lunes, 7 de abril de 2014

'El despertar de la senorita Prim', una bibliotecaria en un paraíso perdido

Hay libros que te salvan la vida. Libros que te salvan un mal día. Libros que te salvan de la lluvia. Y libros que te salvan en una larga espera en el aeropuerto. Ése es el caso de 'El despertar de la señorita Prim', de Natalia Sanmartín Fenollera. Con un retraso considerable por delante que era incapaz de soportar con el denso libro que tenía entre manos, esta sencilla historia de un pueblo en el que todo es como debía ser hace décadas me tuvo más que entretenida. La señorita Prim llega a San Ireneo de Arnois atraída por una singular oferta de trabajo: "Se busca espíritu femenino en absoluto subyugado por el mundo. Capaz de ejercer de bibliotecaria para un caballero y sus libros. Con facilidad para convivir con perros y niños. mejor sin experiencia laboral. Abstenerse tituladas superiores y posgraduadas". Está sobrada de formación, pero tras un pequeño duelo dialéctico e intelectual con el autor de tan singular adulto acaba consiguiendo el puesto en esa mansión que preside el singular pueblo, en el que rápidamente la bibliotecaria aprende que nada es como en el resto de ciudades. Todo en San Ireneo de Arnois como antiguamente. Sus habitantes adoran lo sencillo, lo artesanal, lo cercano, lo bonito. No hay mangos traídos de la otra punta del mundo, no hay muebles suecos, no hay escuelas regladas... Un mundo que abraza a la señorita Prim, que no puede evitar, en ocasiones, cuestionarse algunas cosas. Pero el libro no es la historia de esas dudas, si no la sencilla y bonita historia de una bibliotecaria que se va enamorando de un hombre con el que discute, al que no entiende, que le saca los colores, al que acusa de no tener delicadeza, que la lleva de la mano a enfrentarse a sí misma y a buscar lejos de ese paraíso perdido de teteras, pasteles caseros y chimeneas siempre encendidas aquello que ni siquiera sabe que existe.

"Exactamente en el mismo momento en el que el pequeño Septimus se desperezaba tras su siesta, metía sus dos pies de once años en unas zapatillas para unos pies de catorce y se acercaba a la ventana de su cuarto, la señorita Prim cruzaba la oxidada verja del jardín. El niño la miró con curiosidad. A primera vista no mostraba aspecto de estar nerviosa, ni siquiera un poco asustada. Tampoco tenía aquel aire amenazador que poseía el anterior encargado, ese aparecntar saber perfectamente qué clase de libro iba a pedir cualquiera que se atreviese a pedir uno.
-A lo mejor nos gusta- se dijo frotándose los ojos con las dos manos."

Título: 'El despertar de la señorita Prim'
Autora: Natalia Sanmartín Fenollera
Editorial: Planeta
Páginas: 352
Precio: 18,90€

24 comentarios:

  1. No saqué la misma conclusión que tu de este libro. El pueblo utópico me pareció penoso, las damas unas sometidas felices y la protagonista tonta y dependiente. En fin que terminé totalmente cabreada con la historia y con la escritora.
    ¡La cantidad de lecturas que se pueden hacer de un mismo libro!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. TAmbién me gustó mucho yme pareció diferente.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira Dorothy... me lo apunto porque me gusta lo que me cuentas, me llama la atención... me veo leyéndolo y puede que hasta me salve de algo :)

    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  4. No sé qué te diga, estos libros me parecen demasiado dulces y empalagan un poco, me recuerda a "Y entonces sucedió algo maravilloso" y me enfadé bastante con esa historia. No descarto necesitarlo en algún momento pero por ahora no lo llevo.
    Besotes, Dorothy Navorski

    ResponderEliminar
  5. Sí, es un libro que no entraña demasiadas complicaciones. Lo recuerdo como una lectura amena a la que le faltó algo para que pudiera considerarla redonda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Este libro es justo eso, sencillo, fácil de leer, amable pero no me gustó mucho. No entré en la dinámica de ese pueblecito, me parecía hasta sectario y eso me impidió disfrutar de la lectura. Me alegra que no sea tu caso.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. A mí me gustó mucho esta novela, su peculiar protagonista, sus interesantes diálogos con el hombre del sillón, el pueblo, en fin, todo. Bueno, todo no, el final no me entusiasmó, pero disfruté mucho con su lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  8. La tengo en la estantería sin leer, y me gusta ese aire que parece que tiene (no sabría cómo expresarlo, ¿mágico?). En fin, aunque no parece una novela excepcional, creo que me va a gustar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Libros rescatadores... De este en concreto he leído tantos comentarios diferentes que he postergado su lectura, aunque supongo que ya que lo tengo algún día se caerá de la estantería y tendré que leerlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo apuntado desde hace un montón! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Esta vez no termina de tentarme este libro. Creo que no lo disfrutaría.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Vaya, pues depués de leer opiniones que lo ponñian un poco por los suelos, se me quitaron las ganas, y ahora me dejas con las ganas, jeje. Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Lo gané en un concurso pero lo dejé apartado por las opiniones tan malas que iba leyendo. La tuya me anima a tenerlo en cuenta alguna tarde de verano sin mucho que hacer... 1beso!

    ResponderEliminar
  14. Parece entretenido y ligerito. Lo tendré en cuenta para una de esas esperas interminables en aeropuertos o viajes largos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. A mi este libro me dejó un poco decepcionada. No mucho eh?? Es que esperaba más... Besos

    ResponderEliminar
  16. Es entretenido y, como tú dices, puede servir perfectamente para pasar el trago de un retraso aéreo, pero... No sé; tal vez es que tenía las expectativas muy altas...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  17. La verdad es que me tienes fascinado con todos esos libros que nos presentas, de autores o autoras de los que nunca he oído hablar. Yo tengo tantas cosas pendientes de autores consagrados que ni tiempo tengo para explorar lo que nos propones. Y la última vez que me compré un libraco en un quiosco de aeropuerto fue en USA, me compré uno de Stephen King para ver de qué iba tan celebrado autor y me ayudó muchísimo a dormir en el vuelo de vuelta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Gracias por la información.
    Pinta bien el libro.
    Un saludoooo

    ResponderEliminar
  19. Lo de bibliotecaria en un paraíso perdido me ha llegado.
    Tal vez deba conocer a la señorita Prim.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. A mí Dorothy me ha parecido un libro malo, nocivo y peligroso. Se merece una lectura muy crítica, a mi entender, sobre la visión que de las mujeres se da, por ejemplo en ese ridículo club. Poco salvo de este libro Dorothy, y pensaba la verdad que tú compartirías mi punto de vista. Me quedo sola en esto, está claro...
    Besines,

    ResponderEliminar
  21. No lo conocía, parece que hay opiniones dispares, me ha creado curiosidad. GRacias por la reseña, un beso!

    ResponderEliminar
  22. Por lo que acabo de leer hay opiniones para todos los gustos, Tendré que leerlo para sacar la mía propia aunque con tus reseñas me pasa que tal y como lo cuentas me entran unas ganas locas de salir corriendo a buscarlo y comenzar ya. Y es que creo que independientemente de que tu gusto (o la circunstancia en la que lo leas) no coincidan con todos, como es lógico, pienso que sí tienes una gran capacidad para transmitir tus sentimientos con tus palabras y eso es digno de agradecer.
    Este libro me lo anoto en mi lista aunque aún sigo pendiente de conseguir en mi biblioteca La tía Mamme que está muy solicitado. ♥♥♥

    ResponderEliminar
  23. Que contrastes de opinión, no dejo a nadie indiferente. Fue una lectura del año pasado y como a algunos me deja una sensación agridulce. Un pueblo útopico y pobladores hartos de la civilización chatarra y con los medios para recrearse hacia los orígenes, vienen las conversaciones profundas entre empleador y empleada, las imagenes de los pequeños con dotes de genios,... Y luego pues que tantas ideas filosoficas tienden también hacia principios que pueden parecer simples por ej. El buscar unir a la bibliotecaria con el hombre del sillón. Creo en parte que de ahi el malestar. Saludos.

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...