viernes, 29 de junio de 2012

Reflexiones de Nora Ephron, la madre de Harry, Sally y su encuentro

Hace unos días falleció Nora Ephron, a la que nunca estaré suficiente agradecida por haber dado vida a Sally Albright y Harry Burns, los protagonistas de la maravillosa 'Cuando Harry encontró a Sally'. Aún hoy, tras varios años y decenas de visiones de la película, sigo sin tener clara la respuesta al dilema que plantea: ¿Pueden un hombre y una mujer (heterosexuales) ser amigos de verdad, sin que en algún momento ninguno de ellos quiera algo más? Quizás no llevamos los pantalones y cardados que aparecen en la película, pero es lo único que ha pasado de moda. El resto, las situaciones, los diálogos y las reflexiones, se repiten cada día en buena parte del planeta. También nos enseñó lo imposible, el amor en los tiempos de internet, en la maravillosa 'Tienes un e-mail', que tampoco me canso de ver. Pero Nora Ephron no era sólo una mujer de cine. Era, en realidad, una mujer de palabras, de frases, de diálogos, de páginas. Escribía y escribía. Y no únicamente para el cine. Publicó 'Ensalada loca' y 'Scribble Scribble', compendios de artículos periodísticos, y 'Se acabó el pastel', una novela que le sirvió como catarsis tras su divorcio de Carl Berstein (quien destapó, junto a Bob Woodward, el caso 'Watergate').
Hoy os traigo aquí su último libro, 'El cuello no engaña', en el que Ephron reflexiona, con humor a veces y con crudeza en otras, sobre el paso del tiempo, eso que nos agobia tantísimo a las mujeres. Un libro en el que las que empiezan a mirarse el cuello con preocupación se sentirán comprendidas. En el que las que ya pasaron ese momento recordarán con nostalgia aquella época en la que sólo era el cuello lo que les angustiaba. En el que las que aún tienen una piel tersa podrán ver su futuro. Quizás si algunos hombres lo leyeran serían más conscientes de lo mal que llevamos los años y se ahorrarían alguno de esos comentarios que ellos califican como "sólo era una broma" y que nosotras recibimos como una puñalada en nuestra, por lo general, ya maltrecha autoestima. 'El cuello no engaña' no es un libro sobre estética, ni mucho menos, eso no sería propio de Ephron, sino que va más allá. Es un contundente y divertido retrato, en forma de artículos, de los efectos del paso del tiempo en las mujeres en el que tienen cabida los hijos, los bolsos, encontrar un apartamento, las mudanzas, el éxtasis, algún pastel y hasta John Fitzgerald Kennedy.

"No soporto mi cuello. No me gusta nada. Si me lo vierais, a vosotras tampoco os gustaría, pero seguramente no me diríais nada por educación. Y si yo os dijera algo, algo como 'Es que no lo soporto, no lo soporto', sin duda responderíais con amabilidad: 'No sé de qué me hablas'. Mentiríais, por supuesto, pero yo os perdonaría. Yo digo mentiras así todo el tiempo, sobre todo a las amigas que me confiesan su preocupación porque tienen pequeñas bolsas debajo de los ojos, o papada, o arrugas, o michelines en la cintura, y me preguntan si deberían operarse los ojos, hacerse un lifting, o una liposucción, o ponerse Botox. Mi experiencia me dice que 'No sé de qué me hablas' es un código que significa 'Te entiendo muy bien, pero si crees que me vas a liar para que te aconseje, estás loca'. Es muy peligroso entrar en esos asuntos, como todas sabemos."

Título: 'El cuello no engaña'
Autora: Nora Ephron
Editorial: Alba
Páginas: 223
Precio: 10€

jueves, 28 de junio de 2012

Adopta un libro: Elinor y Marianne se van a la Luna


¿Os imagináis a Elinor y Marianne, protagonistas de 'Juicio y Sentimiento',  en el precioso cohete rojo de Tintín? Los sombreros sobre el casco de astronauta y una punta del refajo asomando por debajo del pantalón... Surrealista, vale, pero es la primera imagen que se me ha venido a la cabeza cuando he ido a comprobar quién de vosotras, según random.org, será la madre de mi segundo ejemplar del libro de Jane Austen. Y es que Elinor, Marianne,  el señor Ferrars, Willoughby, el coronel Brandon y toda la troupe que creó Austen para esta exquisita novela se van con Lu, de Mi mundo con dos lunas (Lu, por cierto, necesito que me envíes tu dirección de correo postal a oystergirl1305@hotmail.com).

Como siempre, ya tengo preparado el próximo libro en adopción.  Como siempre, ahí van unas pistas: un detective, Las Palmas de Gran Canaria, cruceros... Todos los datos, el próximo domingo.

miércoles, 27 de junio de 2012

'Memorias de África', una baronesa en Kenia

África me persigue. Quizás soy yo la que la persigue, pero me hago la ilusión de que es ella. África subsahariana es uno de mis viajes pendientes. Era mi apuesta para las pasadas navidades, pero China se cruzó en nuestro camino. Así que, mientras llega el momento, me conformo con los libros. 'Memorias de África' no es una historia de amor. No la historia de amor con la que Meryl Streep y Robert Redford nos hicieron soñar a finales de los 80 (¿quién no ha querido que le laven así el pelo?). 'Memorias de África' es la grandísima historia de amor de su autora, Isak Dinesen (pseudónimo con el que la baronesa Karen Blixen firmó el libro), con el lugar en el que le tocó vivir en una etapa de su viva. Todas y cada una de las palabras del libro (compuesto por 'Lejos de África', un relato del día a día de la vida en Kenia, y 'Sombras en la hierba', textos en los que recuerda algunas de las personas que compartieron su experiencia) son una declaración de amor a un país que la sedujo, del que se enamoró profundamente (quién sabe si para compensar la falta de amor de su matrimonio), que le permitió ser la mujer fuerte y decidida que era y que, con todo el dolor posible, tuvo que abandonar antes de cumplir los 50 años. Es un libro para leer con calma, con tiempo, despacito, parando de vez en cuando para cerrar los ojos e imaginar sin prisas paisajes y personajes, un libro para degustar con tranquilidad, digiriendo bien. Hay escenas que me causan rechazo. No soporto los momentos en que Karen o alguno de los amigos occidentales que visitan su finca cafetera cazan animales, leones, en concreto. Algunos de ellos a petición de los masái, según cuenta, desesperados porque se comen sus vacas y bueyes. Es duro leer la muerte de esos maravillosos felinos, pero hay que tener en cuenta que el libro se publicó en 1937 y que Karen Blixen vivió allí a principios del siglo XX.  Sorprende, en cambio, el cariño y la comprensión con los que la escritora danesa habla de sus trabajadores, sus aparceros y sus vecinos en el cafetal, todos ellos kikuyus, masáis e indios mahometamos migrados a África. Cariño y comprensión incluso en las situaciones más crudas y rocambolescas. Las descripciones de los paisajes (la sabana, las montañas, los caminos, las noches, las puestas de sol con animales...) conmueven el ánimo. Y las de los personajes hacen que te encariñes con todos ellos: Kamante, el niño con una enfermedad en las piernas que, una vez curado, decide quedarse a servir en la casa de la escritora; Farah, su fiel servidor que superó la gripe española; el jefe masái que muere sobre una lujosa tela escocesa; el camarero que huyó cruzando el continente sin miedo a los leones; Knudsen, el amigo que quería crear un estanque en la granja... La emoción, sin embargo, se concentra en las últimas páginas. En el dolor con el que la baronesa, tras una drástica bajada del precio del café, tiene que vender su granja, sus tierras, y volver a la fría y aburrida Dinamarca, lejos de un país y un continente que llenaron su vida de luz y de aventuras.

"Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong. El ecuador atravesaba aquellas tierras altas a un centenar de millas al norte, y la granja se asentaba a una altura de unos seis mil pies. Durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas, y las noches frías. 
La situación geográfica y la altitud se combinaban para formar un paisaje único en el mundo. no era ni excesivo ni opulento; era el África destilada a seis mil pies de altura, como la intensa y refinada esencia de un continente. Los colores eran secos y quemados, como los colores en cerámica. Los árboles tenían un follaje luminoso y delicado, de estructura diferente a la de los árboles de Europa..."

Título: 'Memorias de África'
Autora: Isak Dinesen
Editorial: Círculo de Lectores
Páginas: 384
Precio: 3€ (segunda mano)

martes, 26 de junio de 2012

Siete mujeres para 'Juicio y sentimiento'

Bueno, chicas (sí, porque todo sois chicas), ayer acabó el plazo para apuntarse al sorteo de un ejemplar de 'Juicio y sentimiento', de mi adorada Jane Austen. Dejo la lista con las participantes y los números. Si hay errores u omisiones, por favor, comunicádmelo antes de mañana, día 26, a las doce de la noche. Ahí estáis:

-Marilú de Cuentalibros 1-3
-Maria Oliver de Viste no Visto 4 (no he encontrado el banner)
-Eva de Los libros de Eva 5-7
-Meg de Cazando estrellas 8-10
-Lu de Mi mundo con dos lunas 11-13
-Elysa de Diseños by Elyely 14-16
-Montse de Libros sueltos 17-19

viernes, 22 de junio de 2012

El primer y único meme de Oz

Ya sabéis, al menos los que pasáis por aquí con cierta regularidad, que no soy fan de los premios, de los sorteos en los que escribir una entrada sobre ellos no da puntos extras sino que es obligatorio ni de los memes. En todo este tiempo, sin embargo, nunca me habían nominado a uno. La primera en hacerlo ha sido Raquel, de Marcando Página, así que decidí aceptar, por primera y última vez, un meme. Dicho queda. Vamos con las preguntas.


1.¿Qué libro te ha gustado más de los que llevas leídos en 2012?
-Barro para casa, me quedo con 'Ébano', de Ryszard Kapuscinski, un periodista imprescindible para todos los que amamos este oficio y que amó África con una locura que casi se lo llevó por delante.


2.¿Cuál es el último autor y la aúltima autora que has descubierto?
-El último que he descubierto, Gonzalo Giner, autor de 'El sanador de caballos', un libro del que no me esperaba nada y que me gustó tanto que no descarto leer algún otro de Giner. La última autora no la he descubierto, la estoy descubriendo aún: Isak Dinesen, escritora de la mítica 'Memorias de áfrica', que tiene poco que ver con la película, y cuya vida fue apasionante.

3.¿Cuál es el estilo de música que sueles escuchar?
-Cualquier cosa. Me gusta mucho la música y me gusta música de todos los estilos, bueno, con el pop español no me llevo muy bien. Lo que más escucho últimamente: Norah Jones, Edith Piaf, Marlango, Amy Winehouse, Martha Wainwright, Concha Buika, We are Scientists, Kaiser Chiefs, Nina simone, Primal Scream, The Who, The Cure, Buddy Holly, Patti Smith, Jacques Brel, Joni Mitchell, Paul Weller, Jamie Cullum... ¿Puedo seguir?

4. ¿Dónde sueles comprar tus libros?
-Me encanta curiosear en los puestos de libros de segunda mano que se montan en las ferias o actos solidarios. Me gusta encontrar ediciones que había visto de pequeña, comprarlas y leerlas, recuperando aquella maravillosa sensación de estar leyendo, de niña, los libros de la biblioteca de mis padres. También en Círculo de Lectores, alguna cosa en Hipérbole (la única librería decente de Eivissa) y arraso en el FNAC cuando voy a Barcelona.

5. ¿Coleccionas marcapáginas o sueles guardar los que caen en tus manos?
-Pues no, no soy nada de marcapáginas. No de los que están hechos. Uso como marcapáginas papeles del día a día: una lista de la compra, la tarjeta de un establecimiento, la invitación a un evento... Cosas que tengo a mano cuando empiezo el libro y que, con el tiempo, me hace gracia descubrir entre las páginas porque me recuerdan dónde estaba y qué hacía cuando leía ese libro.

6.¿Cuál podrías considerar el peor libro que has leído?
-Sin dudas, 'El péndulo de Foucault', de Umberto Eco. Lo intenté dos veces y no conseguí pasar de la página 80. Lo cogí con ganas después de la maravillosa 'El nombre de la rosa' y fue una decepción. Es el único libro que no he acabado.

7.¿Qué opinas de fenómenos como los éxitos que han suscitado Los juegos del hambre, Harry Potter o Crepúsculo?
-Cualquier libro o saga que consiga que la gente lea merece toda mi admiración. No he leído la saga de Collins ni la de Meyer, pero soy una fanática de Harry Potter. Lo descubrí porque quería saber qué era aquello que estaba consiguiendo que los monstruitos de colegio privado con los que compartía tren a la universidad estuvieran callados, sentados y concentrados en el libro. Cogí uno de la biblioteca y me enganché. Los tengo todos. Y los tres últimos también en inglés, para no tener que esperar a que se publicaran en castellano.

8.¿Tu mayor defecto?
-Muchos y muy malos. Y no voy a tirarme piedras a mí misma. Así que quien me conozca los irá descubriendo.

9.¿Qué personaje histórico o literario admiras?
-Así, sin pensar mucho, Cleopatra, porque fue una mujer valiente, que sabía lo que quería, ambiciosa, que tuvo que aguantar humillaciones y críticas sólo por ser una mujer con poder.

10.¿Qué tres libros te llevarías a unas vacaciones?
-Depende del momento. A las últimas, en mayo, me llevé 'La col·laboradora', 'Los papeles de Aspern' y 'La hija de Robert Poste'. Y a las anteriores, 'El lector de cadáveres', 'El abanico de seda' y 'Todo es silencio'.

No voy a seguir la cadena, quien quiera que le conozcamos un poquito más es libre de responder las preguntas y quien sea partidario del misterio, que siga alimentándolo. Os dejo con una de mis cantantes favoritas, mi tocaya Martha, hermana de mi también adorado Rufus.



martes, 19 de junio de 2012

'Una niña estadísticamente feliz', una filósofa de muy pocos años

'Una niña estadísticamente feliz', segunda entrega de los pensamientos de Cuasi, la niña cubana creada por Mildre Hernández, es un caramelo. Un dulce. Un chupito. Algo que disfrutas unos instantes, que te deja buen sabor de boca y que puedes repetir en cualquier momento. Este libro, que llegó gracias a Rosalía, del blog 'Lo que leo', (muchísimas gracias) sólo tiene una pega: sabe a poco. A muy poco. Cuando ya estás metida de lleno en la hiperactiva mente de su protagonista, cuando has decidido rendirte a las reflexiones de Cuasi, a su manera de ver el mundo, a sus soluciones sencillas para un mundo complicado, se acaba. No hay más páginas. No quedan más filosofías de Cuasi en el libro. Cuasi, a quien imagino como una Mafalda cubana, discurre en esta ocasión (no sé si también lo hace en la primera entrega, 'Es raro ser niña') sobre la familia, sobre las familias, sobre el cemento que las une y las grietas que las separa, sobre la manera complicada de ver la vida de los adultos, sobre los miedos de los niños que no tienen una familia un poquito feliz. Leer a Cuasi, a Mildre Hernández, en realidad, es leer con una medio sonrisa o con una media lágrima. Siempre.

"Las personas y las moscas caen en lugares desagradables. para las moscas esos lugares son los platos de sopa, y para las personas los restaurantes donde te sirven sopas de moscas inocentes, y trabajan camareras con prejuicios".

Título: 'Una niña estadísticamente feliz'
Autora: Mildre Hernández
Editorial: Legua
Páginas: 101
Precio: 15€

lunes, 18 de junio de 2012

El regreso de Peter Colours



Ya sabéis que, de vez en cuando, me da por presentaros a algunos de mis chicos favoritos. Así que después del artista que echa de menos los héroes y el poeta con corazón de gamberro llegan los Peter Colours. Se separaron antes de comenzara este blog y ahora, hace apenas unos meses, han vuelto a juntarse después de tres años sin tocar juntos. Al menos no como Peter Colours. Tienen dos discos fantásticos y, aunque ahora se lo están tomando con algo más de calma, han compuesto ya media docena de temas nuevos para lo que podría ser un tercer disco. Ya estoy deseando que lo acaben. Este fin de semana han estrenado su nuevo videoclip, una versión del 'San Francisco' de Scott McKenzie, que rodaron en Sant Francesc de ses Salines, en el Parque Natural. De todas maneras, para que los conozcáis bien os dejo no sólo el nuevo videoclip, sino también un enlace para que podáis escuchar 'Flower Power'. Precisamente les conocí cuando rodaban el videoclip de este tema.

sábado, 16 de junio de 2012

'Los diarios del ron', periodismo retro

Botellas en los armarios, paredes forradas de noticias, fotos colgadas con pinzas, mesas llenas de papeles, una redacción vibrante, periodistas que no tienen que dar explicaciones si tienen algo bueno que escribir... Es, sin duda lo que más me ha gustado 'Los diarios del ron', una película que, con buenas intenciones, se queda corta. El director, Bruce Robinson, hace una versión políticamente correcta de un manuscrito de Hunter S. Thompson (autor también de la historia de 'Miedo y asco en Las Vegas'), supongo que alentada por el protagonista (y también productor y amigo personal del fallecido Thompson), Johnny Depp. 'Los diarios del ron' cuenta la historia de Paul Kemp, un periodista norteamericano que llega en los años 50 a Puerto Rico para trabajar en el diario Star. Rápidamente, sin embargo, se ve envuelto en una trama de especulación para construir un macrocomplejo hotelero en una zona completamente virgen. La trama, sin embargo, es lo de menos. No importa, no se desarrolla y no se resuelve porque lo que hace la película, en realidad, es simplemente describir el ambiente que se vivía en esos momentos en un Puerto Rico que es y no es Estados Unidos y la camaradería entre los periodistas norteamericanos que en esos momentos trabajaban allí. Al acabar la película tienes la sensación de que no te han contado una historia, que simplemente has estado en el Caribe unos días y que has sido testigo ocasional de lo que viven Paul Kemp (Depp), Sala (Michael Rispoli) y Moberg (Giovanni Ribisi). Hay que decir que los tres están fabulosos. Ver a Depp en un papel contenido, alejado de excentricidades y sobreactuaciones, es una auténtica delicia. Y qué voy a decir, que como periodista me emociona recordar aquellas maneras de la vieja escuela (la buena, la que buscaba las fuentes de verdad y no se fiaba de cualquier cosa leída en Internet) y aquellas viejas redacciones llenas de vida que viví de becaria y que, sinceramente, echo muchísimo de menos.

lunes, 11 de junio de 2012

'Isla de Pascua', dos científicas en Rapa Nui

La historia que cuenta 'Isla de Pascua' es bien sencilla: dos mujeres occidentales de épocas diferentes emprendiendo una aventura que marcará sus vidas en uno de los lugares más exóticos y lejanos de la Tierra. Por un lado está Greer Farraday, polinóloga (vaya, que estudia el polen), que se embarca en los años 70 rumbo a la Isla de Pascua para averiguar por qué en la isla no hay en la actualidad ni un árbol ni una flor. Viuda, científica en un mundo de hombres y con un pasado que ha minado su autoestima, sólo lleva por compañía una semilla de magnolia en un bote de cristal llenod e agua salada. Elsa Pendleton, por su parte, llega a Rapa Nui a principios del siglo XX acompañada de su marido Beazley, investigador, y su hermana Alice, con una discapacidad mental. En su equipaje, una primera edición de 'El origen de las especies' de Darwin (regalo de bodas de su esposo), el recuerdo de un amor imposible y todas las dudas posibles sobre su no consumado matrimonio. Las vidas de estas dos mujeres, a pesar de la diferencia
cronológica, tienen mucho más que ver de lo que ellas se imaginan, algo que la autora, Jennifer Vanderbes, va insinuándonos así como van pasando las páginas, desgranando una novela que, sin ser una mala novela, desde mi punto de vista hubiera necesitado algunas indicaciones para convertirla en lo que podría ser: dos apasionantes aventuras de las que fuera imposible levantar la vista. Me sobran, por ejemplo, muchas de las explicaciones previas al viaje de Greer y Elsa y me falta, en gran cantidad, más detalles sobre la vida en Rapa Nui. Curiosa y viajera, me hubiera encantado aprender mucho más sobre la cultura y la historia de la Isla de Pascua con este libro. Sobre el ambiente y la gente, en realidad. Y es que apenas sé algunas cosas más de los moai (las estatuas de piedra), del rongorongo (la misteriosa escritura) y de la lucha entre los orejas largas y los orejas cortas de las que sabía antes de abordar esta novela. Además, la historia de Elsa y Greer está envuelta en una gran frialdad, algo que no pasaría si la autora se hubiera dedicado a sus personajes con tanto esfuerzo como a las descripciones de los procesos científicos. En definitiva, no es una mala novela, pero me ha dado la sensación de que se ha desaprovechado una historia que hubiera podido resultar magnífica y apasionante.


Título: 'Isla de Pascua' / 'L'illa de Pasqua'
Autora: Jennifer Vanderbes
Editorial: Alfaguara / Columna
Páginas: 470 / 426
Precio: 20,65€ / 21,60€

viernes, 8 de junio de 2012

'La pesca de salmón en Yemen', una deliciosa locura

 Hace siglos, cuando este blog aún no había nacido, leí un libro maravilloso. Una deliciosa locura que no habría conocido sin Mr. Serendipity, que lee una barbaridad y que de esa barbaridad siempre me recomienda los que cree que me gustarán. Aún no se ha equivocado jamás. Pues él me habló de un libro absolutamente desconocido, un libro con un título que jamás habría llamado mi atención, un libro que fue un descubrimiento, un libro que he regalado y vuelto a regalar, un libro raro que me conquistó. Y es que 'La pesca de salmón en Yemen' es una novela sin novela, una historia cálida en un formato frío, un sueño puesto en boca de la burocracia. Con todo esto, entenderéis que cuando vi que la novela del británico Paul Torday había pasado al cine, tardé dos nanosegundos en comprar una entrada. Jamás hubiera pensado que se podría hacer una película de este libro (de ahí que en vez de forrándome en Hollywood esté deslomándome aquí por una miseria cada vez más miseria). Pero sí.
Los dos, libro y película, cuentan la misma historia: la de un jeque árabe apasionado de la pesca que tiene el sueño de introducir la pesca de salmón en el desértico Yemen, una idea, de partida, imposible. Por muchos millones que se dispongan para el proyecto, como insiste desde el primer momento el doctor Jones. Sin embargo, los problemas de Gran Bretaña con Oriente harán que que el propio gobierno obligue al doctor Jones a sacar adelante la excentricidad del jeque. La principal diferencia entre el libro y la película está en la forma. Mientras el libro cuenta la historia a través de los documentos, informes, estudios, diarios personales, escaletas de programas de televisión, correos y conversaciones que intercambian los protagonistas, la película cuenta la historia al modo tradicional, o sea, a través de los personajes. Además, el cine convierte la relación laboral entre el doctor Jones y la señorita Chetwode-Talbot (administradora de los bienes del jeque en Reino Unido) en algo más. Lo que más me ha gustado de la cinta es, sin embargo, la relación que se establece entre el doctor Jones (Ewan McGregor) y el jeque Muhammed (Amr Waked, todo un descubrimiento, por cierto). Lo que menos, que en el paso a la pantalla la historia de Paul Torday pierde frescura y humor, pero bueno, eso hubiera sido pedir demasiado. La película está bien, los actores hacen un trabajo estupendo y es entretenida, sin más pretensiones. Pero el libro la supera con diferencia. Eso sí, no se lo recomendaría a aquellos a los que les cuesta leer novelas que no tienen un formato estándard.

"Con bastante esfuerzo, podía más o menos imaginármelo y olvidarme del sol que ahora enrojecía mi cara y mi cuello y me quemaba los brazos. Pese a que estamos en noviembre, el calor es más del que estoy acostumbrado a soportar.
Luego traté de imaginar que se abrían las compuertas de evacuación y una ola frontal descendía por el canal aliviadero varios cientos de metros más allá, mezclándose después con el agua del wadi. Traté de imaginar a los salmones deslizándose por el canal hasta el arroyo, y, gracias a un instinto de decenas de miles de años, dirigiéndose corriente arriba para desovar.
Traté de imaginarlo, pero no lo conseguí."

Título: 'La pesca de salmón en Yemen'
Autor: Paul Torday
Editorial: Círculo de lectores
Páginas: 337
Precio: 16,50€

lunes, 4 de junio de 2012

'El sanador de caballos', un veterinario en la Reconquista

Si no fuera por Carmen, no habría leído jamás esta apasionante novela. Si no fuera por ella me hubiera perdido una historia bien escrita, que te atrapa, y un protagonista del que te enamoras desde las primeras páginas. Así que no me cansaré de darle las gracias por presentarme, primero, y regalarme, después, las fascinantes aventuras de Diego de Malagón, protagonista absoluto de 'El sanador de caballos', de Gonzalo Giner. Los tres primeros capítulos son trepidantes. 36 páginas tras las que ya no hay vuelta atrás. Después de leer cómo los sanguinarios y fríos guerreros africanos imesebelen atacan la posada de la familia de Diego, cómo él y sus hermanas huyen, cómo matan a su padre inválido y cómo Diego jura vengarse, es imposible no quedarse enganchado al libro y aprovechar cada minuto libre para devorar sus casi 800 páginas. La desgracia y la suerte conducirá a Diego hasta Galib, un albéitar árabe, un sanador de caballos, que, tras descubrir el talento de Diego para tratar con estos animales, transmitirá sus conocimientos al joven. Será esta pasión por aprender más y más sobre la ciencia de curar a los caballos lo que marcará su vida, su destino, y le irá acercando a su verdadero propósito: saber qué fue de sus hermanas Blanca y Estela, raptadas por los musulmanes, y rescatarlas. Cogí 'El sanador de caballos' con algo de recelo por mis últimas experiencias con la novela histórica, pero animada por la reseña de Carmen, de cuyo criterio literario me fío a ciegas. Y me ha reconciliado con la novela histórica. Las aventuras de Diego de Malagón están escritas con un lenguaje sencillo e hilvanadas en un argumento prácticamente lineal que hace que se lea de forma fácil. La historia es redonda, no hace aguas, y los personajes secundarios están muy bien trazados. Sólo le pondría un pero, bueno, dos peros, pero muy chiquititos, casi inexistentes: los diálogos de tono amoroso (que me resultan un pelín cursis) y la historia de las pelirrojas hermanas del protagonista (que se me ha quedado muy corta, me hubiera gustado leer más sobre ellas durante su secuestro). Pero insisto, son dos peros muy personales y diminutos.

"Habían nacido y sido entrenados para matar. Los llamaban imesebelen, 'los desposados'.
Eran guerreros africanos de piel negra, fanáticos y fieros asesinos, elegidos desde niños para convertirse en los guardianes del calida de al-Ándalus. Para ellos no existía mayor honor que morir por él.
En Alarcos, aquel día la tierra tembló bajo el galope de sus caballos. Eran más de un millar, y cabalgaban a la velocidad del viento. Iban tras la pista del enemigo cristiano con un único objetivo; su exterminio. Aún resonaban en sus oídos las órdenes dadas por su superior, un extraño personaje de noble apellido y larga fidelidad al rey de Castilla, convertido ahora en su peor traidor.
-¡Degolladlos a todos! Quemad sus campos y robadles sus bienes. Haceos con sus mujeres y destruid sus casas... Pero, sobre todo, redordad, no ha de quedar con vida ni un solo testigo de ello..."

Título: 'El sanador de caballos'
Autor: Gonzalo Giner
Editorial: Temas de hoy
Páginas: 798
Precio: 22€

sábado, 2 de junio de 2012

Adopta un libro: 'Juicio y sentimiento'


"Elinor, la hija mayor, cuyas advertencias habían sido tan efectivas, tenía una firmeza de entendimiento y una frialdad de juicio que la hacían idónea para ser, a sus diecinueve años, la consejera de su madre, y por lo general la capacitaban para contrarrestar la impaciencia de espíritu de la señora Dashwood, que la mayor parte de las veces tendía a resolver en imprudencia. Tenía un grandísimo corazón; era afectuosa por naturaleza, y de firmes sentimientos; pero sabía cómo gobernarlos: un conocimiento que su madre aún tenía que aprender, y que una de sus hermanas había decidido que nunca nadie le iba a enseñar.
Las facultades de Marianne eran, en muchos aspectos, completamente idénticas a las de Elinor. Era juiciosa e inteligente, pero impaciente en todo; sus penas, sus alegrías, podían no conocer la moderación. Era generosa, amable, interesante: lo era todo menos prudente. El parecido entre ella y su madre era de lo más pronunciado."

Pues sí, Elinor y Marianne, o lo que es lo mismo, las señoritas Dashwood, buscan un hogar. 'Juicio y sentimiento', de mi adorada Jane Austen, es uno de mis libros favoritos. Soy más de 'Orgullo y prejuicio', pero ésta fue la primera novela suya que leí, pocos días después de ver la película en la que Emma Thompson daba vida a Elinor. Era una adolescente, me encantó aquella historia y pocos días después estaba leyendo a Austen. Aquel ejemplar lo tengo gastado, con las páginas amarillentas y forrado para que no se pele a pesar de que es de tapa dura. El que pongo en adopción no es ése, sino uno nuevo y que únicamente he abierto para buscar el párrafo que aparece arriba.
El plazo para apuntarse a esta nueva edición de 'Adopta un libro' finaliza el 25 de junio. Para participar sólo tenéis que ser seguidores del blog y una dirección postal en España (no tiene por qué ser la vuestra, puede ser de algún familiar). Si anunciáis el sorteo en vuestros blogs, sea de la forma que sea (banner o entrada) tendréis dos puntos más para haceros con la historia de las hermanas Dashwood.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...