miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cachivaches y moldes de galleta


Charles es un hombre que ha pasado demasiado tiempo calculando el mundo (es arquitecto). Laurence es una mujer que permitirá que el mundo se derrumbe siempre que esto ocurra después de haberse puesto el contorno de ojos. Alexis es un maravilloso trompetista que dejó la música porque era su camino a las drogas. Kate es una mujer que ha convertido un antiguo y destartalado castillo en un paraíso lleno de niños, cachivaches y animales. Ellos son los protagonistas de 'El consuelo', que no sé si atreverme a llamar novela a pesar de que lo es aparente y formalmente. Un principio anodino. Un final extraordinario. Una primera mitad gris de recuerdos coloreados. Una segunda parte en colores brillantes con recuerdos en blanco y negro que llegan a hacerte maldecir a Gavalda por no haberse ahorrado las primeras 250 páginas. No sé cuántas lágrimas habrán caído sobre la oreja izquierda de mi butacón al leer las historias de Yacine, el niño que suspende a pesar de que lo sabe todo; Nedra, la princesa de la mandíbula rota que nunca habla; Sam, el chico que educa a su burro sin usar nunca la fusta; René, el anciano antipático que esconde un corazón lleno de peluches; Mathilde, la adolescente que descubre a Chet Baker y todo un corral (gatos, perros, un caballo, una gallina, un conejo y hasta una llama) de molde de galletas.

10 comentarios:

  1. ... vaya con Anna Gavalda... leyendo tus impresiones dan ganas de conocer su pequeño y tierno universo literario...

    ResponderEliminar
  2. La veritat que sí, Jordi, és estrany però encisador...
    Sastra, a ti te encantaría, sobre todo la parte final, todo ese maravilloso caos...

    ResponderEliminar
  3. Yo lo leí el verano pasado, durante un viaje por escocia. Fue una lectura con carácter catártico, pero no en el sentido laxante, sino terapéutico. Recuerdo el vuelo Liverpool-Barcelona, plorant a la butaca amb les darrers pàgines. La vida dels darrers dies em va devorar la pena.

    ResponderEliminar
  4. Exactament això em va passar, Jesús. No podia deixar de plorar pensant en la sort que havien tengut tots aquells nens i animals, sobretot el Gran Perro, de trobar-se els uns als altres...

    ResponderEliminar
  5. magnífic descobriment em van fer recomanant-me aquest llibre, el punt estrany és el que em va captivar... el Tata, gran personatge

    ResponderEliminar
  6. Seguro que tú te compras este perfume: http://nosolo.eu/2009/09/22/eau-de-cthulhu/

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja... Pues la verdad es que esta combinación de bote de Chanel y tentáculos me encanta, aunque no sé yo cómo olerá...

    ResponderEliminar
  8. He venido ya sabes por qué, pensé que esta sería la novela que suspendió. Pero la mencionas como de las mejores en tu reseña y me he dicho, voy a ver qué me perdí. Ya veo lo que me perdí, que me atasqué en ese principio anodino y no llegué a las doscientas y pico ni de lejos.
    Besos de alivio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, es que el principio no vale nada. Visto ahora, con el tiempo, veo que el problema de Gavalda es su irregularidad como escritora, que no sólo se nota de un libro a otro sino dentro del mismo libro.

      Besos.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...