martes, 24 de febrero de 2009

La Cenicienta que no quería comer perdices



'¡Qué rollo de príncipe, de zapatos y de perdices!'. Es lo que dice la Cenicienta de Nunila López (escritora) y Myriam Camero (ilustradora) en el maravilloso cuento 'La Cenicienta que no quería comer perdices' (Gracias Cristina por pasármelo). Se lee en apenas cuatro minutos, pero se queda dando vueltas en la cabeza mucho más tiempo. Relaciones destructivas, mujeres anuladas. Una historia contada con una gran sencillez y un sentido del humor con el que no sabes si sonreir o dejar escapar una lagrimita, el mismo sentimiento que despiertan las ilustraciones de ojos asimétricos, sonrisas de dientes separados y coletas despeinadas. Una historia que enseña que las hadas madrinas están dentro de nosotras y sólo aparecen cuando se dice 'BASTA'. Aunque no suscribo lo de los zapatos de tacón (en mi caso fue al revés: los taconazos rojos me recuerdan el momento en el que dije 'basta') es de lo más bellamente impactante que he leído en mucho tiempo. ¿Tenéis cuatro minutos?
Podéis leerlo en www.mujeresenred.net/IMG/pdf/lacenicientaquenoqueriacomerperdices.pdf

sábado, 21 de febrero de 2009

La metáfora de Europa


Llegar. No encontrar. Esperar. Entrar. No poder salir. Eso es Europa. Al menos es lo que hemos aprendido algunos periodistas de Balears en un viaje a Bruselas, a la Comisión Europea y el Parlamento. En el primer edificio la primera vez no nos dejaron entrar. Eso sí, nos divertimos posando frente a la foto de los comisarios, en plan photocall. “Tienen ustedes un hall estupendo”, pensé (y dije) al salir rumbo al Parlamento Europeo que, por cierto, tiene un hall mucho menos acogedor aunque lleno de señores altos con hombreras enormes que saltan sobre cualquier estudiante, periodista o planta que amenace con sacar una cámara de fotos. De vuelta a la Comisión, comprobamos que más nos hubiera valido quedarnos de nuevo en el hall. Una vez que entras no puedes salir sin que un cancerbero guíe tus pasos. Un laberinto en el que hay que repartirse un sandwich y dos ensaladas a la hora de comer. Lo dicho, la metáfora de Europa.

lunes, 16 de febrero de 2009

Soy Pink Kiss y Roulette Red


Todo el mundo se empeña últimamente en decir que las personas somos sólo una lista de números: la fecha del cumpleaños, el número de teléfono (el fijo y el móvil), la cuenta bancaria, el DNI, el código postal, la puerta de casa, el piso, los dígitos de la espalda de la camiseta del equipo de basket en el jugábamos... Hace unas mañanas, medio dormida en casa, me dio por pensar que no sólo soy una lista de números. También soy colores. En estos momentos, concretamente, soy onyx, pink kiss y, depende del día, roulette red o red lover (sí, así en inglés). Eso, al menos, es lo que responde mi neceser cuando le pregunto. qué soy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...