jueves, 10 de julio de 2014

'Estas ruinas que ves', regreso a Cuévano

Un simple "extraordinario" de Javier Marías estampado en la contraportada de 'Estas ruinas que ves' fue suficiente para lanzarme de lleno a las páginas de esta novela de jorge Ibargüengoitia. ¿Novela? Sí, aunque en realidad 'Estas ruinas que ves' es más bien el relato de lo que pasa por delante de los ojos de su protagonista y narrador cuando, después de una temporada en la ciudad, regresa al pequeño Cuévano, su ciudad natal, donde dará clases en la universidad. Se encuentra con la misma ciudad que dejó, con los mismos amigos, el mismo ambiente... También con cambios. Nunca había pensado que el amor (más bien la pasión) estuviera donde lo encuentra, tampoco que sus amigos siguieran con las bromas pesadas de antaño, que acabaría escondiendo tonterías como un crío o que se desviviera por la desgracia de una sensual jovencita condenada a morir al primer orgasmo. Pero todo lo que ocurre en ese Cuévano del regreso no importa. Da igual. Podrían ser esas bromas y esas risas o podrían ser otras. Da lo mismo. No importa. Lo que importa, lo que deja poso, lo que se mantiene en el tiempo, meses después de leer esta novela, son las sensaciones. Lo que piensas y sientes mientras lo lees. De hecho, ahora, meses después de devorarla en una tarde, no tengo la sensación de haber leído un libro, tengo la sensación de haber visto una película. Veo a Pascualito. A Sarita. A M alagón. El coche. El piso. Las cartas requisadas. Extraordinaria.

"Los habitantes de Cuévano suelen mirar a su alrededor y después concluir:
-Modestia aparte, somos la Atenas de por aquí.
Cuévano es ciudad chica, pero bien arreglada y con pretensiones. Es capital de Plan de Abajo, tiene una universidad por la que han pasado lumbreras y un teatro que cuando fue inaugurado, hace setenta años, no le pedía nada a ningún otro. Si no es cabeza de la diócesis es nomás porque durante el siglo pasado fue un hervidero de liberales. Por esta razón, el obispo está en Pedrones, que es la ciudad más grande.
-Los de Pedrones -dicen en Cuévano- confunden lo grandioso con lo grandote."

Título: 'Estas ruinas que ves'
Autor: Jorge Ibargüengoitia
Editorial: RBA
Páginas: 176
Precio: 18€

sábado, 5 de julio de 2014

'En picado', Hornby en la primera noche

Hornby siempre es Hornby. Igual que Welsh es siempre Welsh o Conrad es siempre Conrad o Sharpe es siempre Sharpe. Y que Hornby siempre sea Hornby debe bastar para anular toda mi subjetividad con este libro, que es mucha. 'En picado', esos cuatro suicidas que coinciden en la azotea de un rascacielos londinense en Nochevieja, siempre será la ilusión recuperada de la Noche de Reyes, una caligrafía verde y una voz tan desconocida como deseada. Más allá de eso, 'En picado' es una novela tan divertida como dura, tan capaz de hacerte reír como de conseguir que llores, tan surrealista como reflexiva. En esa azotea, sobre las miles de fiestas de fin de año, coinciden Martin (famoso presentador de televisión cuya vida se desploma después de que se descubra que se ha acostado con una menor), Maureen (agobiada por su solitaria vida dedicada por completo a cuidar de su hijo discapacitado), Jess (punk, hija de un político y recién abandonada por su novio) y JJ (repartidor de pizza exintegrante de un grupo  de rock que se disolvió cuando estaba rozando el éxito). Los cuatro quieren acabar con su vida, pero cuatro, en un suicidio, son multitud, así que, tras contarse sus historias, deciden bajar del edificio y aplazar el fin de sus días al 14 de febrero, San Valentín. Durante ese mes y medio cada uno se inmiscuirá en la vida de los otros tres, cuyos motivos para suicidarse les parecen una nimiedad comparado con los suyos, y cada uno intentará volver a colocar su vida en el instante previo a que se torciera. Un objetivo tan enternecedor como ridículo contado como sólo Hornby sabe hacerlo.

"¿Puedo explicar por qué quería saltar desde lo alto de un edificio? Pues claro que puedo explicar por qué quería saltar desde lo alto de un edificio. No soy ningún maldito idiota. Puedo explicarlo porque no era inexplicable: era una decisión lógica, producto de un raonamiento correcto. Y ni siquiera era un pensamiento serio. No me refiero a que fuera un pensamiento caprichoso; me refiero a que no era terriblemente complicado, o desesperado."

Título: 'En picado'
Autor: Nick Hornby
Editorial: Anagrama
Páginas: 328

PS: Tú también eres genial...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...