martes, 24 de marzo de 2009

Ulises raperos y lestrigones franceses


La última vez que entré allí todavía era rubia, no tenía flequillo y hacía sólo un par de años que había descubierto que sin tacones no soy yo. Acabé cantando 'Las cosas del querer' prácticamente obligada por el amigo con el que iba. Eso fue hace cinco años. Hace unos meses volví a bajar las escaleras de Ítaka. De la mano de otra amiga. Había cambiado. Yo también. A los cinco minutos me sentí como en casa en aquel lugar oscuro forrado de libros, espejos y cuadros. No he dejado que pasen de nuevo varios años para volver a pesar de los lestrigones (franceses) y los cíclopes (mallorquines) que a veces endurecen el camino y cada vez que voy tengo que luchar con mi yo trasnochador para no ver amanecer al cruzar la puerta de salida. Estar allí es casi narcótico. Cuando me despierto al día siguiente nunca sé si lo que pasó fue real o inventado y me pregunto si sólo existen en mi imaginación los tres habitantes de esta Ítaka. Pilar,la amazona que robó una voz de sirena. Javi, odiseo con el don de hacer sentir bien a los demás y que me descubrió que si te sientas en la barra, mirando hacia dentro, todo deja de existir. Y Gorka, cuya piel de Telémaco rapero esconde todo un Ulises.

2 comentarios:

  1. Sí, hemos cambiado. Y no sólo el pelo. Coincido con tu pensamiento en cuanto al magnetismo de tiene este lugar. Allí he comenzado a reencontrarme. Sentada, mirando hacia el interior de la barra, dejando que el resto del mundo dejara de existir, aunque fuera un instante breve. Allí encuentro miradas complices cada vez que abro la puerta y me reconocen. No sé qué dios o personaje de la mitología se podría aplicar a quien descubre el tesoro de la vida entre cuatro barrocas paredes. Sólo sé que buscaba respuestas a infinidad de preguntas y, poco a poco, las voy encontrando. Itaka me recuerda cada vez que cruzo su umbral que la vida es corta y hay que exprimirla al máximo.

    ResponderEliminar
  2. Sastresa, ¿no estarás leyendo 'El alquimista'? Porque lo de encontrar un tesoro entre cuatro bien conocidas paredes me suena de algo…
    En mi Ítaka, cada uno tendrá la suya, eres a veces Orfeo mostrando el camino a veces Minerva luchadora.

    ResponderEliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...