miércoles, 25 de noviembre de 2009

Matemáticas calientes y amuletos fríos



Hace años que mantengo una relación de amor odio con los bestsellers. Desconfío de ellos, pero en ocasiones no puedo resistirme a su lectura fácil. Me gusta un aquí te pillo aquí te mato literario de vez en cuando. De algunos he llegado a enamorarme y otros prefiero no volver a verlos, así que acaban en los lugares más escondidos de las abarrotadas estanterías. Ejemplo de esto último es 'La mano de Fátima', de Ildefonso Falcones que, tengo que confesarlo, cogí con pocas ganas. Me lo regalaron por el título (hace años que tengo y regalo este amuleto). 'La catedral del mar' ya no me gustó. Me dejó fría y me recordó a 'Los pilares de la tierra'. Mal copiado, eso sí. Con el segundo me ha pasado lo mismo. Falcones escribe bien, es imposible negarlo, las historias son buenas y los personajes están muy bien definidos, pero le falta alma. Parece escrito con un ordenador enchufado a un corazón de hielo. Desde hace unos días está en la balda más alta de la estantería más pequeña en el rincón más oscuro de la biblioteca, muy alejado del libro de Paolo Giordano, que se ha ganado un espacio accesible y bien iluminado. Me encantó el principio, los primeros capítulos, sólo hablar de ellos me vienen a la cabeza imágenes de la película que mi cerebro fue montando a medida que leía. En algunos momentos  tuve que cerrar el libro para tomármelo con calma, para no devorar en una sola mañana las vidas de Mattia, el chico que se pasa la vida castigándose, y Alice, la chica que hace lo posible por desaparecer, dos números primos en un mundo de números divisibles. Pero no pude resistirme a la calidez de estas matemáticas. Todo acabó en una mañana y una tarde.

5 comentarios:

  1. Yo no pude resistirme. Tardé sólo dos días en engullir la obra de Giordano. Fresca, real, inteligente y no exenta de calidad.

    ResponderEliminar
  2. Los números primos me resultó un relato duro de digerir emocionalmente. Tal vez por aquello de sentirte identificado con algunos momentos de autodestrucción.
    Un bestseller es como el turrón, sabes que no es bueno para la salud, pero siempre acabas tomando algún trozo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Poco a poco me voy apartando de los best sellers, pero poco a poco, alguno hay que leer, los hay buenos, no me lo podeis negar. Los números primos lo compré en un arrebato, aún espera en tercer lugar de la cola de lecturas, me da un poco de miedo empezarlo, ya que dicen por ahí que si no se está fuerte emocionalmente, puede hacer daño... ya veremos

    ResponderEliminar
  4. jo al final la triologia mil·lenium passo de llegir-la, miraré les pelis,,,, betsellers em fan molta mandra!

    m'encanta la teua frase: "Parece escrito con un ordenador enchufado a un corazón de hielo"...genial.

    ResponderEliminar
  5. A mi me encantó "La soledad de los números primos", realmente me pareció una novela imperdible, con o sin premios, me resultó muy buena.
    Saludos
    Santiago

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...