martes, 27 de octubre de 2020

Criadas y señoras (Kathryn Stockett)


Criadas y señoras

 

Hay libros que me gustaría haber leído antes de ver la película. Pero hay libros de los que hacen las películas tan rápido que no llegas a tiempo, siquiera, a saber que esas películas tienen un libro. Es lo que me pasó con 'Criadas y señoras', de Kathryn Stockett. Me gustó tantísimo la película cuando la vi en el cine (las interpretaciones, el ritmo, el tono, la historia...) que no se me pasó por la cabeza leer el libro. No al menos en ese momento, con la cinta tan reciente. Todas esas mujeres me parecían tan maravillosas en la pantalla. Y la historia que protagonizaban tan bonita y tan importante, tan grande y tan pequeña al mismo tiempo... Ahí se quedó la duda sobre si leerla o no. Hasta que hace unas semanas encontré este ejemplar en una tienda de libros de segunda mano. Intacto. Como si nunca se hubiera abierto. Y aun precio ridículo. Así que se vino conmigo. Y con otra decena de libros tan perfectos como él y con preciso también de miseria. No tardé ni un par de días en empezarlo. Y ya no pude parar. Aunque conocía a los personajes. Aunque me sabía la historia al dedillo. 

'Criadas y señoras', en pantalla o en papel, da igual. Es una delicia. Desde la primera hasta al última página. Y se hace corta. A pesar de su medio millar de páginas. Leí la última hace ya unas semanas y echo de menos a todas sus protagonistas. A Skeeter, la periodista que decide contar las historias de esas mujeres negras que han criado los niños y mantenido las casas de la sociedad blanca de Jackson (Mississipi); a Aibileen, que tiene el corazón destrozado de tantas veces que se ha tenido que despedir de los pequeños a los que ha arrullado, acunado, protegido, enseñado, contado cuentos.., la primera en atreverse a mostrar su día a día, a abrirle su memoria y su vida a esa blanca que parece realmente interesada en ellas; a Minny, tremenda, valiente, bocazas, divertida, la mejor cocinera de Misisipi, una mula de carga que a veces muta en toro desbocado; y, sí, también a Celia, por su buen corazón, por tratar a Minny como una amiga y no como una criada, por su ingenuidad y por cómo la tratan las demás mujeres de la Jackson blanca simplemente por ser guapa, exuberante, sexy y haberse casado con uno de los hombres que les estaban destinados a ellas.

Este libro es la historia de una de esas pequeñas heroicidades que cambian muchas vidas. Porque en la Jackson de principios de los 60 había que ser muy valiente para romper las barreras entre blancos y negros. De hecho, el proyecto de Skeeter, el libro que publica de forma anónima, las tiene a todas durante meses con el corazón en la garganta. Ella, aparcando lejos de casa de Aibileen y temiendo que la descubran en un barrio negro. Y Aibileen y Minny muertas de miedo de que alguien descubra que están contando sus experiencias laborales para que todo el mundo lo sepa. Da igual que estén cambiando sus nombres, los de sus empleadores y hasta de la ciudad. El miedo está constantemente ahí. En que las pillen durante esas noches en las que las criadas, sentadas en el salón de Aibileen, van desfilando frente a la máquina de escribir de Skeeter. En que las señoras descubran las miradas de complicidad entre las criadas y la periodista. En que esas mismas señoras, amigas de toda la vida de Skeeter, se enteren de que está a punto de poner sus vidas en un escaparate. En que no les publiquen el libro. Porque, así como van pasando los meses, la idea loca de escribirlo se va convirtiendo en una necesidad. Un pequeño gesto por la igualdad en un país y en un momento en el que empiezan a verse grandes movimientos. Y así como avanzan las páginas va naciendo la hermandad entre esas mujeres, entre la blanca que escribe y las negras que le cuentan, y una y las otras se sienten cada vez más seguras, más fuertes, más capaces de todo. Hasta de ver a sus señoras, a sus amigas, leyendo ese libro anónimo que todo el mundo cree que está ambientado en Jackson. 

'Criadas y señoras' se mete en las casas y las vidas de todas esas mujeres. En sus cabezas y en sus corazones. Haciéndote detestar la forma en la que algunas de esas supuestas señoras tratan a quienes mantienen sus vidas. Las que les limpian, les cocinan y crían a sus hijos, abandonando a los suyos propios. Y todo eso, además de una gran trastada, un seguro para que quien peor las trata niegue vehementemente que esas historias son de Jackson. Heroínas.

"Mae Mobley nació una mañana de domingo en agosto de 1960. Un bebé de misa, como los llamamos nosotros. Me dedico a cuidar bebés de familias blancas, además de a cocinar y limpiar sus casas. A lo largo de mi vida, he criado diecisiete niños. Sé cómo conseguir que se duerman, que dejen de llorar y que se sienten en el orinal antes d que sus madres se levanten de la cama. Sin embargo, nunca antes había visto a un bebé berrear tanto como a Mae Mobley Leefolt. El primer día que entré en esa casa allí estaba, colorada como un tomate y aullando debido a un cólico, luchando por quitarse de encima el biberón que le ofrecía su madre como si le estuvieran intentando meter en la boca un rábano podrido. Miss Leefolt contemplaba aterrorizada a su propia hija. —¿Qué hago mal? ¿por qué no consigo que esta cosa se calle? '¿Esa cosa?' Ése fue el primer indicio que tuve de que había algo raro en esta historia. Tomé a aquel bebé rosita y llorón entre mis brazos y lo puse sobre mi cadera para darle botecitos y removerle los gases. en menos de dos minutos, la pequeña dejó de llorar y me miró sonriente. Sin embargo, ese día Miss Leefolt no volvió a tener en brazos a su propia hija".

Título: Criadas y señoras 
Autora: Kathryn Stockett 
Traductor: Álvaro Abella 
Editorial: Maeva 
Páginas: 480 
Precio: 2€ 
Procedencia: segunda mano

12 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    He visto la película dos veces y me gustó mucho, pero todavía no he tenido la oportunidad de leer el libro. Supongo que cuando veo primero la adaptación pierdo algo de interés en el libro, pero igualmente me gustaría leerlo algún día porque la historia me pareció muy interesante. Me quedo por tu blog :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mary-chan, a mí también me pasa cuando veo antes la película. Deja pasar tiempo y quizás entonces tengas ganas de leer el libro, porque vale mucho la pena. ¡Bienvenida!

      Besines.

      Eliminar
  2. Leí el libro al poquito de salir porque tropecé con él en la biblioteca y me llamó. Y lo disfruté muchísimo. Sí, son personajes que se quedan contigo por mucho tiempo. La peli es una muy buena adaptación. Las actrices están todas perfectas. La he visto ya varias veces y no me canso. Y no me importaría volver a leer el libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo seguí el mismo recorrido pero cuando me gusta tanto una peli y hay libro me lo compro enseguida y por eso tengo la típica edición de bolsillo con el poster de la peli. Es todo lo que tú dices, y tener el libro es como tenerlas a ellas ahí. Lo he leído 2 veces y la peli la veo siempre que la ponen.
    Lo que hizo Eugene supuso un gran cambio en la vida de unas pocas personas aunque no supusiera nada para la Historia. Ahora tengo ganas de ir a Jackson otra vez.
    Besotes, Dorothy Flagg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, cuando me pasa eso lo que hago es buscar por internet la edición original, sin póster de la peli. Además, en algunas librerías de viejo sueles encontrarlos muy muy muy baratos. Sí, tengo la sensación de que no será la única vez que lea este libro. Es de los que están ahí para echarles mano en momentos complicados, de los que reconfortan. Ojalá más Eugenes en el mundo para contarnos todo lo que no vemos.

      Un besazo.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo, es una delicia. La novela solo la leí una vez pero la peli la he visto dos o tres veces. ES una historia preciosa de la que no me canso. BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, sí, la peli yo también la he visto un par de veces. Es de las que pillas en la televisión y te quedas enganchada de nuevo viéndola, da igual en qué escena esté. Me pasa también con 'Grease', 'Los Goonies', 'Dirty Dancing', 'La princesa prometida'...

      Besazos

      Eliminar
  5. Al ver el título de tu entrada, me ha venido a la cabeza el "Arriba y abajo" de Nargaret Powell, del que ya comentamos en su día. Ya veo que es otro mundo, al otro lado del océano. No sé si he visto la peli, porque vi una cosa muy parecida una de esas tardes que estás tumbado en el sofá, pones las diversas cadenas belgas (zapping, ea) y vi algo parecido a lo que cuentas, mientras me dormía. Tiene buena pinta. Daré una vuelta por mi suministrador de pelis (que es una web rusa, ORORO).
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya me he enterado. el título inglés es "The Help" y es de 2011. Me la voy a descargar

      Eliminar
    2. Sorokin, sí, en inglés el título del libro y de la película es 'The help'. No, no tiene nada que ver con el libro de Powell, éste es mucho más emotivo, divertido y tierno. A mí, tanto la película como el libro, me han parecido una delicia.

      Besines.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...