viernes, 29 de abril de 2011

Aquella noche de champán tatuado

Me pregunta por el verano. Por el trabajo. Por las medianoches aún en la redacción. Por los becarios... Y a mí solo me viene a la mente aquella noche. La que comenzó con articulo indefinido y acabó ganando el definido. Una noche cualquiera que se convirtió en una noche singular. Una noche de la que no esperaba nada y que me dio mucho. Una noche en la que solo debíamos tomar un vino después del trabajo y acabamos enlazando copas de champán mientras ignorábamos la música house. Me pregunta por el verano y mi cabeza se marcha. Siento los vaqueros ajustados, el palabra de honor negro y los peep toe con swarovski en mis pies. Siento la frente y la nuca despejada, como si aún llevara el tupé y la coleta. En la mano izquierda noto el calor de una mano que me arrastra entre la multitud que baila desenfrenada en la pista y, en la derecha, el peso de una botella de champán llena de tatuajes que ahora, vacía, reposa junto a un candelabro negro y los coloridos vasos de té.

28 comentarios:

  1. Preciosos zapatos y botella de "Christian Audigier" (acabo de conocer su existencia, un diseñador francés...)

    ¿Principios de agosto, en el Blue Marlin Club de Cala Jondal? Dime que valgo para detective privado.

    Me alegro que recuerdes tan gratamente esa noche tuya tan especial, Dorothy con taconarros.

    Un beso bruit!

    ResponderEliminar
  2. David, lo siento, sigue leyendo a Holmes. No fue Blue Marlin, fueron Sidney, El Hotel y Amnesia. Blue Marlin, a las horas que acabo de trabajar en verano me queda un poco lejos (concepto isleño de lejos, es decir, 20 minutos en coche).

    Fue una noche un tanto peculiar. Surrealista: presentación del champán del sr. Audigier (diseñador de la firma Ed Hardy para más señas) cumpleaños de Massiel y más presentación. No sé si fue el champán, pero ni los tacones me molestaron.

    Un beso rosé.

    P.S: veo que conoces bien la isla...

    ResponderEliminar
  3. ... vale, tengo envidia del trasfondo de tu post, bueno y del plano "superior", hoy me siento envidiosa, ¡qué le vamos a hacer!, será la lluvia,la monotonía, el asma, jajaja... ainnnnsssssssss, qué bien se respira en "ses illes"... y que bien pasa una las noches de verano (y con esos alucinantes zapatos a mi no me hace falta ni champán!!!!, vamos creo que ni nadie que me agarre de la mano, jajaja)

    resumiendo, retomo lo de: ¡qué envidia!

    un besito

    ResponderEliminar
  4. Ahhh!!! los recuersdos de noches innolvidables... Tenerlos será como haber vivido con pasión aunque solo sean unas horas... pero ¡¡qué horas!!
    Bss...

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno que una noche cualquiera se convierta en una especial o al menos singular y sobre todo qué bueno que aún la recuerdes.

    :)

    ResponderEliminar
  6. Si ni los taconazos te molestaron, fue una gran noche, seguro.
    O... ¿exceso de champán? jajaja

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. No hay mayor regalo que una noche de la que no esperas nada y termina tan gratamente.
    Supongo que todos hemos tenido una noche así y la recordamos con una sonrisa.
    Un saludo Dorothy :)

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría tener el recuerdo reciente de una noche así, Dorothy.
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Mariaaaaaa, no tengas envidia. Si quieres te digo que sí que me dolían un poquito los zapatos, que tuvimos que dar un rodeo por caminos de monte para esquivar un control de alcoholemia, que tuvimos que salir de la discoteca por la puerta de emergencia porque la pista estaba tan llena que apenas se podía caminar y que el de la mano es solo un compañero de trabajo que esa noche se convirtió en amigo (sin segundo sentido).

    ¿Mejor así?

    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. MariCari, es curioso. No te acuerdas de las cosas y, de repente, alguien dice algo y te encuentras con la noche ahí, delante de tus narices, que casi te dan ganas de comprarte unas palomitas y verla de nuevo desde fuera.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Noe, es verdad. A veces sales con muchas ganas y vuelves a casa después de una noche mediocre y otras, que sales por salir, pro no hacer un feo, por no decir otra vez que no porque sales tarde de trabajar y no te apetece... y acaban siendo las mejores.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Elysa, sssshhhh... No lo digas muy fuerte, pero yo también tengo la sensación de que las copitas de champán tuvieron algo que ver.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Muerte Roja, espero que todos tengamos una noche así. Inesperada y divertida.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Carmen, no es tan reciente, del agosto pasado, si te sirve de consuelo.

    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  15. Me gusta, me gusta, es como una especie de telón transparente que deja entrever la magia de una noche (:
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Ariamsita, me gusta mucho eso de un telón transparente.

    ¿Se acabaron las vacaciones?

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. Pues k bien k una noche normalita se convirtiera en una noche magnifica :D

    Pasate por mi blog si tienes un huequito (>.<) Besotes y cuidate mucho!

    http://apuestoportimifantasiaaldespegar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  18. Al leerlo parece el comentario de una novela muy interesante, pero viendo los comentarios, parece mucho mejor, sacado de los recuerdos de una noche de verano... una copita de champán... esos zapatos...

    ResponderEliminar
  19. Bonito recuerdo y, sobre todo, bonita manera de explicarlo.Abrazos!!

    ResponderEliminar
  20. Yo tambien pienso que es una suerte tener noches asi para recordar. Con champan, tacones y subrealismo incluido.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Umm, misterioso. Solo las palabras y los objetos que insinuan historias sin contarlas...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  22. Pequeña fantasía, ahora me paso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Sonia, por una vez no se trata de libros, si no de la vida, aunque no estaría mal guardar esa noche y usarla si algún día me da la ventolera y me pongo a escribir.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  24. Zamarat, muchas gracias. Es un bonito recuerdo, pero también es cierto que el paso del tiempo lo embellece. Seguramente la mañana siguiente no me pareció una noche tan buena.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  25. Bichoraro, todas esas noches (y días y tardes y momentos buenos) habría que poder convertirlas en canicas de cristal y guardarlas en un bote para tenerlas siempre ahí.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Serendipity, Frida juguetea con la botella cuando está en casa, lo que me pone un poco nerviosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Hombrerrante, tenemos la grandísima suerte de que, por el momento, los objetos no hablan.

    Besos

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...