lunes, 3 de abril de 2017

'La mirada de los ángeles', regreso a Fjällbacka


Descubrí Fjällbacka hace un par de años, por un regalo de cumpleaños que no esperaba. Quizás por eso, por los recuerdos que me evocaba (y porque sólo leo novela negra en determinados momentos) me ha costado tiempo volver a una novela de Camilla Läckberg. Y todo para descubrir que la estructura de 'La mirada de los ángeles' es la misma que la de  'El domador de leones', el otro libro suyo que leí durante un viaje a Praga: un suceso que acaba de pasar enlazado con uno o varios crímenes del pasado, el relato actual alternado con páginas que cuentan la historia de hace años o incluso décadas y la relación entre la escritoria Erica Falck y Patrick, su marido policía, en la que se alternan el cariño, las discusiones por el hecho de que Erica siempre anda metiendo las narices más allá de lo que la policía considera apropiado y la preocupación de Patrick porque, en algún momento cercano al final de la trama, la escritora se pone en peligro. Igual hay otros libros de la serie en los que no es así, pero qué casualidad que haya ido a dar con los dos que son calcados. La fórmula funciona, visto lo que se leen sus novelas de la serie 'Los crímenes de Fjällbacka', que lleva ya más de diez entregas publicadas. Pero a mí me ha aburrido. No la historia, que te atrapa y que se lee rápido y te permite especular sobre quién será el asesino (a poco que hayas leído se intuye fácil). Tampoco por los personajes, que tienen entidad y puedes visualizarlos de forma fácil. No por el ambiente, que está bien descrito y te hace meterte de lleno en esas casas de madera en las que siempre hay café caliente y bollos de canela caseros (se me hacía tanto la boca agua que una tarde dejé de leer para preparar rollos de canela). Creo que me aburrió por la estructura. Porque leía esta historia en la que un matrimonio intenta superar la muerte de su hijo volviendo a Fjällbacka, a una casa abandonada en una pequeña isla, en la que hace décadas desapareció toda la familia que regentaba en ella una escuela prácticamente militar, y no podía dejar de pensar en las chicas desaparecidas y convertidas en muñecas vivientes de 'El domador de leones'. Esa sensación de que si cambiara los nombres y alguna cosa más, acabaría topándome con la misma historia... Ha podido conmigo. Me temo que con la novela negra actual -recalco, actual- me pasa lo mismo que con las comedias románticas: me apetece leer alguna de vez en cuando, para desintoxicarme, pero como lea dos más o menos seguidas, o del mismo autor, me parecen todas iguales.

"Habían pensado aliviar el dolor reformando la casa. Ninguno de ellos estaba seguro de que fuese un buen plan, pero era el único que tenían. La otra opción era dejarse consumir."

Título: 'La mirada de los ángeles'
Autora: Camilla Läckberg
Traductora: Carmen Montes Cano
Editorial: Maeva
Páginas: 448
Precio: 20€
Procedencia: biblioteca

7 comentarios:

  1. Siempre he tenido la sensación de que esta es de esas autor que tienen un programa de ordenador en el que meten los nombres y les sale la novela porque todo lo demás es igual. Pienso que los que las leen todas y las disfrutan todas es porque les gusta tanto como a mí Dirty Dancing que la estuve viendo un verano entero cada día y no ha dejado de gustarme.
    En lo que respecta a novelas no consiento que me "tomen el pelo" cambiando el título y los nombres de lugares y algunos personajes. Si quiero leer la misma novela ya la cojo yo solita y no hace falta cambiar nada.
    Besos, Dorothy cabreada.
    PD si no la odiara tanto te diría esa frase de qué guapa estás cuando te enfadas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvida el interrogante. No pinta nada ahí.

      Eliminar
    2. Norah, tal cual. Yo también he visto 'Dirty Dancing' casi en bucle de adolescente (y 'Grease' y 'Los Goonies' y 'Monster Squad' y 'La sirenita' y 'El golpe' y 'El fantasma y la señora Muir'...) pero no creo que sea lo mismo. No me veo capaz de leerme todas las novelas de la amiga Läckberg, y menos aún leyendo sólo sus novelas u otras similares. Y sí, releer es un gran placer, pero cuando tú decides volver a meterte en esa historia, no porque te engañen. Me he sentido como un cachorro al que hacen creer que van a la playa para meterlo que en el coche pero, en realidad, lo llevan al veterinario.

      ¡Besos!

      P.S: Jajajaja... ¡Tendré que enfadarme más!

      Eliminar
  2. Yo leí las tres primeras de la serie y tienen todas la misma estructura. Son libros que están bien para desconectar. Pero originalidad no se le puede pedir.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, me he llevado una decepción... Me gustó mucho el otro libro y por eso repetí, dejando un par de años entre uno y otro, pero no. No me ha gustado nada.

      Besines

      Eliminar
  3. Empecé "La princesse des glaces" y se me cayó de las manos hacia la página cincuenta. La verdad es que no sé si echarle la culpa a la Camilla o al traductor francés, pero me resultaba de un cursi para caerse de espaldas. Familias suecas, entornos en islas solitarias, etc (malas copias de "millenium"). En fin, por si acaso es culpa del traductor y como no puedo leer en sueco, me la he comprado en inglés. Le voy a dar una segunda oportunidad
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Justo lo que dices, Läckberg creo que es así en parte. Tiene una apuesta, funciona y es la mar de efectiva, y simplemente varía detalles en cada entrega sin "tocar" la fórmula. No va a pasar a la historia seguramente por innovar y por arriesgarse, pero bueno, yo siempre que me he acercado por Fjällbacka he disfrutado de lo lindo, aún sabiendo lo que voy a encontrarme. Como novela negra y yendo a lo seguro cumple. En el momento en que espere algo más, seguramente me decepcione igual que te ha pasado a ti.

    Besines, Dorothy!

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...