miércoles, 25 de noviembre de 2015

Olvidar el mundo de las princesas

Neus Montero, con las jaulas de libros que su hijo Iván usa para hacer magia. M. T. M.

´La Bella y la Bestia´. El peor de los cuentos posibles. Una bestia, un monstruo, que deja de serlo por amor. Una joven, una mujer, que siente que si él no muta de ogro a príncipe es porque ella no es suficientemente buena. Lo dicho, el peor de los cuentos posibles. Es lo que opina Neus Montero, cuentacuentos, por mucho que Disney haya querido edulcorarlo. «En el cuento original la Bestia acaba comiéndose a la Bella», afirma Montero, que apunta a Barba Azul como el cuento clásico en el que la violencia machista está más presente y recomienda, a los adultos, la adaptación de la novelista belga Amélie Nothomb.

Montero alerta sobre dos cuentos de hadas clásicos: Blancanieves y la Bella Durmiente. «Por el rol pasivo de la mujer. No hacen nada. Esperan, dormidas o inconscientes, a que llegue el príncipe, el macho alfa, y las despierte. Además, no las conoce de nada, solo las ha visto en ese estado, ni siquiera puede estar enamorado, son un mero trofeo», explica la cuentacuentos, que recuerda que... (seguir leyendo)


10 comentarios:

  1. Buenísimo artículo Marta !!!

    Un besote y feliz semana :)

    ResponderEliminar
  2. Amén hermana.
    Habría que plantearle a Dinsey un cambio en ese sentido. Con el poder que tienen ¿te imaginas a dónde podrían llegar si quisieran? No vamos a decir que es fácil, las princesas son bonitas y la belleza nos gusta a todos.
    Eso sí, lo de Bella Y Bestia es para tener mucho cuidado, es muy común lo de enamorarse esperando que el sujeto cambie.
    Excelente artículo.
    Un beso, Marta Torres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, un potencial muy mal dirigido, evidentemente. Se puede ser princesa, pero no sólo princesa, y el problema es que en Disney ellas son sólo eso. Los príncipes tienen un puesto en el ejército, o en la marina o, si no son príncipes destacan por su astucia. Pero ellas no, ellas sólo tienen como objetivo estar monas y casarse. Y esa idea acaba calando en las niñas. Y sí, el mensaje de la Bella y la Bestia es tremendo, mucho más en la versión de Disney, que asegura que si eres buena él cambiará, que en la original, en la que Bestia devora a Bella y te demuestra que, efectivamente, nadie cambia.
      Muchas gracias.

      Un beso

      Eliminar
  3. A mí con esto de los cuentos me pasó algo muy curioso. No sé si alguna vez lo he contado ya por aquí. Recordaba los de Andersen con mucho cariño y un año me dio por pedir y pedir y pedir un libro de sus cuentos que me trajeran recuerdos de mi infancia. Me regalaron un volumen precioso y el día de Reyes, por la noche, me lancé felizmente a la cama para devorar los primeros cuentos. Me llegué un chasco tremendo. Los recordaba de un modo totalmente distinto. A la edad adulta, algunos me parecieron un tanto crueles y me hicieron torcer el gesto. No terminé de leerlos nunca. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, me suena esa historia. A mí siempre me han gustado los cuentos. Desde niña- Y esa pasión por los cuentos clásicos la sigo manteniendo viva aún ahora. Descubrí pronto que los cuentos originales eran crueles, tremendos, porque tenían un objetivo muy claro: educar a los niños, aunque fuera usando el miedo, para que no salieran solos al bosque, para que no se fiaran de nadie, para que estuvieran atentos a los peligros... De adolescente descubrí que las hermanas de la Cenicienta se cortaban los pies para que les cupiera el zapato, que la bestia devoraba a la bella, que el lobo se comía a la abuela de Caperucita (y no la vomitaba viva), que la madrastra de Blancanieves intentaba acabar con ella tres veces y que al final ella moría entre grandes dolores, que del fuego no se salvaban ni el soldadito de plomo ni la bailarina, que la Sirenita nunca era feliz... Lo aprendí muy pronto. Y me gustan esos cuentos originales, no las versiones edulcoradas que nos han llegado.

      Un besote

      Eliminar
  4. Mola que todas estas cosas que tragábamos como creaciones culturales se metan a lupa y que se intente cambiar, sobre por lo que nos toca como mujeres en la construcción social de género. Aunque hay que matizar la afirmación de la cuentacuentos de La bella y la Bestia, en las dos versiones más conocidas y extendidas (la de Beaumont y la Villeneuve) la Bestia no se come a Bella. Aunque está presente el horror de que tu padre te deje en manos de una Bestia para salvar el pellejo, jajaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, es que como no se les dé caña, mal vamos. Neus Montero no se refiere a ninguna de esas dos versiones, sino a la original, bastante anterior y sin autor.

      Saludos

      Eliminar
  5. Cuanta sabiduría está presente en los cuentos de hadas... Todo un mundo, pleno de misterio...

    Buena reseña, esta que nos brindas

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ildefonso, quizás hubiera sabiduría en su origen, pero lo que nos ha llegado al siglo XXI son auténticas patrañas, y muy peligrosas.

      Saludos

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...