lunes, 15 de julio de 2019

'Hotel silencio'


'Hotel Silencio', Audur Ava Ólafsdóttir (Alfaguara) | @martatorresmol

A veces, saltar de la sartén para aterrizar a las brasas es, en el fondo, confiar en convertirse en un ave fénix. Aunque sea en lo más profundo de uno mismo. Aunque quien da ese salto no sea consciente de ello. Y eso es, exactamente, lo que le pasa al protagonista de ‘Hotel silencio’, la última novela de Audur Ava Ólaffsdótir. Es de esos libros que te despistan al principio, que a medio camino intuyes hacia dónde van y que cierras con una sonrisa que sabes que no abandonará tu cara en un tiempo. Igual no soy muy objetiva. Le tengo cariño a la autora islandesa. Ella estuvo ahí en el inicio de algo muy bonito de lo que, aunque al final no salió bien, tengo buen recuerdo. Triste, melancólico, pero bueno.

Hay algo, bueno, hay mucho, en verdad, de cuento en esta historia que se lee de una sentada. El entorno (...en un país muy lejano...), el viaje que es algo más que un viaje, un elemento casi mágico (...esa caja de herramientas...), el héroe que no busca serlo, el mal... Y eso que al principio despista. Porque el inicio de 'Hotel Silencio' tiene el tono intimista que tan bien le conocemos a la islandesa. Un hombre, Jónas, cuyo mundo parece desmoronarse. Su mujer le ha dejado. La demencia de su madre parece haberse calzado las botas de siete leguas. Su hija no es su hija. El suicidio le pone ojitos, pero a Jónas le horroriza que su nohija, a la que adora, sea quien lo encuentra sin vida. Y con un trauma de por vida. Y entonces llega el giro de 180 grados de Ólafsdóttir que no esperas: se marcha a un país lejano completamente devastado por la guerra. Sólo billete de ida. Allí, cuando cumpla su objetivo, eso si una mina antipersona no lo mata antes, lo encontrará un extraño cuyo trauma, si es que lo tiene después de todo lo que ha visto en la guerra, le preocupa bien poco. Pero claro, ése es su plan, que se desbarata en el momento en el que pisa el que había planificado como último destino. Y es ahí, en ese momento, cuando el libro realmente despega. A partir de esa página no puedes dejar de leer. Imaginas, intuyes, el final. Pero no puedes parar. Porque ahí empieza ese tono de cuento que te hace pensar que todo saldrá bien. Había una vez, en un país muy muy lejano, un hombre con una caja de herramientas...".


"Sé que desnudo tengo un aspecto ridículo, pero me da lo mismo y me quito la ropa igualmente. Empiezo por los pantalones y los calcetines, después me desabrocho la camisa y dejo asomar la ninfea blanca sobre la piel rosada, en el lado izquierdo del torso, a medio cuchillo de distancia del músculo proteico que bombea ocho mil litros de sangre al día. Finalmente me quito los calzoncillos -procedo en ese orden-. No tardo nada. Entonces me quedo ahí de pie, sobre el parqué, completamente desnudo frente a la mujer".

Título: 'Hotel silencio'
Autora: Audur Ava Ólafsdóttir
Traductor: Fabio Teixidó
Editorial: Alfaguara
Páginas: 184
Precio: 18,90€
Procedencia: Bookish

2 comentarios:

  1. ¡Hola Marta! No he leído a la autora, pero me llama bastante la atención. me encantan los libros que cierras con una sonrisa de oreja a oreja, que te deja buen sabor de boca. Tengo en mente que este es de una cajita Bookish ¿verdad? un poco anterior a que yo me suscribiera. Te pasa con esta autora como a mí con Murakami, que igual no eres demasiado objetiva con ella, pero no se puede evitar. Son novelas que ya empezamos predispuestas a que nos gusten. Eso es bueno
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hacía tiempo que me preguntaba dónde andaba esta mujer que no sacaba libro y les ha dado por rescatar este que creo es anterior pero bienvenido sea. No me gusta el sitio al que va el hombre pero por ser ella se lo consiento. Tengo debilidad por este tipo de cuentos y me viene muy bien que me dejen con la sonrisa puesta. Ya lo iba a leer de todas maneras pero ahora tengo más ganas.
    Besote, Dorothy Szalowski

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...