estoy de acuerdo contigo en que toda novela negra atrapa. Yo empiezo muchas que no consiguen engancharme y acabo abandonando. Por cierto, me ha encantado tu reseña, como siempre, y tu frase: "el origen de esas heridas que chillan palabras desde su piel".
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, no digo que toda la novela negra atrape, digo que atrapa "como corresponde a toda novela negra", que no es lo mismo. Últimamente, por más fama que tengan, no me están gustando las novelas negras. Disfruté mucho con 'Vestido de novia', de Lemaitre, con la trilogía de Stieg Larsson, la primera que leí de Camilla Läckberg (luego todas me parecieron iguales) y 'La devoción del sospechoso X'. Todo lo demás que he leído me ha parecido demasiado igual... Ésta me ha gustado, pero no ha sido "¡Guau!", no me han quedado ganas de leer más de esta autora.

      Besines

      Eliminar
  5. A mí ya me dejó fría con Perdida, a la que le encontré varias incongruencias que no me gustaron nada y un final que tampoco. Si es una más, como tampoco es mi género favorito, la dejo pasar. Lo de que sea fácil de leer es comprensible y básico para que pueda tener mucho éxito. Es como la chica del tren por la misma mecánica, están muy bien vendidas. No hay que darle más vueltas.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. No lo descarto, pero antes quiero leer "Perdida" Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Eso de arrancarles los dientes a los cadáveres me parece muy de Edgar Alan Poe ¿No era a Lady Ligeia a la que le arranca los dientes el chico en sus delirios? O no, Ligeia es la que resucita y se incorpora al cuerpo de alguien. Como se dice en francés, se me mezclan los pinceles. Pero, vamos, que tengo suficiente material atrasado como para meterme con Gillyan Flynn.

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Leí La chica del tren y estoy contigo en que no entiendo para nada todo el boom que se generó en torno a eso libro. El marketing tiene mucho poder hoy en día.
    Sin embargo el otro libro de Flynn que leí, Perdida, sí me gustó.
    Un beso ^-^

    ResponderEliminar
  9. De la autora me encantó Perdida, me enganchó tantísimo y lo vi tan diferente...pero en cambio esta novela no me termino de encajar. Como dices se lee rápido pero a mi me parece una novela sencilla y entretenida sin más.
    Por cierto, yo tampoco entendí el éxito de La chica del tren, ni de La pareja de al lado, eso no son thriller buenos, son pasables.
    Esta semana terminé Escrito en el agua (segundo libro de la autora de La chica del tren) y está bastante mejor que el primero.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...