domingo, 29 de julio de 2012

Escorpiones junto a la Ciudad Prohibida*

(Fotos: Marta Torres. Prohibida la reproducción sin permiso expreso)


Cuenta el dicho que en el sur de China se come todo lo que vuela menos los aviones, todo lo que nada menos los barcos y todo lo que tiene patas menos las mesas. Parece una exageración. Pero solo hace falta dar una vuelta por el mercadillo nocturno de comida del distrito de Dongcheng, en Pekín, para empezar a pensar que, quizás, sea verdad. Y eso que Pekín está al norte del país. A media tarde, cuando el sol comienza a caer, la calle Donghuamen se transforma. En una de sus aceras, pegados al carril bici que serpentea por toda la ciudad, decenas de cocineros empiezan a montar sus puestos, desde los que se ve, al fondo, el muro Este  de la Ciudad Prohibida. Todas las paradas son idénticas: fondo rojo,  techo blanco, farolillos de papel rojos y amarillos y mostradores atiborrados de todo tipo de comida. Materia prima, alguna, increíble para el turista occidental.
El mercadillo nocturno de Donhuamen no es una atracción turística, aunque no hay viajero que pase por la ciudad que no se acerque a él, sino un lugar en el que cenan y meriendan los habitantes de Pekín. Caminan de puesto en puesto, con calma, probando algunas de las delicatessen que se ofrecen: brochetas de larvas, escorpiones, penes de varios animales, caballitos y estrellas de mar, serpiente, saltamontes, gusanos, cigarras… También algunos productos más corrientes como frutas, verduras, todo tipo de setas, brochetas de ternera, corazones de pollo, riñones, calamares o berenjenas rellenas. Los dependientes, chaquetilla blanca y delantal y gorra rojos, despachan a los clientes a una velocidad de vértigo y sonríen a los turistas que se dejan caer por los puestos, más curiosos que hambrientos. Todos hacen el gesto de llevarse algo a la boca, animando al visitante a degustar alguno de los platos.
El espectáculo no está únicamente sobre los mostradores de los puestos. A lo largo de la calle, centenares de chinos comen con fruición, con gusto, con gula. Un anciano engulle de un solo bocado un escorpión marrón de unos cinco centímetros, otro se detiene en mitad del mogollón para devorar con calma y unos palillos su plato de verduras y setas al vapor, una niña hace pucheros porque se le ha caído al suelo la última fresa con caramelo de su brocheta, una adolescente intenta arrancar de un mordisco la pata de una estrella de mar… Los olores de los centenares de platos, preparados al momento, se mezclan en el ambiente, cargado del humo que sale de planchas y ollas.
Comer en el mercadillo es barato. La mayoría de los platos cuestan entre 5 y 30 yuanes (que allí todo el mundo llama renmimbi, dinero del pueblo), lo que, al cambio, serían entre 65 céntimos y algo menos de cuatro euros. Entre lo más barato, los fideos con verduras o carne, que sirven de unas enormes y humeantes y ollas, y lo que, en un esfuerzo por hacerse entender los vendedores definen como «hamburguesa china»: una masa entre marrón y roja de carne picada que colocan en un panecillo y que los chinos devoran con ansia, chupando y lamiendo el aceite que les chorrea entre los dedos.
Otros de los alimentos comunes son los dim sum (pequeñas empanadas hechas al vapor), que se exponen perfectamente colocados en hilera, y los platos de verduras y setas cocidas. El cocinero coge lo que el cliente señala e inicia el ritual: lo sumerge en agua hirviendo unos segundos, lo pasa por un colador, añade el condimento, vuelta de nuevo al agua hirviendo y otra vez colado antes de añadir más condimento y servirlo en una bandeja de plástico blanco. Y todo en apenas unos segundos. Uno de los platos más demandados son las brochetas. De carne, pescado o marisco. Desde riñones y corazones de pollo o ternera a tentáculos de pulpo que, antes de colocar sobre la plancha, sumergen en agua hirviendo. También hay larvas, de unos dos centímetros de diámetro, redondas, brillantes, idénticas. Cinco por palillo. Y penes de ciervo y cabra (en la ciudad hay un restaurante especializado en este producto, considerado un manjar por los chinos).
En las bandejas de uno de los puestos, centenares de estrellas de mar fritas. Naranjas, con las puntas de cada una de sus cinco patas curvadas sobre sí mismas. Y caballitos de mar. Diminutos. De apenas unos tres o cuatro centímetros. Perfectos. Como si aún estuvieran dentro del agua. Los extremos del mercado, los primeros puestos de cada punta, son territorio dulce, el espacio de los postres, brochetas de fruta caramelizada y el popular helado frito, que poco tiene que ver (como la mayoría de la comida china) con el que se sirve en los restaurantes de Occidente. Las enormes bolas de helado, envueltas en su rebozado, aguardan en los puestos. Se fríen unos segundos y se sirven con coco rallado. Aunque, sin duda, la estrella de los postres son las brochetas de fruta con caramelo. Fresas, kiwi, piña, melón y ciruelas cubiertas con una delicada capa de caramelo casi transparente que mantienen caliente en teteras de hierro con boquilla de dragón. Al romper la capa dura de caramelo explota la frescura de la fruta. Nadie se marcha del mercadillo sin una. Especialmente pasadas las diez de la noche, cuando se apagan los farolillos rojos y los cocineros, que empiezan a recoger, prácticamente las regalan.
*Publicado en 'Gastronomía & Restauración 2012'
Dedicado especialmente a Sorokin y Claudia

viernes, 27 de julio de 2012

'Cuentos de Eva Luna', 23 mujeres y un alma cubierta de escamas

En otra vida quiero ser una mujer de Isabel Allende. Una de esas mujeres que viven, a veces su vida a veces su destino, con intensidad, con pasión, con decisió ... De esas mujeres que viven la vida desde las entrañas, de esas mujeres que pueblan las páginas de los 23 'Cuentos de Eva Luna', una delicia que me ha recordado por qué me gustaba tanto la Isabel Allende de los principios, la que llenaba sus palabras de magia y sus frases de emociones. Sé que no guardaré este libro muy arriba en la estantería porque necesito tenerlo cerca, recordar de vez en cuando a esas mujeres, y a ese maravilloso Rolf Carlé del último e impactante relato, 'De barro estamos hechos', que se han metido muy dentro. Quiero ser como Belisa Crepusculario, capaz de calmar y enamorar a un, no se sabe si hombre o bestia, con sus palabras. De memoria ligera para los traumas como Elena Mejías y pecadora como la casi muerta Clarisa. Quiero tener la decisión y el valiente despecho de Antonia y sentir la alegre y perpetua pasión de Hermelinda, que nunca oyó un no de boca de un hombre. Quiero que, como a Hortensia, me regalen lo que más necesito: un motivo para la risa, una carcajada. Quiero una excusa lo suficientemente fuerte para huir, para recorrer el mundo buscando, para perseguir algo importante, como Maurizia Rugieri y su voz de cantante, y que se me cubra el alma de escamas como a María. Descubrir que me han querido en silencio durante años, como El Capitán a la Niña Eloísa. Que, si es necesario, toda una comunidad encubra mi justicia como Agua Santa encubrió la de Inés. Quiero ser una ancianita de pelo blanco y sonrisa amable con un dulce final, como Ana Blaum, y que el tiempo convierta en algo bello la necesidad de venganza, como a Dulce Rosa Orellano. Quiero tener un manojo de cartas de amor en una caja escondida como Analía Torres y encontrar, como Marcia Lieberman, mi lugar en un palacio imaginado cubierto de maleza.

"Ese día Belisa Crepusculario se enteró de que las palabras andan sueltas sin dueño y cualquiera con un poco de maña puede apoderárselas para comerciar con ellas. Consideró su situación y concluyó que aparte de prostitirse o emplearse como sirvienta en las cocinas de los ricos, eran pocas las ocupaciones que podía desempeñar. Vender palabras le pareció una alternativa decente."

Título: 'Cuentos de Eva Luna'
Autora: Isabel Allende
Editorial: Planeta de Agostini
Páginas: 251
Precio: 1€ (segunda mano)

jueves, 26 de julio de 2012

Un misterio canario para Eva

Redoble de tambores... La ruedita de random gira y... ¡El 3! Ya está, el ejemplar de 'Quince días de noviembre', de José Luis Correa, se queda con Eva, de Los libros de Eva. Eva está de vacaciones hasta mediados de agosto (que exótico me suena eso de las vacaciones de verano) así que se lo guardo hasta entonces. Aunque si se conecta antes y me envía la dirección de correo postal (oystergirl1305@hotmail.com), pues mejor, que así hago un poquito de sitio en la biblioteca, que para eso nació la campaña 'Adopta un libro'.

Aún no tengo muy claro cuál será el ejemplar en adopción del próximo mes, dudo entre dos y sólo sé una cosa: es uno de mis clásicos favoritos...

miércoles, 25 de julio de 2012

Adopta un libro: participantes 'Quince días de noviembre'

Llevo toda la semana con problemas de conexión en casa (gracias Vodafone por esos maravillosos servicios técnicos que lo solucionan todo con la rapidez de un caracol hasta la puntita de los cuernos de maría) así que no he podido colgar antes los participantes en esta nueva edición de 'Adopta un libro'. Aún quedan unas horas para poder apuntarse, así que la lista no es definitiva. Si hay algún error, por favor decídmelo antes de mañana a las nueve de la noche, cuando haré el sorteo.

-Eva de Los libros de Eva 1-4
-Offuscatio 5
-Elysa de Diseños by Elyely 6-9
-MAV de El escondite perfecto 10-13
-Sandra de Piano de azúcar 14-17
-Azalea Real de la página 17 18
-Dona invisible de Rere la pista d'Stefan Zweig 19
-Saramaga de A tientas 20
-Carmen de Carmen y amigos 21-24
-Montse de Libros sueltos 25-28
-Laky de Libros que hay que leer 29-32
-David de Volando a rastras 33

¡Suerte a todas y a David!

lunes, 23 de julio de 2012

'Lo que sé de los hombrecillos', lo que sé de Millás

Cuanto más leo a Juan José Millás más claro lo tengo: me chifla como articulista y no me gusta como novelista. Sus artículos son memorables, no me pierdo ni uno desde hace muchos años, pero no acabo de conectar con sus novelas. Y no es que estén mal escritas, ni mucho menos, ni mal planteadas, que tampoco, es que no conecto con las historias. Y eso exactamente me ha pasado con 'Lo que sé de los hombrecillos', uno de los tres libros que este verano he intercambiado con Marian (una de las pocas personas de las que me fío para prestarlos) antes de que se vaya de vacaciones. Debo decir, en descargo del premio Planeta, que 'Lo que sé de los hombrecillos' lo leí en poco más de dos horas, de un tirón. El libro cuenta, en primera persona, la historia de un profesor universitario que ve curiosos hombrecillos paseándose por su casa y que, está casi seguro, sólo puede ver él. La sorpresa llega cuando estos hombrecillos le anuncian que han cogido pequeñas partes de sus órganos para crear un hombrecillo a su imagen y semejanza, personaje que marca la inflexión en la aburrida vida del profesor. El protagonista y su miniyo me caen bien y la relación que establecen es uno de los puntos más atractivos del libro. Hay momentos hilarantes y momentos de tensión. Es precisamente la evolución de estos dos personajes a lo largo de las páginas otro de los aspectos que más me han gustado, así como el ligero humor que se desprende en todo momento. En el otro extremo, su mujer. Me cae como una patada, me parece fría y desagradable. No reacciona y eso es algo que llevo muy mal, tanto en los libros como en la vida real. Prefiero alguien que grita y se enfada que alguien que parece que no se inmuta por nada. 'Lo que sé de los hombrecillos' juega con el delirio, pero de una forma tan sutil que se acerca más a la ciencia ficción que a una novela sobre la locura. Un poco más de profundidad en este aspecto me hubiera gustado más.

"Estaba escribiendo un artículo sobre las últimas fusiones empresariales, cuando noté un temblor en el bolsillo derecho de la bata, de donde saqué, mezclados con varios mendrugos de pan, cuatro o cinco hombrecillos que arrojé sobre la mesa, por cuya superficie corrieron en busca de huecos en los que refugiarse. En esto, entró mi mujer, que ese día no había ido a trabajar, para preguntarme si me apetecía un café. Cuando llegó a mi lado ya no quedaba ningún hombrecillo a la vista, sólo los pedazos de pan y algunas migas".

Título: 'Lo que sé de los hombrecillos'
Autor: Juan José Millás
Editorial: Booket
Páginas: 185
Precio: 7,55€

sábado, 21 de julio de 2012

Najwa Nimri: "Hay algo bello surgiendo de esta sequía"

No sé cuántas veces les he dicho a los becarios que he ido teniendo que no deben acudir a entrevistas ni afrontar reportajes con prejuicios. A veces me da miedo que, de tanto decirlo, se me acabe tatuando la frase. Pues bien, tantas veces repitiéndolo y acabo cayendo en el mismo error. Cinco de la tarde. Entrevista con Najwa Nimri, que presenta en Ibiza su nuevo disco, 'Donde rugen los volcanes'. Y una lista interminable de preguntas. He leído varias entrevistas para documentarme y en muchas de ellas las respuestas son tan cortitas... La pesadilla de cualquier periodista. Y resulta que no. Que la actriz y cantante habla, se explica, regala respuestas largas. La interminable lista de preguntas va directa a la papelera después de la primera respuesta, que contesta con esa voz susurrante que es su huella de identidad, interrumpida, de vez en cuando, con alguna risa. Najwa es optimista. Ve algo bueno en esta situación de crisis -"hay algo bello surgiendo de esta sequía"- capaz de sacrificarse por el trabajo -"el techno es lo único que me tumba, acaba derrotándome"-, realista -"combinar cine y música es superfácil porque casi no hay cine"-, soñadora -"cuando estemos preparados para volar nos tiraremos por la ventana"- y muchas cosas más que podréis descubrir en la entrevista.


miércoles, 18 de julio de 2012

'Loca Novelife', demasiado loca

Tardé tres días en pasar de la página 16 de 'Loca novelife', de Elvira Rebollo (gracias a la editorial 'Baile del sol' por enviármelo). Leí y releí los dos primeros capítulos varias veces. No entendía nada. Sólo cuando pasé del tercer capítulo comencé a entender el libro, que no me ha desagradado, pero que tampoco me ha entusiasmado (podéis leer las reseñas de Carmen, Laky, Meg, Rosalía Tatty y Tizire). Creo que la idea es buena, pero que deberían haberse corregido y cambiado algunas cosas antes de publicarlo. Las aventuras de Eugenia (una treinteañera profesora universitaria que ha trabajado en lugares tan dispares como Singapur y Estados Unidos) me han emocionado en algunos momentos muy concretos, pero la mayoría del tiempo, mientras leía, no me creía para nada la historia de la protagonista. No me la creo a ella. No me creo la mayoría de los diálogos y no me creo algunos de sus sentimientos ni su comportamiento, que me parece demasiado infantil la mayoría de las veces. A pesar de eso, creo que 'Loca Novelife' tiene cosas buenas, muy buenas. La estructura es original, aunque debería pulirse un poco para que todos los capítulos, por mucho que vayan adelante y atrás en el tiempo, estén un poco más ligados, especialmente en los primeros capítulos, donde los cambios se producen mucho antes de que el lector haya podido engancharse a la historia. Y no me vale que se trate de una novela fragmentada en relatos. Hay otras que siguen esta estructura y no he tenido la sensación constante de coitus interruptus. Una vez superado todo eso, acostumbrada ya al carácter de Eugenia, me faltan páginas. Me faltan palabras para adentrarme un poco más en su vida. La historia en Singapur se me ha quedado corta, muy corta, igual que la relación que, en Estados Unidos, establece con Fred (su vecino, un hombre mayor que trata a la española como si de su propia hija se tratara), su enamoramiento incipiente y su evolución como escritora con el profesor Ricardo Reinosa. Siento cierta pena por 'Loca Novelife', sobre todo cuando pienso en el libro que es y en el libro que podría haber sido con algunas ligeras indicaciones.

"-Eugenia, fue admitida en este prestigioso programa de postgrado porque sabemos que entre tanta mierda que defeca hay esplendor. Pero, por favor, querida, deje de escribir como si quisiera complacer a los demás y ¡empiece a narrar sus historias desde el coño!
La joven abrió los ojos como platos y, aunque intentó evitarlo, se le escapó la risa. Vanidosamente, a Ricardo Reinosa pareció agradarle aquel gesto de complicidad que al fin le otorgó su estudiante.
-Déjese de estaciones desiertas con niños depresivos -continuó diciendo el profesor-, y cuénteme cómo ha sobrevivido dos años, siendo profesora, en las montañas de la América profunda. Estoy más que convencido de que la libertad en esos escritos no tendría cabida. Recuerde que -hizo una pausa y, devolviéndole el relato de las siete hojas grapadas, terminó diciendo-, la libertad es sólo un falso recurso para dos tipos de escritores: los vagos o los incapaces".

Título: 'Loca Novelife'
Autora: Elvira Rebollo
Editorial: Baile del sol
Páginas: 142
Precio: 12€

miércoles, 11 de julio de 2012

'Algún día este dolor te será útil', hacerse mayor duele

James Sveck está en esa edad complicada en que ya no es un adolescente pero aún no es un adulto. Su casa es un caos, su madre vive en su mundo, su hermana mayor no le hace caso y su padre tampoco siente más interés que el de saber que James tiene todas las necesidades cubiertas. Más que cubiertas, porque los padres de James, que viven en pleno Manhattan, no tienen precisamente problemas de dinero. Además, James no tiene clara su sexualidad. Bueno, en realidad la tiene clara, pero aún no la ha asumido, de manera que vive en un limbo en el que el sexo, que a su edad debería ser una prioridad, no existe. Para más inri, ha decidido no ir a la universidad, quiere comprarse una de esas casas viejas tan baratas de la América profunda y dedicarse a leer, su gran pasión. 'Algún día este dolor te será útil', de Peter Cameron, cuenta las divagaciones de James en su intento de descubrir quién es en realidad. Y, lo que es más importante, quién quiere ser. También es la historia de cómo la realidad aplasta sus sueños adolescentes. Quizás crecer es precisamente eso, coger un sueño al vuelo y ponerle un cordel. El sueño no se escapa, pero ya no vuela tan alto. Y es también un viaje a los pensamientos y sentimientos de James. A su rabia, su expectación, su ilusión, su desencanto, su miedo, su incertidumbre, sus dudas... Pero 'Algún día este dolor te será útil' (que me recomendó Pedro, de Hipérbole, una de las dos únicas librerías decentes de la isla) no es un diario, aunque esté escrito en ese formato. Es una novela. Pasan cosas. Pasan muchas cosas. Cosas que James, con ironía y sarcasmo, va desgranando a lo largo de unas páginas en las que cuestiona el mundo que le rodea y, sobre todo, a sí mismo y que, en algunos momentos, recuerdan vagamente a 'El guardián entre el centeno' y que tanto hacen reír como llorar.

"Casualmente, el día que mi hermana Gillian decidió que en lo sucesivo pronunciaría su nombre con g fuerte fue el mismo día que regresó mi madre, demasiado pronto y sola, de su luna de miel. Ni lo uno ni lo otro me sorprendió: Gillian, por entonces entre el tercer y cuarto curso en Barnard, salía con un profesor de Teoría del Lenguaje llamado Rainer Maria Schultz y, claro, se había vuelto una fanática de la lingüística y a menudo peroraba sobre el lenguaje "puro" del que supuestamente Gillian con g fuerte era un ejemplo. Por otro lado, mi madre había decidido contraer matrimonio precipitadamente con un hombre raro que se llamaba Barry Rogers." 

Título: 'Algún día este dolor te será útil'
Autor: Peter Cameron
Editorial: Libros del asteroide
Páginas: 246
Precio: 18,95€

sábado, 7 de julio de 2012

'El árbol de fuego', la vida de Mayte, la catarsis de Pilar de Arístegui

Los que conocen a Pilar de Arístegui saben bien que 'El árbol de fuego' no es una novela normal. No es una novela más. 'El árbol de fuego', la historia de una niña que se pasó la vida intentando recuperar la posición que su familia perdió de niña, es mucho más que eso. Los que conocen bien a Pilar de Arístegui saben que esta novela, la tercera después de 'La diamantista de la emperatriz' y 'La Roldana', es un exorcismo, una catarsis, la liberación de un dolor que estaba ahí y que con este libro ha compartido un poquito con todos y cada uno de sus lectores. Antes de la publicación del libro en el mes de marzo (podéis leer la entrevista aquí)  la escritora ya explicaba lo que suponía esta novela para ella. Pasada la vorágine de los primeros meses de vida del libro, en su presentación en el Club Diario de Ibiza, confirmó que ha sido así. En 'El árbol de fuego' hay mucho de Pilar, desde las descripciones de los paisajes de Kenia, un país en el que vivió varios años, a las de los momentos más duros de la novela pasando por algunos momentos tan increíbles y espectaculares que algunas de las personas que han leído el libro no los han creído. El asesinato y tortura de uno de los personajes no es inventado, es real. Uno de los mejores amigos de Pilar y su marido durante su vida en África falleció de esa manera. Pero a pesar de todo esto, el árbol de fuego no es una biografía, ni mucho menos. Es una entretenida novela con una protagonista tan de carne y hueso que parece que estamos leyendo la historia de una vieja amiga. 'El árbol de fuego' comienza cuando el padre de Mayte abandona a la familia, privando a su mujer y a sus hijas de una posición acomodada, lo que las obligará a vivir en una portería, compartiendo vida pero no posición con la familia de Doña Solita quien, con un gran corazón, hará todo lo posible para que Mayte cumpla sus sueños. La vida de la protagonista cambia radicalmente cuando se marcha a Londres, que será la puerta para sus años en Kenia, un país al que se resiste en un primer momento y del que, después, no querrá marcharse. Pilar asegura que su nuevo libro tiene un final abierto. Pero yo no lo veo así. No creo que nadie que lea el libro tenga la mínima duda de qué decisión tomará Mayte.

"Salvo mi hermana Julia, y Laura cuando conseguía verla entre alguno de sus viajes, nadie en mi entorno se interesaba por mi vida pasada ni sentían curiosidad por un lugar tan alejado como Kenia.
-¿Qué tal, pochola? Contenta de estar aquí, ¿verdad?
Y cuando la memoria me asediaba y yo intentaba iniciar el relato de lo que había sido mi vida, zarandeada por el dolor, y exaltada por el descubrimiento de personas y sucesos inesperados, alguien preguntaba:
-¿Quieres más natillas?"

Título: 'El árbol de fuego'
Autora: Pilar de Arístegui
Editorial: Ediciones B
Páginas: 363
Precio: 19€

domingo, 1 de julio de 2012

Adopta un libro: 'Quince días de noviembre'


"Se llamaba María Arancha y, por supuesto, era pija. Cuando la vi cruzar la puerta del despacho, el novimbre pasado, lo que primero me llamó la atención fue la ausencia de aliento de sus ojos caoba. Eso y que sus labios se negaron a sonreír ni siquiera una vez en toda la tarde. Había llegado allí por recomendación de un familiar, mi tío Lorenzo me habló de usted, me dijo que era rápido y bastante prudente, que tenía una buena reputación y que sólo había perdido un caso en diez años, aunque lo cierto es que tampoco tengo a otro a quien recurrir. Agradecí su franqueza, si íbamos a bregar juntos en aquello, más valía no dejarle nada a los buitres.
-Así que Lorenzo Manrique es tío suyo.
-Sí. Tío carnal. Es el hermano mayor de mi padre.
-Y ¡cómo le va? ¿Ya terminó de limpiar de ratas el barco?"

Así empieza 'Quince días de noviembre', de José Luis Correa, nuevo protagonista de la campaña 'Adopta un libro'. Ideal para el verano, es la historia de Ricardo Blanco, un detective privado de Las Palmas de Gran Canaria que, cómo no, recibe un encargo de una bella mujer: investigar el aparente suicidio de su novio, para lo que deberá introducirse en el ambiente de los niños bien de Las Palmas.
Como siempre, para participar en el sorteo sólo tenéis que ser seguidores del blog, tener una dirección postal en España y dejar un comentario  en esta entrada indicando que queréis el libro. Si colocáis el banner o habláis del sorteo de alguna manera, tendréis tres puntillos más. El plazo acaba el 25 de julio y, como siempre, random.org dedidirá el ganador.

"Como supe más tarde, a Toñuco Camember -el solo recuerdo de su nombre me producía revoltura- lo encontraron sentado delante de su escritorio, en su bufete de abogados, tieso como la vara de un cabrero y con un agujero en el lado derecho de la cabeza. Había restos de pólvora quemada, qué menos, alrededor del orificio por donde la bala le hizo el destrozo. El muchacho resultó ser diestro, con lo que me perdí la oportunidad de quedar como Dios-es-Cristo delante de María arancha apuntando la imposibilidad de un suicidio con la mano mala, así que todo estaba en orden. Al menos eso parecía".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...