lunes, 30 de noviembre de 2020

Media vida (V. S. Naipaul)



 
Una siempre se acerca a un Nobel con reparo. Con inquietud. A veces, incluso, con miedo. Cuando no se le ha leído antes, claro. Cuando el premio llega después de que conozcas sus puntos y sus comas, en cambio, te acercas a sus libros como a la carnicería de la esquina. El ser humano es extraño. Y los lectores, más. El caso es que a V. S. Naipaul (Vidiadhar Surajprasad) me acerqué así, con un poco de reparo, cogiendo el libro con pinzas, y con bastante prejuicio, ya que lo que me venía a la cabeza cada vez que veía un libro suyo o veía su nombre era aquella vez en la que el difunto escritor afirmó que la literatura escrita por mujeres era peor que la escrita por hombres. Y eso, a mí, es algo que no se me olvida. Pero bueno, hace tiempo que trato de no descartar lecturas simplemente porque los autores me caigan mal, al fin y al cabo sin escritores, no relaciones públicas ni comerciales. Así que cuando vi en una librería de segunda mano este ejemplar de 'Media vida', esos maravillosos ejemplares de Plaza Janés para Areté (grandes, pesados, de tapa dura, con papel bueno, espacios en blanco, suaves sobrecubiertas, letra grande, detalles dorados, títulos en relieve...), a dos euros, ni me lo pensé. El Nobel, a la saca.

La historia, la primera de Naipaul después de ganar el Nobel, es curiosa. Un joven indio, cuyo padre bautizó con el nombre del autor de 'Al filo de la navaja' por un encuentro en su juventud, consigue una beca para estudiar en Londres, donde descubre que su vida mejora si se inventa quién es y que acaba huyendo a África tras casarse con una joven que, extrañamente, le admira. Naipaul despista. Empieza con el padre, ese hombre víctima de su propia furia causada por sus propias decisiones (una de ellas, casarse con una mujer de casta inferior que no le gusta como revulsivo) que pensamos que será el protagonista. Pero no. Es sólo un preámbulo para que entendamos, páginas adelante, las reacciones y el comportamiento de Willie en ese Londres de posguerra en el que intenta destacar, sin llegar a conseguirlo, lastrado por la misma ambición mal dirigida de su padre. Y es en ese Londres oscuro e incierto donde ya vemos que Willie no tiene remedio, que será siempre lo que es, aunque lo disimule, y aunque se vaya a vivir a un tercer continente. Willie es uno de esos protagonistas que me ha caído mal. Me ha parecido un panoli. Pero es un panoli necesario para resaltar la personalidad de quienes tiene a su lado. Cuando decía al inicio que la historia es curiosa lo decía porque he tenido la sensación de leer tres libros en uno: la historia del padre, las aventuras de Willie en Londres y su vida en familia en África. Es la misma novela, pero la sensación es que han sido tres, muy cortitas, pero tres. Las dos primeras son necesarias para la tercera, que es la parte que más me ha gustado. Y las tres, en conjunto, es decir, como una única novela, se me han quedado cortas. Me hubiera gustado saber mucho más de ese hombre que decide desnudarse y hacer vida en un templo de la India, el padre de Willie, un personaje hilarante. También de la vida de un recién llegado de la India en el Londres de posguerra. Y de ese día a día en África. Pero es que de eso mismo va 'Media vida', de vivir a medias, de tratar de encontrar tu lugar en el mundo y no llegar a encontrarlo nunca, de los vacíos que nos va dejando la existencia. Y cómo todo ello cae, como una maza, al alcanzar el supuesto ecuador de la vida. Ése en el que el indio al que bautizaron con el nombre de un escritor vuelve, con las ambiciones incumplidas, a Europa, con su hermana, ésa a la que despreciaba por parecerse a su madre y que vive ahora en Berlín, tras una media vida fascinante.

"Willie Chandran le preguntó un día a su padre:
—¿Por qué me llamo Somerset de segundo? En el colegio acaban de enterarse, y los chicos se burlan de mí.
Su padre respondió sin la menor alegría:
—Te pusieron ese nombre por un gran escritor inglés. Seguro que has visto sus libros en casa.
—Pero no los he leído. ¿Tanto le admirabas?
—No estoy muy seguro. Escucha, y decide tú mismo.
Y ésta es la historia que empezó a contar el padre de Willie Chandran. Llevó mucho tiempo. La historia fue cambiando a medida que Willie crecía. Se fueron añadiendo cosas, y cuando Willie se fue de la India, a Inglaterra, ésta era la historia que había oído."

Título: Media Vida
Autor: V. S. Naipaul
Traductora: Flora Casas
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 240
Precio: 2€
Procedencia: segunda mano

9 comentarios:

  1. Pues no lo conocía, pero tampoco me ha llamado mucho en esta ocasión.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, está bien, pero tampoco es un imprescindible.

      Besines.

      Eliminar
  2. Intenté hace mucho tiempo leer una de este hombre pero no me aclaré. Quizás era demasiado joven y torpe para un libro así. El caso es que desde entonces lo asocio a serio y descarnado.
    No sé, estoy en una etapa en la que necesito fantasía y color y luz y como la vida es la que es, la busco en los libros. Ay, los libros de Areté, eran tesoros. Aquella bilogía de Allende, Hija de la fortuna.
    Besines Dorothy Tocarczuk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, pues mira, yo pensaba que me costaría más por comentarios que me habían hecho similar al tuyo, pero resulta que no, que lo leí bastante rápido y que no me desagradó. Para fantasía y color te recomiendo, si no lo has leído (y si lo encuentras porque creo que está descatalogado) 'Ciudad de ladrones', de David Benioff (sí el guionista de juego de tronos), una delicia y, además, muy navideña. Y sí, las ediciones de Areté eran auténticos tesoros.

      Un besazo.

      Eliminar
  3. Cuando vivía en Londres (hace varios miles de años), me compré un libro de Naipaul. Todavía lo tengo esperando, ni sé dónde. Puede que lo tenga en Madrid, porque creo que en en la montaña de libros de Bruselas, no está. Si consigo que el Covid me deje ir a España, lo buscaré, porque -como dicen en México- ya estuvo suave.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, yo me lo empecé a leer con ciertas reticencias por todo lo que me habían dicho, pero la verdad es que me he encontrado una lectura amena. No es la bomba (no es de sus mejores novelas, según dicen), pero se deja leer.

      Besos.

      Eliminar
  4. Ay, Dorothy, esta vez como que no lo veo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, no es un imprescindible, ni mucho menos.

      Besines.

      Eliminar
  5. Pues no conocía este título, pero no tengo claro que sea un libro para mí. De momento no me animo. Un besote!

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...