jueves, 22 de febrero de 2018

'Todos deberíamos ser feministas', todos deberíamos leer a Chimamanda


@martatorresmol


Todos deberíamos leer a Chimamanda Ngozi Adichie. Sí, todos. Sin excepción. Si no sus novelas, al menos esos dos libritos que se devoran en menos de una tarde y que son como la biblia de bolsillo del nuevo feminismo: 'Todos deberíamos ser feministas' y 'Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo'. Como mínimo, el primero de ellos, que no requiere más de quince minutos de lectura. Y es que la autora nigeriana no necesita más que eso, quince minutos y 60 páginas para ofrecer una visión fresca, nueva y sobre todo muy práctica del feminismo. Y muy esclarecedora. Porque el término "feminista", por desgracia, acarrea no pocas connotaciones negativas.

En este libro, una adaptación de una charla TED que ofreció la autora en 2012 y que se convirtió en viral, Ngozi echa mano del sentido del humor, y de sus propias experiencias, para ponerte frente a situaciones muy parecidas a las que cualquier mujer ha vivido y de las que, quizás, nunca se había planteado todo el machismo que cargan a sus espaldas: las cuentas en los restaurantes siempre se las traen a los hombres, se espera que la mujer renuncie más a su carrera que el hombre cuando tiene un hijo... Hace hincapié en que a pesar de que somos el 52 por ciento de la población vamos desapareciendo del paisaje cuanto más arriba subimos en la escala profesional. En los roles que se asocian a las mujeres desde que son niñas. En los valores que se nos adjudican (dulzura, sentimentalismo, suavidad...) desde que nacemos, lo que cuesta salirse de ellos y las consecuencias que tiene eso para una mujer. El libro está cuajado de esas frases que subrayas, de las que te acuerdas, que te tocan, que podrías haber escrito tú. Pero claro, tú no eres Chimamanda. Frases que te tauarías. "Un hombre al que yo intimide es exactamente la clase de hombre que no me interesa". Es una de mis favoritas.

La autora empieza recordando a su amigo de la infancia Okoloma, el primero que la llamó "feminista". Una palabra que, aunque era poco más que una niña y venía de alguien a quien quería, le sonó como suenan los insultos. Y continúa recordando los consejos que, cuando empezó a publicar, recibió para que no se autodefiniera nunca como feminista "porque las feministas son mujeres infelices porque no pueden encontrar marido".  A lo largo de este pequeño gran libro-discurso, Chimamanda Ngozi Adichie explica con cierta vis cómica cómo todo el mundo le dio motivos por los que no debía o no podía decir que era feminista y todos los añadidos que le tuvo que ir poniendo a esta palabra para que se ajustara a ella: "Feminista feliz africana que no odia a los hombres y a quien le gusta llevar pintalabios y tacones altos para sí misma y no para los hombres".

"Okoloma era uno de mis mejores amigos de infancia. Vivía en mi calle y me cuidaba como si fuera mi hermano mayor: si a mí me gustaba un chico, yo le pedía opinión a Okoloma. Okoloma era gracioso e inteligente y llevaba botas de vaquero con las punteras picudas. En diciembre de 2005, Okoloma murió en un aaccidente de aviación en el sur de Nigeria. Todavía me cuesta expresar cómo me sentí. okoloma era una persona con la que yo podía discutir, reírme y hablar de verdad. También fue la primera persona que me llamó "feminista"."

Título: 'Todos deberíamos ser feministas'
Autora: Chimamanda Ngozi Adichie
Traductor: Javier Calvo Perales
Editorial: Literatura Random House
Páginas: 64
Precio: 4,90€
Procedencia: comprado

12 comentarios:

  1. Me suena el título que traes. No me había planteado leerlo pero veo que aporta otra visión porque realmente el término 'feminismo' está muy mancillado y se confunde el tocino con la velocidad. A mí me pasó una cosa muy curiosa con respecto a situaciones del tipo 'la cuenta se la traen a él'. Resulta que fui a Leroy Merlin a por material para arreglos en casa. Mi marido cocina y yo arreglo enchufes. Los roles están cambiados. En fin, que empecé a preguntar al dependiente por artilugios de bricolaje, y el gentil caballero le daba las respuestas a mi marido. A mí ni me miraba... Cosas que ocurren. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, vale mucho la pena leer a Chimamanda porque es muy directa, muy fresca y muy práctica. Y sobre esos pequeños micromachismos... A mí el que más me ocurre es el del café. Me gusta solo, corto y sin azúcar y cuando voy con un amigo, que lo pide con leche y doble azucarillo ¿adivinas a quién le plantan delante el café solo? Lo que te pasó a ti en Leroy Merlin le pasó a una de mis mejores amigas cuando fue a comprarse un coche. Era para ella, ella preguntaba, a ella le flipan los coches y a su marido le da bastante igual. Ella preguntaba y el vendedor sólo le miraba a él cuando respondía. Mi amiga se levantó y le dijo que se iba a otro concesionario menos machista.

      Besines.

      Eliminar
  2. Interesante, porque viene de la Chimamanda, que además de mujer es africana, lo que es un doble motivo para escuchar lo que dice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, uno de mis escritores favoritos es un africano: Mia Couto. Tiene una vida apasionante y un conflicto personal (es blanco, pero nació ya en África y se siente africano, los blancos le consideran africano y los negros le consideran un blanco, se ha sentido siempre en tierra de nadie) que se ve muy bien en sus historias.

      Saludotes.

      Eliminar
  3. Menuda frase la que te has llevado. Yo también me la apunto. Está claro que muchos se aprovechan de que hay una pequeña facción que pregona un feminismo tan opresor como el machismo, para meterlo todo en el mismo saco. Cada vez parece que estamos más lejos de arreglar algo. Pero mientras haya voces como la de Chimamanda nos seguirá quedando una oportunidad y una esperanza.
    Besos, Dorothy con tacones y lo que te dé la gana ponerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, y es sólo una de las muchas frases que he subrayado. En realidad, podrías subrayar todo el libro. El feminismo no es supremacismo femenino, es la lucha por la igualdad de la mujer. Y ahí hay mucha confusión. Chimamanda es un soplo de aire fresco. Un vendaval, vaya.

      Besotes.

      Eliminar
  4. Pues no era un libro que me plantease leer, pero ya veo que merece mucho la pena.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, anímate. Si no te gusta (que no lo creo), sólo haabrás perdido, como mucho como mucho, media hora. Y me cuentas.

      Un besazo

      Eliminar
  5. Sobre todo habría que recomendarlo a los hombres de buen talante para que no se crean los bulos que corren por ahí para desprestigiar al feminismo. Lo veo un poco básico para mi, pero acabará cayendo porque Chimamanda me gusta.
    De paso, os recomiendo La flor púrpura.

    http://orlandiana.blogspot.com.es/2018/01/la-flor-purpura-de-chimamanda-ngozi.html?m=1

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Molina de Tirso, es básico, cierto, pero ahí está su encanto, que nadie que lo lea puede negarle ni una palabra a Chimamanda y, además, es una forma muy fácil de introducir el feminismo. Justo el otro día compré 'Medio sol amarillo', que leeré pronto. Y me anoto 'La flor púrpura'.

      Saludos

      Eliminar
  6. Hay distintas sensibilidades dentro del movimiento, y y en algunas creo ver a veces la causa de esas connotaciones. No me planteaba su lectura, pero me han "leído" varios fragmentos y creo que debo leerlo. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. A mí me gustó muchísimo! Me leí los dos, como dices, en una tarde.
    Feminista tiene una terrible connotación negativa, parece que debas odiar a los hombres y que los ataques en cualquier conversación, y para nada quiere decir esto. También parece que si eres feminista debas ir sin arreglar y no casarte nunca. Creo que este significado se lo dio alguien a quien no le interesaba el desarrollo de la mujer en la sociedad. Siendo feminista solo se pretende igualdad en todos los sentidos, y es evidente que aún se le exige a la mujer ciertas cosas que al hombre no (por ejemplo menos experiencia sexual o menos número de ligues, cosa que encuentro sumamente injusta porque en este caso se está tratando a la mujer como una posesión). Además de sueldos dispares, presión física que nosotras tenemos y ellos no etc etc
    Yo también creo que a esta autora debería leerla todo el mundo!! Yo me seguiré leyendo más libros de ella.
    Muy buena entrada, guapa! Un besito :))

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...