jueves, 30 de octubre de 2008

La ciudad de las telarañas





(De arriba a abajo: Vista desde la torre del reloj astronómico de Praga; un rincón del cementerio judío en el que se amontonan las lápidas; un puesto de marionetas y una pared de la sinagoga Pinkas, en la que están escritos los nombres de todos los judíos que fueron ejecutados por los nazis en la ciudad)

Vacaciones en casa. Días de lluvia y té bien fuerte en los
que me he dedicado a ordenar los recuerdos del último viaje. Praga. Escarbar en los bolsillos de la maleta buscando la entrada a la ópera, el callejero, los pases agujereados del castillo, la kipá que los hombres debían lucir en las sinagogas del barrio judío, la propaganda del teatro negro… Me he resistido a perder nada que en un futuro me pueda hacer olvidar el más mínimo detalle. Sé que es una tarea imposible y que nada más subirme al avión de regreso seguro que muchísimas cosas se quedaron en el aire de la ciudad de Kafka y no podrán alimentar mi memorístico síndrome de Diógenes. Ver de nuevo las fotos, colocarlas en orden junto a todo aquello que acabó convirtiendo mi bolso en el desfondado de Mary Poppins, ha sido como volver a ese lugar lleno de telarañas en el que me quedé con ganas de poder pasear por el timburtiano cementerio judío en una noche de luna llena.

6 comentarios:

  1. Yo he decidido prescindir de las fotos. Son un bumerán que lanzas de forma inocente y vuelve cuando menos te lo esperas, años después, para golpearte.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, pero prefiero pasarlo mal que olvidarlo todo. De todas maneras, hago un soberano esfuerzo para que cada vez menos gente aparezca en las fotos. Así el bumeranazo duele, pero no tanto.

    ResponderEliminar
  3. Tengo un relato breve dedicado a esta ciudad. Romántica, amable, acogedora, evocadora, ... muchas son las palabras que me vienen a la cabeza. Quizá una de las más bellas e inspiradoras de Europa. Me gustaría volver a saborear esas interminables cervezas, ese aire bohemio del puente de San Carlos?. Los nombres se me olvidaron pero nunca las imborrables sensaciones. Praha me enamoró, sencilllamente.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonitas postales. Praga es preciosa, quizá unas de las ciudades más bellas en las que he estado. Lo malo, el clima.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, Praga es preciosa. Yo no sufrí el frío, pero he visto fotos de la ciudad en invierno, con nieve y niebla y me pareció aún más bonita que en verano. Pero yo con frí ono me atrevería a ir.

      Abrazos

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...