domingo, 19 de septiembre de 2010

La doble vida d'en John o un sábado de carcajadas

Ver a Darth Vader con una capa rosa de Piolín y utilizando un rastrillo de playa como espada láser es una imagen que me será difícil olvidar. Como a algunas de las más de 400 personas que estuvieron la noche del sábado en Can Ventosa. Reconozco que si mi madre no fuera tan fan de Joan Pera es posible que no hubiera ido a ver 'La doble vida d'en John', lo que hubiera sido un error. Desde el minuto uno hasta el final apenas paré de reír. Bueno, sí, 15 minutos. El cuarto de hora del entreacto que, aunque entiendo que es necesario para que los actores descansen, debo decir que siempre me rompe el ritmo. Y, hecha la queja de rigor, solo puedo decir que salí encantada y con agujetas en las mejillas. No es solo que Joan Pera esté divertidísimo, es que Lloll Bertran y David Verdaguer están geniales en esta comedia que protagoniza un taxista (Joan Pera) que viviría una apacible vida en Wimbledon con Antonella (Lloll Bertran), su hija Vicki (Laia Pellejà) y su inquilino Stanley (David Verdaguer) si no fuera porque también vive en Stanford con su mujer Antonia (Rosa Serra) y su hijo Gavin (Pau Ferran). Lo cierto es que la historia, dirigida por Àngel Llàcer, es lo de menos, únicamente la excusa para diálogos y gestos con los que es imposible mantener las mandíbulas selladas. Esta mañana, copa de vino por medio, aún recordábamos algunos de los momentos más hilarantes: los tropezones con el sofá, E.T. en el salón, Stanley-Jesucristo bajando la escalera con sudario turquesa...

martes, 14 de septiembre de 2010

El hombre de sus sueños

Tengo un amigo que sostiene, desde hace años, una teoría: "Woody Allen hace una película buena y una mala. Cuanto más buena sea la buena, tanto mala será la siguiente". Teniendo en cuenta que la anterior, 'Si la cosa funciona', me pareció brillante, ésta debería haberme parecido un horror. Y no. No tanto. La verdad es que 'Conocerás al hombre de tus sueños', sin ser una maravilla de película, me ha tenido varios días dándole vueltas a la materia gris. A cómo las situaciones y las personas pueden pasar de fantásticas a insoportables en cuestión de días. A cómo nos engañamos a nosotros mismos e, incluso, a cómo los pesimistas por naturaleza a veces vemos señales positivas donde queremos verlas. Curiosa traición. En 'Conocerás al hombre de tus sueños' nadie conoce a tal hombre. Conocen a hombres y mujeres que se cruzan en sus vidas, cambiándolas, aunque quizás no de la forma que ellos esperarían. Traición esperable del destino. Volviendo a la película. Ni los momentos en los que, por alguna razón, algo te hace reír o pensar, ni las maravillosas interpretaciones de Anthony Hopkins, Josh Brolin, Naomi Watts, Gemma Jones y Lucy Punch salvan una película en la que me faltó humor y me sobró trascendencia en la mayoría de los personajes.

domingo, 5 de septiembre de 2010

El fin del mundo ¿o el infierno? de McCarthy

El mundo es gris. Descorazonadoramente gris. Y está cubierto de una ceniza que se cuela hasta en el alma. Es el fin del mundo imaginado por Cormac McCarthy, que con ‘La carretera’ te mete ese mundo apocalíptico y gris en las meninges. Cada página leída se nutre de tus esperanzas. Cada palabra te come un poquito de ilusión. Cada «vale» vomitado por la boca del niño que busca el sur deja el regusto seco y amargo de un cigarro en tu bolsa de momentos felices. El lenguaje es directo y seco. No podía ser otro para esta historia en la que infierno y fin del mundo se confunden. Premio Pulitzer en 2007, 'La carretera' es una de las historias más duras que he leído nunca. Caminar sin descanso empujando un carrito de supermercado cargado con las escasas pertenencias, un niño que no conoce el gusto de los refrescos de cola, dormir al raso, el miedo constante a encontrarse con los hombres que comen hombres, la ropa grande, el agua sucia, no tener un hogar, olvidarse de lo que es el calor, saber que algún día uno de los dos acabará solo... Imposible no acabarlo un poco más gris que cuando lo empiezas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...