miércoles, 22 de agosto de 2018

'Travesuras de la niña mala': la chilenita Houdini


'Travesuras de la niña mala' @martatorresmol

Vamos a quitarnos la tirita: no me ha gustado 'Travesuras de la niña mala'. Y me apena. Es el primer libro de Mario Vargas Llosa que no me ha gustado. Que no me ha gustado mucho, de hecho. No me lo esperaba. No sólo porque es un escritor con el que disfruto, sino porque encontré a ese escritor en las primeras páginas, pero se fue perdiendo por el camino. Leí la primera mitad prácticamente del tirón, deseando rascar minutos, de donde fuera, para descubrir cómo seguía la desventura de amor entre los protagonistas, Ricardo (un chico bien de la clase media del limeño barrio de Miraflores) y Lily, 'la chilenita' (una belleza adolescente recién llegada al barrio).

Ese inicio, en plena adolescencia, con el descubrimiento del amor, el sexo y la adultez... Es delicioso. Prometedor. Te hace pensar en esas historias de amor (el propio Vargas Llosa afirmó que ésta era la primera historia de amor que escribía) que empiezan o se insinúan en los albores de la juventud y que, cosas de la edad, de lo que queda aún por vivir, del destino y de los destinos de cada uno, se esfuman, aparentemente, porque, en realidad, se enquistan. Se quedan ahí, en el corazón, en la piel y en la cabeza, dispuestas a complicarnos la vida en cualquier momento. Y sí, así es. La historia de amor entre la chilenita y Ricardo es de las que se enquistan. Y se operan. Y vuelven a enquistarse. Y vuelven a operarse. Y regresa de nuevo. Y ahí, creo, está mi pero. El porqué no me ha gustado.

Después de la tercera aparición de ella. Después del tercer nombre. Del tercer fingir que ella no es ella. He salido de la historia. No es que no esté bien escrita, que lo está, es que los personajes han empezado a caerme mal. Se me han hecho pesados. He dejado de empatizar con ellos. Con su historia de amor. Porque justo en el momento en el que la chilenita, que es toda una Houdini emocional, reaparece de nuevo haciendo como que no es ella, convertida en la esposa de un ricachón aficionado a los caballos en Gran Bretaña (antes apareció como una aprendiz de revolucionaria en París, la camarada Arlette, y después como madame Arnoux, la esposa de un diplomático que la rescató de la Cuba revolucionaria) y Ricardo vuelve a caer rendido a sus pies a pesar de que ella le engaña, le miente, le trata mal, se comporta de un modo glacial (incluso en la cama), parece no importarle qué le pase o qué sienta y no tenga reparos en reconocer que sus relaciones son por mero interés económico...

Justo en ese momento me caí de la novela. La acabé. Con la vana esperanza de que en algún momento saliera de ese círculo de desaparición, inquietud, reaparición, nuevo nombre, nuevo enganche, desaparición. Pero no. Tardé casi dos semanas en acabar la historia de la pereza que me daba retomar una lectura que, hasta la página 150, me tuvo atrapada. No sólo con la historia principal, esa supuesta historia de amor que al final me acabó pareciendo una historia entre una parásito y un tonto, sino con alguna pequeña historia interna, como la de Juan Barreto. Ese amigo peruano, hippy, artista, que vive a caballo entre París e Inglaterra, libre, que vivió en la calle y que mantiene una entrañable amistad con Mrs. Stubard, una deliciosa ancianita muy, pero que muy, abierta de mente. Con ellos me quedo.

"Aquél fue un verano fabuloso. Vino Pérez Prado con su orquesta de doce profesores a animar los bailes de Carnavales del Club Terrazas de Miraflores y del Lawn Tenis de Lima, se organizó un campeonato nacional de mambo en la Plaza de Acho que fue un gran éxito pese a la amenaza del Cardenal Juan Gualberto Guevara, arzobispo de Lima, de excomulgar a todas las parejas participantes, y mi barrio, el Barrio Alegre de las calles miraflorinas de Diego Ferré, Juan Fanning y Colón, disputó unas olimpiadas de fulbito, ciclismo, atletismo y natación con el barrio de la calle San Martín, que, por supuesto, ganamos.Ocurrieron cosas extraordinarias en aquel verano de 1950."

Título: 'Travesuras de la niña mala'
Autor: Mario Vargas Llosa
Editorial: Alfaguara
Páginas: 384
Precio: 18,50€
Procedencia: biblioteca familiar



8 comentarios:

  1. Pues me alegro mucho de que no te haya gustado porque a mí tampoco. Y encima lo leí hace tanto que lo abandoné antes que tú y ahora cuando lo he visto he pesado: ay no, que como le haya gustado voy a tener que leerlo otra vez.
    Tal parece que él escribió el principio y se lo dejó a otro para que siguiera.
    Yo me harté de la chiquilla antes y me aburría. De lo demás no me acuerdo.
    De este autor leí más pero el de las esquinas también parece que no tenía su día bueno.
    Besos Dorothy Robespierre ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, no me ha gustado nada la historia ni que la vendiera como una historia de amor, porque eso no es amor, por ninguna de las dos partes, es otra cosa. Y el único personaje que me llega es un secundario que sale de escena muy rápido. Tuve una sensación de tiempo perdido... Pero lo acabé. Manías que tiene una... Me cuesta la vida dejar un libro a medias. El de las esquinas a mí me gustó, no es lo más, pero está bien armado.

      Besines (un honor llevar apellido guillotinero).

      Eliminar
  2. De Vargas Llosa leí "La ciudad y los perros" hace mucho tiempo, cuando el "boom" latinoamericano estaba en auge. Me gustó, aunque sin punto de comparación con García Márquez o con Cortázar. Luego leí "Pantaleón y las visitadoras", y no me disgustó, pero últimamente, desde que está gagá, se me ha atragantado. Así es que, gracias por la reseña, pero, de todas maneras no iba a leerlo.
    Saludotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, leí 'El sueño del celta' y me encantó. Me pareció fabuloso. Luego pasé por 'Los jefes. Los cachorros', de sus inicios, y también me gustó muchísimo. 'Cinco esquinas', el último, creo, me gustó, pero no sé si me hubiera gustado de no ser periodista. Éste, en cambio... No sé en qué estaba pensando el escritor al tejer a estos personajes. Si tuviera chimenea, haría un Pepe Carvalho.

      Saludos.

      Eliminar
  3. De este autor sólo he leído La fiesta del Chivo, que me gustó mucho. Pero no me he animado otra vez con él. Y veo que si me animo, mejor que no coja éste...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, ése es uno de los suyos que tengo pendiente. Todo el mundo que conozco y que lo ha leído me habla bien de él. A mí éste me ha sorprendido para mal.

      Besines.

      Eliminar
  4. ¡Hola! Yo este libro fue el primero que intenté leer de este autor y lo abandoné, no recuerdo si al principio o al final, pero no lo terminé, porque me aburría
    Y yo que pensaba que era algo mío, de mis complicados gustos lectores...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, creo que le sobran páginas, la mitad, más o menos. Que la historia se repita una y otra vez es lo que, en mi caso, hizo que no me la creyera y que me resultara aburrida. ¿Gustos complicados? ¡Todos los tenemos!

      Besos.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...