lunes, 9 de noviembre de 2009

La falsa aunque entretenida Hipatia


Ante la aburrida tarde de sábado me metí en el cine. Sola. Y no porque fuera sola, que también, sino porque no había nadie más en la sala. Sólo dos ojos para la historia de la Hipatia de Alejandro Amenábar. Ya sé que no es la auténtica, aunque su director parezca pretenderlo, y que cualquier parecido con la realidad es pura casualidad (magnífico el artículo de Vicente Valero sobre la falsa historia que se vende en libros y películas publicado el sábado en Diario de Ibiza y que podéis leer clicando aquí), pero siempre me han gustado los peplums y no quería ver éste en casa. Por más que se empeñen las nuevas tecnologías ver las películas en la tele no es lo mismo y me niego en redondo, en cuadrado, en rombo y en lo que haga falta a verlas en el ordenador. Pues eso, que aunque la historia no es la real, 'Ágora', excepto algunos detalles (las explicaciones del final en plan telefilm me sobraban), me gustó. El tiempo pasó rápido, acabé envidiando la pasión de Hipatia por encontrar una explicación al cosmos, me hice pequeñita en la butaca temiendo que los parabolanos cayeran sobre mí, admiré la tenacidad y lealtad del viejo Aspasio y hasta intenté prestar mis brazos para salvar más rollos de papiro.

5 comentarios:

  1. yo aún soy de las que se están quedando sin ver películas por no ir solas al cine, aún no estoy preparada...

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que la del sábado era la primera vez que iba sola al cine. Y no pasó absolutamente nada. Eso sí, no sé si me atrevería a ir sola sabiendo que la sala va a estar llena de gente...

    ResponderEliminar
  3. Yo soy unn gran asiduo al cine en soledad. He llegado a acostumbrarme. Como todo tiene sus pros y sus contras. Puedes ir a ver lo que te apetece, sin necesidad de tener que negociar la película. No te sientes ma por si a la otra persona no le gusta. Los puntos negativos son que luego no puedes comentarla a la salida.
    Lo más difícil es el momento en que las luces de la sala están encendidas y la gente entra. Aunque no mira nadie, te sientes extraño. Una vez se apagan las luces y empieza la magia, es como estar en casa o protegid@ por el celuloide.

    ResponderEliminar
  4. bueno, pues quedaremos para ir al cine solos, entramos juntos ya que veo que es lo malo, y luego cada uno a una punta, después tomamos café para comentar...

    ResponderEliminar
  5. encara no l'he vist, i si, aquesta s'ha de veure al cine.....sobre anar sol al cine, el pitjor dia va ser un que tot, tot, eren parelles d'enamorats.... bufff... ara penso i em fa gràcia, aquell dia no!

    un cine per tu sola, un luxe!

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...