miércoles, 15 de agosto de 2018

¿Tú me completas? ¿En serio, Stradivarius?


@Martatorresmol


Marta Torres Molina | Ibiza
(Publicado originalmente en Weloversize)

A ver, Stradivarius, ni siquiera sé por dónde empezar con este mensaje de una de vuestras camisetas. Si por el horror de mantener la idea de que alguien nos completa y el daño que, históricamente, esto ha hecho a las mujeres. O por la homofobia que transpira ese mensaje dando por hecho que lo que completa a una mujer es hombre, o viceversa. Hay tantísimo terror en una sola camiseta... ¡Y sin hablar de las tallas! Eso, mejor, lo dejamos para otro día, que hoy con el mensajito ya tenemos suficiente.

Describo la camiseta en cuestión: blanca, con un mensaje en letras negras y el inglés que reza “You complete me” (“Tú me completas”) y sobre éste dos corazones rojos, uno con el símbolo masculino (la flecha) y otro con el símbolo femenino (la cruz, que no acabamos de sacudirnos de encima por más pasitos que damos).

La vi hace un tiempo y aún estoy hiperventilando. En ese mismo momento me dirigí a una de las dependientas de la tienda, en Ibiza, para preguntarle si eran conscientes del mensaje de la prenda. Respuesta: encogimiento de hombros. No encontraremos a esta dependienta en el camino para la igualdad, ya os lo advierto.

¿Por qué debe indignarnos tanto esa camiseta? Pues en primer lugar porque da por hecho que una persona no está completa si no cuenta con otra persona a su lado. Perpetúa el mito de la media naranja, ése que nos han metido a las mujeres con calzador desde que éramos niñas y que establece que ninguna persona, pero especialmente las mujeres están completas hasta que no encuentran a otra que las quiere y a la que quieran. Nadie, ni mujeres ni hombres, necesitamos a nadie para ser un todo. Ya lo somos. Y la idea de que necesitamos que nos completen es la causa de que muchas personas se aten a otras que no les convienen, que no las tratan bien, que les hacen daño. Y todo porque si no, no son personas completas. Con pareja o sin pareja todos y cada uno de nosotros somos personas completas.

Pero sigamos. Porque el mensajito se las trae. Segunda pregunta que le hice a la misma dependienta: “¿Es el único modelo de esta camiseta o hay otros?”. Ahí sí, ahí lo tuvo claro. Era modelo único. Para llenarle al Amancio de Stradivarius el pelazo que no tiene con chicles, como diría La Vecina Rubia. Porque resulta que el mensaje de esa camiseta se carga todo aquello por lo que lleva décadas luchando el colectivo LGTBI. Lo único que puede completar a una mujer (lo que me fastidia escribir esto) es un hombre. Y lo único que puede completar a un hombre (lo que me fastidia escribir esto también) es una mujer. De esta camiseta quedan fuera todas las personas no heterosexuales. Estrictamente heterosexuales. Una camiseta de Stradivarius yendo por detrás de las leyes, de los avances sociales y de la lucha por la igualdad de las mujeres y de la libertad sexual. ¡Enhorabuena!

Cantad conmigo: “Terror en el Stradivarius, 
horror en la ultrafranquicia, 
la igualdad ha desaparecido, 
y nadie sabe cómo haa sido nooooo, ooooooh”

10 comentarios:

  1. Se han lucido con la camiseta... Y le habrán pagado a alguien por el diseño y por la frase... ¿Viven en el siglo XXI o se han quedado a principios del siglo XX...?
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, lucido, pero a lo grande. En las cavernas, están, me temo...

      Besos.

      Eliminar
  2. Ni se me pasaría por la cabeza defender esta tienda. El mensaje no hay por dónde cogerlo.
    Solo se me ocurre pensar que ese completar podría entenderse como alguien que te aporta lo que no tienes, que te suma, aunque no tiene que ser necesariamente una pareja, puede ser un amigo. Pero dudo mucho que nadie vaya a darle ese sentido al mensaje y mucho menos la gente a la que va dirigido. Sí, lo de la media naranja debería abolirse, no vale más que para llevarse disgustos, profundas decepciones y de ahí a la baja autoestima hay "apenas un tic tac de reloj".
    Creo que cada vez lo estamos haciendo peor. Yo desde que oí un día eso de "reggaeton feminista" ya no entiendo nada.
    Besos, Dorothy Vendetta.
    Y muy bien escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, el discurso de que te suma también me parece peligroso porque hay tantas relaciones en las que la otra persona, sobre todo a las mujeres, resta... Lo de la media naranja es dar por hecho que sólo hay otra persona en el mundo que te completa. Si creías haberla encontrado, ¿qué haces? ¿te resignas? ¿te encierras en casa cual viuda naranja? Y si no la encuentras nunca, ¿estás incompleta toda la vida? ¿te hartas de probar limones buscando esa mitad? Del reguetón feminista hablamos otro día,q ue me agota.

      Un besazo.
      (Dorothy Vendetta, ¡Me encanta!)

      Eliminar
  3. Es increíble lo que cuesta dar un pasito adelante para que multinacionales se lo pasen por el forro. Una vergüenza este retrocedimiento. Los diseñadores y publicistas necesitan un curso de reciclaje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga, así es. Nos cuesta un mundo avanzar y luego, con cualquier tontería, nos echan para atrás. Lo que me indigna es que mira que pasan por filtros esas pruebas: el equipo de diseño, el que aprueba la prenda, quienes la confeccionan, sus responsables, distribución... ¡Como para no verlo!

      Un besote

      Eliminar
  4. Uffff, indignante. A veces me da la sensación de que en ese tema vamos para atras, como los cangrejos, en vez de avanzar. Y la dependienta..., vale que a ella la obligan a vender lo que tenga que vender, eso está claro y ella no tiene la culpa, pero no sé..., yo aún así me sentiría y expresaría indignada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, yo no es que tenga la sensación, es que veo que por un lado avanzamos y, por otro, vamos así, como los cangrejos. Y sí, yo no esperaba un discurso femenista, que está en el trabajo, pero una miradita de complicidad...

      Besines

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo. Aunque lo que fastidia el mensaje son los símbolos de "macho" y "hembra". Si los borras y a la izquierda pones una lata de caviar y a la derecha una botella de Moët Chandon, el mensaje es válido. Vale, vale, es broma, no te enfades.
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, Sorokin... ¿¡Cómo no me enfade!? ¡Claro que me enfado! ¿Caviar y Moët Chandon? Por favor... Esa camiseta sólo sería aceptable sustituyendo los corazones por caviar y una botella de Veuve Clicquot. ;P

      Saludetes.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...