miércoles, 7 de diciembre de 2016

'La tierra que pisamos', lo extraño


A veces tiene que llegar lo extraño, lo de fuera, para mostrarnos cómo somos. No cómo hemos fingido ser o cómo creemos que somos. No, para descubrirnos a nosotros mismos cómo somos. Qué somos. Cuáles son nuestros valores. Con qué y con quién están nuestras lealtades. Para cuestionar aquello que hemos asimilado sin preguntas y que nos ha moldeado. Y eso es precisamente lo que cuenta Jesús Carrasco en ‘La tierra que pisamos’, una novela más lenta, más reflexiva, que ‘Intemperie’. Una historia que no te golpea con las palabras, sino con lo que éstas van dejando dentro de tu cabeza, como semillas que, depende de ti, brotarán o no. ‘La tierra que pisamos’ pasa en una España ficticia que imaginamos a principios del siglo XX, una España ocupada por militares venidos de países del norte y en la que los lugareños son prácticamente parias, poco más que esclavos a su servicio. Ambientada en un pueblo extremeño, ‘La tierra que pisamos’ mantiene esa sequedad, esa aridez, esa falta de oxígeno que también (y tan bien) marcan ‘Intemperie’. Lo mismo que las palabras, exactas. Y las frases. Cortas. Y los párrafos. Medidos. Y los capítulos. Adelante y atrás. Creo que es eso lo que hace que página a página no podamos desprendernos de la sensación de que ambas novelas están ligadas. Esa frialdad angosta está presente desde el primer momento, desde que Eva Holman, mujer de uno de esos militares extranjeros, inválido y retirado, descubre a un intruso en el huerto de su casa. Es un hombre. Callado. Que duerme entre las hortalizas, pegado a la tierra. Que lleva un abrigo de buena calidad. Al que el perro sigue amistosamente durante todo el día. Un hombre que se esconde. Que Eva esconde. Y al que da de comer. Y al que limpia la ropa. Y al que protege. Sin saber por qué. Que la separa de los que consideraba los suyos. Un extraño que, sin una palabra, sin apenas una mirada, sin un contacto físico, cambia su manera de ver y entender su propio mundo, su lugar en él, sus relaciones. El hombre no cruza jamás el umbral de la finca, pero se cuela hasta el tuétano en la vida de Eva, quien, a sus años, se resiste a su propio cambio, a algo que no puede evitar. El extraño, con un pasado que Eva va descubriendo, duerme, durante semanas, entre las hortalizas, con la cara y el cuerpo pegados a esa tierra que es la suya, no de quienes la ocupan. Que reclama en silencio. Que guarda lo poco que aún queda de él mismo. De su pasado. De su memoria. De su vida. Esa tierra sobre la que, como Eva, nunca nos hemos preguntado nada.


“Hoy me ha despertado un ruido en mitad de la noche. No un ronquido de Iosif, que, raro en él, a esa hora dormía a mi lado en silencio, medio hundido en la lana del colchón. He permanecido tumbada, con la mirada detenida en las vigas de haya que sustentan el techo, apretando fuertemente las sábanas en busca de una firmeza que el lino, tan sutil, me ha negado.”


Título: ‘La tierra que pisamos’ 
Autor: Jesús Carrasco 
Editorial: Seix Barral 
Páginas: 272
Precio: 18€ 
Procedencia: préstamo Marian

14 comentarios:

  1. ¿Sabes aquello que dicen de "mejor no preguntes"? Pues eso, estoy en un momento que mejor no pregunto, que me temo lo peor. Y como se dice tanto ahora lo de " cuídate", por una vez voy a hacer caso y mirando por mí, este libro ahora no puede ser. No digo nunca, ojo, solo digo que ahora no.
    Besos para ti, con cariño desde el limbo de Norah.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, cuando lo mejor es no preguntar lo ideal es contestar a tu manera. Es algo que me ha enseñado alguien últimamente. Si no es el momento, no lo es. Yo a temporadas también huyo de según qué libros, aunque al final acabe sucumbiendo.

      Muchos besos.

      PS: Cuídate. Y que te cuiden, que también es importante.

      Eliminar
  2. Para la lista de pendientes se va, con el anterior libro del autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, ya me dirás qué te parecen. Y cuál te gusta más.

      Besos

      Eliminar
  3. Yo no he leído el anterior y eso que tenía muchas ganas pero creo que es un autor que merece un tiempo mejor que el que tengo ahora. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, no sé qué decirte... Yo me arrepiento un poco de haberlo leído en un momento bueno, aprovechando algunas mañanas libres en la playa. Creo que se debe apreciar mejor en un momento malo y frío.

      Besines

      Eliminar
  4. Este me llama la atención... lo apunto.

    Besos !!!

    ResponderEliminar
  5. Me han dicho que es una autor muy interesante y a tener en cuenta... Espero empezar con Intemperie y, si me convence, sigo por aquí. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, lo es, sobre todo si te gusta la forma concisa, incluso cortante, de escribir. A ver qué te parece...

      Besos

      Eliminar
  6. A mí también me ha gustado mucho. Ahora estoy con "Intemperie", sufriendo un poquito más.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat, con 'Intemperie' es que se sufre mucho, pero la verdad es que a mí, éste me ha dejado algo más tocada.

      Abrazos.

      Eliminar
  7. Me parece muy interesante. A ver si la encuentro en mi próximo viaje a España.
    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, todo un descubrimiento ha sido este año para mí Jesús Carrasco. Tiene una manera muy particular y directa de escribir que me ha fascinado.

      Abrazos

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...